Listin Diario Logo
18 de agosto 2018, actualizado a las 12:19 p.m.
Suscribete al Listin Diario - News Letter
*
Santo Domingo
Clima Actual22ºC28ºC
Ventana sábado, 03 de febrero de 2018
0 Comentarios

Artículo

Un cosmopolita llamado Alejandro Angulo Guridi

El autor rectifi ca algunos conceptos emitidos en un artículo publicado en Ventana el 16 de setiembre de 2017 y fi rmado por Héctor Pérez Tovar sobre el escritor dominicano Alejandro Angulo Guridi.

  • Un cosmopolita llamado Alejandro Angulo Guridi
Andrés Blanco Díaz
Santo Domingo

El pasado 17 de enero del presente año se han cumplido 102 años del fallecimiento, en Masaya, Nicaragua, de Alejandro Angulo Guridi, uno de nuestros escritores y pensadores más representativos.

El 16 de septiembre de 2017 fue publicado en la sección Ventana del LISTÍN DIARIO el artículo “Tras los restos de un ilustre: Alejandro Angulo Guridi”, firmado por Héctor Pérez Tovar. En el mismo el autor refiere sus andanzas en Nicaragua en procura de encontrar la tumba donde reposan los restos de quien fuera un insigne dominicano que se paseó por diferentes partes de América dejando su huella en cada lugar que pisaba.

El articulista detalla los pormenores de sus pesquisas y de la infructuosidad de los resultados. El texto muestra la preocupación por rescatar la memoria del autor de los dos tomos de Temas políticos, obra que durante muchos años fue texto utilizado en centros de estudios y universidades de nuestro continente y consulta obligada en su género. Dicha preocupación es algo digno de ser reconocido en estos tiempos en que es importante ir tras las huellas de nuestros escritores destacados en el país y en el extranjero.

Entrando en detalle con el artículo de Pérez Tovar, varias cosas voy a exponer aquí, con la idea de aportar a la causa de no mantener vivo su legado y no permitir que se pierda la memoria de este dominicano ilustre.

En 2006 preparé para el Archivo General de la Nación, bajo el título común de Obras escogidas, tres tomos en los cuales se recoge una gran parte de los escritos de Alejandro Angulo Guridi así como un epistolario, dentro de un proyecto de investigación que todavía no ha sido cerrado, razón por la cual he ido reuniendo nuevos materiales de prensa, folletos, correspondencias y libros que este publicó en diferentes partes de América donde le llevó la vida. Y también han ido apareciendo nuevas informaciones que amplían la cronología que preparé para aquella ocasión. Mis pesquisas incluyen datos de Colombia, Venezuela, Chile, Perú, Nicaragua, Costa Rica, Cuba y los Estados Unidos, entre otros países.

A modo de aclaración
Es preciso aclarar el error en que cae el artículo de Pérez Tovar con el nombre del ilustre dominicano, al decir: “El personaje motivo de esta crónica es el escritor, poeta, pedagogo y filólogo, Alejandro Javier Angulo Guridi”. Evidentemente, se trata de un error, pues el Javier es el segundo nombre de su hermano Francisco Javier, quien es autor de la novela La fantasma de Higüey y de las obras de teatro desaparecidas Cacharros y manigüeros y El conde de Leos.

La afirmación que se cita en el trabajo, hecha por Jorge Eduardo Arellano, de que Alejandro Angulo Guridi vivió más de veinte años en Nicaragua no es ni siquiera sustentable mínimamente. Sí puede afirmarse que vivió más de dos décadas en el extranjero desde que abandono la República Dominicana y se embarcara hacia Nueva York en el vapor americano “Santo Domingo”. Él residió por primera vez en Managua en 1886, luego de estar en Costa Rica y El Salvador; publicó escritos en el periódico El País y fue miembro del Partido Progresista, junto con Isidro Urtecho, José Pasos, Horacio Guzmán, Pedro González y José Dolores Rodríguez, entre otros. Pero en 1890 estaba en Chile y en 1891 en Panamá, luego en Curazao, y termina viviendo en Santiago de Chile en 1892. El 31 de marzo de este último es nombrado rector del Liceo de Tacna y primer alcalde del Ayuntamiento local. Allí colabora con los periódicos El Tácora y La Voz del Sur, además de escribir para El Heraldo de Valparaíso. En 1895 vuelve a vivir en la capital chilena, pero continúa viajando a Tacna para cumplir con su cargo, del cual fue destituido el 8 de enero de 1897.

El 20 de septiembre de 1898 sustituye a Elías Salazar en la dirección del Instituto de Alajuela, Costa Rica, cargo para el cual fue aprobado el nombramiento hecho por el Municipio de aquella ciudad, y que fue ratificado por la Secretaría de Instrucción Pública.

Comienza entonces un peregrinar que lo llevaría por diferentes pueblos y lugares de Nicaragua (Masaya), Costa Rica, Honduras, Guatemala y México, entre otros. En esta última nación su estado de salud de agravó debido a fuertes catarros, escoriaciones en dos dedos de la mano izquierda y en cuatro de la derecha y dos de los pies; además de erupción cutánea.

En 1902 publicó en Managua su libro Observaciones críticas sobre un libro de Mr. D. I. Burton, en defensa del presidente José Santos Celaya.

En 1903 estaba en Panamá y escribe para La Estrella de Panamá. De allí pasa a Curazao desde donde llega a Santo Domingo el 21 de agosto, para luego salir definitivamente del país el 27 de octubre para La Habana. Luego regresa a Curazao y desde allí viaja a Cúcuta (Colombia) en 1904. Desde Cúcuta vuelve a Nicaragua, donde se desempeñó como profesor y director del Liceo de Varones de Masaya, conocido también como Instituto Nacional de Masaya.

SU FALLECIMIENTO
Alejandro Angulo Guridi falleció en Masaya el 17 de enero de 1906. La noticia de su defunción la dio el corresponsal del Diario Latino de San Salvador y quien estaba en aquella población entonces. Dicho corresponsal dice: “A las cuatro de la mañana de hoy rindió su tributo a la madre tierra el doctor Alejandro Angulo Guridi, uno de los extranjeros más instruidos y talentosos que han visitado nuestro país”.

OTROS ERRORES SOBRE EL AUTOR
Termino estas precisiones diciendo lo siguiente: El que se consignen datos errados sobre nuestro personaje no es de extrañar, pues Margarita Silva H., en su ensayo “Salvador Mendieta y la unión centroamericana”, dice que murió en 1903. Otros afirman que tenía ascendencia chilena, mientras que Pío Bolaños lo ubica en Puerto Rico y el Dr. Julián D. Guerrero y la profesora Lola Soriano de Guerrero dicen en su monografía Masaya publicada en 1965: “don Alejandro Angulo Guridi, de nacionalidad cubana”. Y algo semejante sucede con su fotografía, pues en la página del Internet de la Enciclopedia de Historia y Cultura del Caribe sus datos aparecen ilustrados con una foto del general Cesáreo Guillermo.

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario
Contraseña

Descubre