Listin Diario Logo
15 de agosto 2018, actualizado a las 08:17 p.m.
Suscribete al Listin Diario - News Letter
*
Santo Domingo
Clima Actual22ºC29ºC
Religión/Senderos sábado, 28 de julio de 2018
0 Comentarios

SENDEROS

Alquimia para el cambio

  • Alquimia para el cambio
Lesbia Gómez Suero
Santo Domingo

La humanidad está inquieta por los acontecimientos que se producen. Y consciente a donde puedan llevarla, se encamina a buscar soluciones objetivas para hacerle frente a las mismas.

Sin embargo, las presiones que estos acontecimientos ejercen se enfocan a que el hombre de manera individual o colectiva estructure sus cambios, puntualizando en sus aspectos más íntimos del alma.

¿Cómo pueden ser estos cambios? La respuesta es con la Alquimia. Transformando al viejo hombre, al destruir el cascarón de la inconciencia y el egoísmo. Como también, el modo de desarrollar la prudencia efectiva, desviando sin oposición, a los reclamos del yo inferior, que por siempre incita a concurrir de modelos distorsionados de conductas.

Para ello tendrá que seleccionar el modelo del hombre espiritual, que neutralizará, al doblegar los aspectos humanos del hombre corriente, dándole al trabajo de transformación el carisma con los postulados cristianos, que manda a amar a Dios sobre todas las cosas, enfatizando de forma particular, que no basta proclamar su Santo Nombre, sino que hay que integrar a esto, la voluntad de cambiar los aspectos que más dañan al hombre los cuales son: simplificar el modelo de la vida actual en aquellos apegos a las cosas materiales que le son inútiles al crecimiento espiritual.

Evitar la compulsión por los deseos que con ansiedad, que arropan con insatisfacciones, y hacen esclavos a los sentidos por los vicios, adicciones y lúdicas pasiones. Servir con amor y compasión, y la humildad de la contribución silente al que por hambre muere en la caverna del olvido de los gobiernos y sus sistemas.

Decir “te amo, Dios” es ver en tu hermano la esencia divina, que también se integra en ti, sin prejuicios de color, raza o credo. Decir “te amo, Dios” es convertir el bullicio de las pasiones en el silencio reverente en una mística unión. Decir “te amo, Dios” es alabarlo con oración sencilla y con sincera devoción.

Todo un amplio camino que nos lleva a Dios, a través del servicio al prójimo, amándolo y respetándolo, consciente de que somos instrumentos activos de la misericordia de Dios, al convertirnos en cáliz sagrado, donde Él vierte todo su amor, sabiduría e iluminación, pudiendo demostrarle con hechos ¡Señor, cuánto te amo! Y estos actos lo agradan y en consecuencia, amarnos con la gracia de la alquimia, por haber realizado “el bien por el bien mismo”.

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario
Contraseña

Más en Religión/Senderos

Descubre