Listin Diario Logo
22 de julio 2018, actualizado a las 09:12 p.m.
Suscribete al Listin Diario - News Letter
*
Santo Domingo
Clima Actual21ºC30ºC
Puntos de vista viernes, 13 de julio de 2018
0 Comentarios

EL CORRER DE LOS DÍAS

In illo tempore

MARCIO VELOZ MAGGIOLO

 I

Ahora al borde de cumplir mis ochenta y dos años, he pensado que la vida retorna, ella misma, graficando en la mente sus recuerdos, y que organizarlos llega a ser difícil, por lo que es preferible dejarlos que fluyan  cuando insisten en que están listos para salir a una luz nueva que tal vez ayudarán las razones de una vida nueva. También los recuerdos parecen tener vida propia, vivir de acuerdo con ellos mismos; al aparecer, de improviso, sin haber sido llamados, provienen de algún punto donde han esperado el contacto que los atrae y coloca de nuevo en el centro de nuestros pensamientos.

Vienen en busca de  la “luz del entendimiento” de la que nos habla Antonio Machado; llegan en  pedazos, troceados  y si deseas que resulten tan frescos como la lechuga de la que canta Lorca su frescura, me parece que en ese tiempo dedicado al ordenamiento que desees poner en lo pensado, se pierden otras memorias, las que se funden esperando su utilización. Tan resbalosas como esos peces de fondo que viven en el fango de las orillas

Pienso que toda memoria es una especie de búsqueda o de intento de viaje al lugar de origen.

Si atendemos a las creencias de que existe un  illo tempore  que además es un más allá ausente de toda lógica  y que el mismo guarda  aquellas cosas  que son  y no sabemos qué son ni cuál es su porqué,  comprenderemos que la memoria es pírrica, siempre perdidosa, y por eso echamos manos del ya analizado illo tempore en la obra de Mircea Eliade, momento sin presente, sin futuro y sin pasado, en donde vive lo inexplicable, aquello que sin haber nacido, existe; un ser de las cosas sin nombre, ajeno a todo momento, pero presente en cada instante,  y por tanto sugeridor  de un posible tiempo anterior, vivo en  lo más profundo del pasado,  y modelo para la justificación de una  temporalidad filosófica.  Pocos se han dado cuenta de que todo lo que aspira a convertirse en mito aposenta su deseo en que del “mitismo” que construye, nace desde una bola de imaginación hecha con materiales de los que estaría compuesto el illo tempore, compuesto imaginariamente de  una materialidad espiritual o espirituada.  Pregunta al hombre simple si lo que narra o cuenta, que según  se dice, puede ser cierto y sucedió alguna vez, la duda lo sacudirá un poco por  el fermento mítico, por  la  creencia que podría convocarlo a pensar en un tiempo mítico, en una zona sin historia donde existen hechos sin causa conocida, cuyos reflejos parecen llegar a nosotros como “efectos” misteriosos de causas sin presencia.  Las verdades de una memoria mítica vista al revés, de efecto a causa, no de causa-efecto, debería ser también cierta como las sombras de Platón, porque se produce míticamente, y lo es en el efecto de causa desconocida, concebida en el mismo tiempo en el  que se produce un modo de simultaneidad, por ejemplo, el de la luz que es simultánea cuando explota una estrella y su  brillo viaja aun como estrella viva que, debido a las fallas de nuestros sentidos, tardamos millones de años para establecer que es la luz viva de una estrella muerta. Muchas de las luces vivas, como las del corazón mismo y las del alma, están llegando y se perciben en tiempo ya muerto que confundimos con el tiempo vivo. Nuestros instrumentos tecnológicos, y nuestros razonamientos anímicos nunca estarán  de acuerdo,  nunca llegarán al tiempo integral, que no es otro que la representación del  illo tempore  que retorna al ser humano como un trozo inexplicable del origen de aquello que en sí no tiene origen sino en la mente de los humanos.  

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario
Contraseña

Descubre