Listin Diario Logo
21 de noviembre 2017, actualizado a las 01:33 p.m.
Suscribete al Listin Diario - News Letter
*
Santo Domingo
Clima Actual20ºC28ºC
Puntos de vista viernes, 10 de noviembre de 2017
2 Comentarios

FUERA DE CÁMARA

¿Un libro de cartas?

  • ¿Un libro de cartas?
CÉSAR MEDINA
lobarnechea1@hotmail.com

Tengo que decirlo: la vida ha sido generosa conmigo, y Dios me ha complacido en aquellas cosas fundamentales que le he pedido sin ofrendarle nada a cambio más que la fe en su grandilocuencia divina. Aunque no soy religioso militante, desde niño mantengo cercanía con la Iglesia Católica, desde mi época de monaguillo con los jesuitas de San Cristóbal.

No creo en la suerte como categoría histórica, pero en mi caso ha operado un fenómeno difícil de describir a lo largo de mi existencia, ya en su etapa otoñal: Dios me ha dado señales de su presencia al convertirme en un ser humano tolerante y flexible, compasivo y generoso hasta con quienes me ven en la distancia con repulsión inexplicable, con envidia, con odio visceral… Al entrar casi en las siete décadas de vida, a nadie he hecho un daño irreparable que no sea susceptible de restañar con la palabra perdón, tan difícil de pronunciar para algunos. Como también he cumplido con las leyes divinas que fundamentan el cristianismo.

En casi 50 años de ejercicio periodístico-- ¿cuántas cosas habré dicho y escrito en ese medio siglo?--, nadie ha osado jamás someterme a la Justicia por difamación, porque a nadie he difamado nunca; ni por injuria, porque no he injuriado; ni por ningún otro delito de prensa, porque nunca he delinquido. En mi hoja de vida no aparece ni siquiera una multa por infracción de tránsito.

Pudiera jurar ante Dios--si fueran estos mis días finales--, que no conozco una cárcel por dentro, que nunca he ido a una corte judicial ni siquiera como testigo y que aún dentro de mis naturales contradicciones con políticos, partidos y grupos, contra nadie me he apandillado para hacerle daño ni siquiera con el pensamiento.

Sin militancia partidaria
Jamás he pertenecido a ningún partido político-- aparte, obviamente, del derecho que me asiste como ciudadano a tener simpatía partidaria propia o favorecer a una candidato en cualquier coyuntura electoral--, y hasta cuando tuve la oportunidad de ascender a la más alta posición electiva de mi provincia, lo subordiné a que me apoyaran los tres partidos grandes, algo que sabía imposibilitaban los antagonismos políticos.

No sé, entonces, de dónde han salido tantos adversarios que trascienden los profesional, lo político y hasta el sentido común para ensañarse conmigo hasta en el momento en que atravieso uno de los trances más difíciles que puede afectar la salud de un ser humano… Confieso que esas cosas me resbalan-- como me han resbalado siempre--, pero le llegan a mis seres queridos más cercanos que sufren tantas mentiras e insensateces.

Incluso, algunos periódicos digitales han publicado artículos degradantes-- de individuos cuyos nombres pudieran ser usados como seudónimos--, que menoscaban mi moral y mi conducta hasta como ser humano, a pesar de que, en por lo menos un caso, su propietario y editor es un viejo amigo de infancia nacido también en San Cristóbal.

Afortunadamente, esos son los menos. Gracias a Dios cada día recibo centenares de cartas de solidaridad, de apoyo, de estímulo.

Y al reiniciar esta columna el pasado lunes, he recibido del director del Listín, Miguel Franjul, la noticia de que la lectoría de Fuera de Cámara se ha incrementado notablemente.

Cuando llegue el momento
Mi hijo mayor, Oscar, me ha prometido que llegado el momento reunirá esas misivas que he recibido a propósito de mi enfermedad para publicarlas en un libro bajo el título “Cartas a Don César”. Será un homenaje póstumo que tendrá el único propósito de poner en la balanza las opiniones de quienes valoran mi ejercicio profesional desde un punto de vista objetivo.

No se trata de palabras almibaradas ni frases laudatorias “para elevar el ego de un difunto”. Entre ellas hay comunicaciones críticas a mis posiciones-- a veces subjetivas e interesadas--, que también forman parte de mi controversial carrera periodística de tantos años.

Tengo otros dos libros pendientes-- El Presidente Ciego y Artículos Críticos--, que pienso editar y publicar antes de irme…

COMENTARIOS 2

Comentó: Antuanliseaux
De:
TRANQUILO CESAR, QUE AHORA ES QUE TENDRAS TIEMPO PARA ESCRIBIR MUCHO, POR GRACIA DE DIOS



10 nov 2017 10:56 a.m.
Reportar como inapropiado
Comentó: mrcarreras9
De:
SALUDOS CESAR HE LEIDO SIEMPRE SU COLUMNA PORQUE ME NUTRO MUCHO DE SU FORMA DE ESCRIBIR Y DE PENSAR Y LAMENTO QUE HAYAN TANTAS PERSONAS MALVADAS Y DE CORAZON TAN NEGRO, PERO SE QUE LO QUE TIENEN BUEN CORAZON SON MAS, MUCHOS MAS, ESPERAMOS SE RECUPERE PORQUE COMO DIJO EL DANILO USTED ES VALIOSO.



10 nov 2017 08:35 a.m.
Reportar como inapropiado
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario
Contraseña

Descubre