Listin Diario Logo
21 de enero 2018, actualizado a las 03:56 p.m.
Suscribete al Listin Diario - News Letter
*
Santo Domingo
Clima Actual20ºC30ºC
Puntos de vista martes, 03 de enero de 2012
4 Comentarios

Autoridad que no se usa, se desprestigia

Rafael Guillermo Bueno Vásquez

Hace unas semanas el candidato presidencial del Partido Revolucionario Dominicano Hipólito Mejía, en su conferencia magistral ante los miembros del Instituto de Generales y Almirantes  de las Fuerzas Armadas en Retiro (IGAFAR), hacía mención de la indisciplina y la delincuencia generalizada que existe en nuestro país, producto de la falta de autoridad de los organismos oficiales, a quienes nuestra Constitución ha delegado la sagrada misión de cumplir y hacer cumplir las leyes de nuestra Nación.

En ese tenor, el presidente Mejía se refirió al servicio militar obligatorio y al servicio militar voluntario, este último creado en su gobierno, como una fuente efectiva de inculcar valores patrióticos, humanos y sobre todo disciplinarios a la juventud dominicana, que muchos de ellos, debido a la exclusión social y la falta de oportunidades, deciden abandonar las aulas y tomar las calles a temprana edad como modo de subsistencia junto a sus familiares, convirtiéndose en los futuros delincuentes de nuestra sociedad, de esa misma sociedad que les ha negado las herramientas necesarias para disciplinarlos y educarlos.

El presidente Mejía también dijo que “nada en la vida es tan malo que no tenga algo bueno”, refiriéndose a las cosas buenas realizadas durante el período de gobierno de Rafael Leonidas Trujillo Molina.

De inmediato los enemigos políticos del presidente Mejía no se hicieron esperar, especialmente los más fundamentalistas, tergiversando sus declaraciones para hacer daño a su candidatura, esos mismos enemigos que con sus difamaciones llevaron al candidato del PRD a sustentar sólo un cuatro por ciento de la simpatía del electorado Nacional hace apenas unos años, por lo que no le perdonan el avasallante crecimiento de su candidatura, pues si las elecciones fueran hoy ganaría de calle en la primera vuelta.

Nuestro país superó el trauma de las dictaduras y qué bueno que sea así, vivimos en democracia por decisión de los dominicanos de ayer y de hoy, pero debemos tener muy en cuenta que para poder mantener esta democracia tenemos que respetar y hacer cumplir las leyes, con el firme propósito de mantener sobre todo nuestros principios básicos como la moral y las buenas costumbres.

En fin, democracia es el equilibrio entre los deberes y derecho de todos y todas.  

La libertad, producto de la democracia que disfrutamos hoy, está a punto de convertirse en “libertinaje” debido al estado de desasosiego que vive nuestro país, donde nadie cree en nadie, todos hacemos lo que nos viene en ganas y nuestras autoridades, los llamados a mantener el orden, son los primeros en dar el mal ejemplo.  

La proliferación de la corrupción, la impunidad, el tráfico de drogas, el crimen organizado y la muerte por encargo entre otras, son producto en su mayoría del “dejar hacer y dejar pasar”, lo que ha permitido que quienes ostentan el poder se hagan de la vista gorda, transgrediendo todas las normas, y lo que es peor, la recurrente  falta de supervisión y control que permite a los subordinados actuar en contubernio en casi todos los casos en que se delinque.

En nuestro país todo se politiza; incluyendo la Constitución de la República, los poderes del Estado, la Junta Central Electoral, los cuerpos del orden y hasta la cotidianidad del dominicano. La politiquería en nuestro país ha desviado su atención de lo más importante: “la gente“.

Solo piensan en ellos cada cuatro años, no se preocupan por los servicios básicos (educación, salud, alimentación, vivienda digna, empleo, etc.). La mayoría de nuestros dirigentes gobiernan para ellos y sus grupos, acumulando grandes riquezas del erario.

Nuestras autoridades han perdido la credibilidad dentro de la población, y por vía de consecuencia la autoridad que deben exhibir está desprestigiada, es por eso que vivimos en un país como “chivos sin ley” donde predomina el “sálvese quien pueda “y el “atajar para que otro enlace”.

República Dominicana necesita que quienes nos gobiernan cumplan y hagan cumplir las leyes, que el uso de los recursos del Estado se maneje con pulcritud y que los mismos sean invertidos en obras prioritarias, de modo que la prosperidad  de los dominicanos no solo sea para un grupo, sino que esa prosperidad también sea para todos.

COMENTARIOS 4

Comentó: Isabel
De:Dominica
Estimado Sr. Vasquez Usted lo dice al final de su articulo, sin embargo al principio de mismo usted cae por su propio peso, Y es esa misma politiquería lo que no nos deja despertar.



03 ene 2012 07:29 p.m.
Reportar como inapropiado
Comentó: Tomásroa
De:República Dominicana
Muy buen articulo..., y los que hicieron criticas a Sr. Mejia, son mucho más trujillistas..., por lo que carecen de moral para hablar...



03 ene 2012 03:26 p.m.
Reportar como inapropiado
Comentó: Papagustin20
De:República Dominicana
Estoy de acuerdo con usted. Pero el Sr Mejia no es la solucion a Los actuales problemas que usted menciona, Hipo estuvo en el poder y no mejoro nada, por el contrario. El traer a la memoria al tirano no creo que sea la solucion, hay muchas heridas que siguen sangrando y nada obligatorio es bueno.



03 ene 2012 07:37 a.m.
Reportar como inapropiado
Comentó: Adrix
De:República Dominicana
BONITO ANALISIS. El único inconveniente que tiene un político que en esta época y edad de la nación dominicana este pensando en métodos y acciones trujillistas para la solución de los problemas modernos y actuales, está completamente desfasado, como una corriente eléctrica por 180 grados.



03 ene 2012 02:09 a.m.
Reportar como inapropiado
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario
Contraseña

Descubre