Listin Diario Logo
23 de octubre 2017, actualizado a las 10:11 p.m.
Mes del Cancer
Suscribete al Listin Diario - News Letter
*
Santo Domingo
Clima Actual23ºC33ºC
Puntos de vista sábado, 22 de octubre de 2011
1 Comentarios

Una leyenda urbana en la Ley de Educación

Luis M. Vílchez Bournigal

Una leyenda urbana puede definirse como una historia que se ha difundido de boca en boca o a través de los medios de comunicación que, de tanto contarse, se entiende que la misma es cierta. Esto ocurre con nuestra Ley General de Educación y los alegatos de supuestas violaciones al Art. 197 de dicha ley, como han estado planteando ciertos grupos en apoyo a la campaña relativa al 4% para la educación desde hace un tiempo. Según estos defensores de la Ley General de Educación, la misma jamás ha sido respetada desde su creación ya que la Ley de Presupuesto, aprobada cada año, le ha estado otorgando un monto menor del PIB al señalado en el Art. 197. Entienden que todo monto por debajo del 4% es una violación a la Ley General de Educación, a su Art. 197 y a la misma Constitución.

Es aquí, en la creencia de que se ha violado el Art. 197 de la Ley General de Educación, donde reside la leyenda urbana: El Art. 197 no le impone al Estado que el monto a utilizarse en el gasto público en educación sea de un 4% del PIB, todo lo contrario, es algo optativo. Solo hay que darle un vistazo al cuestionado artículo 197: “el gasto público anual en educación debe alcanzar en un período de dos años, a partir de la promulgación de esta ley, un mínimo de un dieciséis por ciento del gasto público total o un cuatro por ciento del producto interno bruto”. El hecho de que el legislador haya utilizado la palabra “debe” nos indica que este monto es un compromiso volitivo, es decir, el cumplimiento de dicha disposición dependerá de la voluntad del Gobierno. Justamente el legislador lo redactó de esta manera para darle libertad al Gobierno de poder distribuir su presupuesto y gastos de la manera que entienda más conveniente. No deja dudas que ésta haya sido la voluntad del legislador cuando analizamos el siguiente artículo de esta ley: “Art.198: El gasto público anual en educación guardará una proporción de hasta un ochenta por ciento para gastos corrientes y al menos un veinte por ciento para gastos de capitalÖ”. Aquí, a diferencia del artículo anterior, el legislador no ha utilizado la palabra “debe”, no ha dejado espacio para la interpretación, le ha impuesto al gobierno la manera en que se distribuirá los fondos otorgados al sector educativo, en este segundo artículo ya no se trata de un compromiso según la voluntad del Gobierno, utilizar los fondos en una proporción por debajo o por encima de los límites señalados conlleva una violación a la ley.

Por lo tanto, toda aprobación de la Ley del Presupuesto, realizada con el voto favorable de las dos terceras partes de los presentes en ambas Cámaras, en la que se le otorgue un monto inferior al indicado en el Art. 197 de la Ley General de Educación al sector educativo, no es violatorio al mismo, todo lo contrario, le está dando cumplimiento según lo que la misma Ley General de Educación señala. La campaña para alcanzar un mayor presupuesto para la educación es noble, pero la misma no puede basar parte de sus consignas en mitos o en la desinformación a fin de obtener un mayor apoyo o simpatía.
El autor es abogado.

COMENTARIOS 1

Comentó: Tomásroa
De:República Dominicana
Me gustaria que fuera a explicarle eso a las personas que luchan por el 4% a la educacion, me parece que ellos lo entenderian. Vaya por favor...



22 oct 2011 06:54 a.m.
Reportar como inapropiado
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario
Contraseña

Descubre