Listin Diario Logo
22 de agosto 2018, actualizado a las 12:21 a.m.
Suscribete al Listin Diario - News Letter
*
Santo Domingo
Clima Actual21ºC31ºC
La Vida miércoles, 03 de enero de 2018
0 Comentarios

COSAS DE DIOS

Por qué nací aquí

  • Por qué nací aquí
Alicia Estévez
[email protected]

Fue hace varias semanas. Llevaba a mi hijo mayor a una zona donde el tránsito se torna inmanejable. El caos habitual, en cualquier punto de la ciudad, resulta poco comparado con lo que ocurre allí entre 7:30 y 8:30 de la mañana.

La tensión es tal, para cruzar un semáforo, para cambiar de carril o para transitar, porque estacionarse ni pensarlo, que hice ejercicios de respiración, aspira suelta, suelta aspira.

Apenas salir de casa, un motorista se devolvió en U, en vía contraria, ante la indiferencia de cuatro agentes de la AMET que siguieron conversando alegres. Traté de cambiar de carril, con la luz activada, y nadie cedía el paso; vehículos estacionados en paralelo convirtieron en un solo carril una calle de dos vías y obligaron a que todos tomáramos turnos, a la mala, para cruzar. En una esquina, un tarantín de comida, un carro y un motor, uno al lado del otro, hacían imposible doblar.

Después que dejé a mi hijo, llegué al Parque Mirador Sur, donde acostumbro ejercitarme, con los nervios de punta. Porque, además, casi atropello a un motorista que hizo una maniobra impensable. Ni logro explicar lo que vi.

Cuando empecé a caminar, ya no hacía ejercicios de respiración, lancé un grito. Miré hacia ese cielo espectacular de diciembre y le dije a Dios:

“Oye, Tú dime por qué me pusiste en este país. ¿Cuál es la razón? Porque, en este momento, no la entiendo”.

La primera vez que ocurrió no me enteré. La segunda, tampoco. Pero la tercera sonreí y le di las gracias al Señor por responderme tan pronto. ¿Qué pasó? Si usted ha viajado al exterior, coincidirá conmigo en que cada quien va a lo suyo y lo máximo a que puedes aspirar es a un saludo cordial.

Aquí, en el Mirador Sur, aparece gente que saluda y otra que no. También, de manera esporádica, alguien que te bendice. Esa mañana resultó excepcional. Tres personas distintas me saludaron con un “Dios te bendiga” y llovieron los buenos días. La tercera vez que escuché el “Dios te bendiga”, ya me había reconciliado con el país, gracias a la belleza increíble del parque, y había olvidado mi pregunta a Dios, de por qué me puso aquí. Pero en esa tercera bendición recibida, reconocí que nacer en esta isla fue un regalo, de los muchos que he recibido de Sus manos. Este es un país precioso, con gente cálida que aún cree en Dios y no tiene miedo de decirlo. Hasta los extraños te bendicen. Al volver al vehículo, el tránsito también había mejorado, y agradecí porque, con todos nuestros defectos, me tocó, en suerte, vivir en esta tierra de bendiciones.

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario
Contraseña

Descubre