Listin Diario Logo
16 de octubre 2017, actualizado a las 08:22 p.m.
Mes del Cancer
Suscribete al Listin Diario - News Letter
*
Santo Domingo
Clima Actual23ºC33ºC
La Vida miércoles, 13 de septiembre de 2017
0 Comentarios

FOLCLOREANDO

Confianza, afectos y seguridad

  • Confianza, afectos y seguridad
Xiomarita Péprez
xiomaritabaila@gmail.com

(2 de 2)

Existen muchas personas que han sido abusadas y no se los comentan a sus padres, porque no se lo creerán y se quedan marcadas toda la vida y esas marcas las llevan hasta su alcoba marital, ocasionándoles trastornos emocionales que les impiden luego disfrutar de una relación sentimental sana. Como padres, y precisamente en esta sociedad actual, debemos bajar al nivel de ellos y tener empatía. Para decirles todo esto debe existir afectos, confianza y ellos sentirse seguros de que tienen unos padres que los aman. A los hijos hay que formarlos para que sean críticos. No importa que vean películas, o revistas pornográficas. Lo que más gusta al ser humano es la curiosidad, lo prohibido y más si están “afixiaos” o enamorados. Un niño de un año quiere tocar un florero de cristal y si el adulto, le da “pau pau” al niño antes de tocarlo, este seguirá insistiendo, mientras que si le ponemos el florero en las manos ya se siente complacido, sabe por el tacto qué es y ya olvidará que el florero existe. Hay personas que creen que los golpes o los ramalazos que le dieron en su infancia le surtió efecto, y es cierto, porque se volvieron psicorrígidas y sus hijos ahora pagan las consecuencias, por ejemplo, tienen que estudiar para el Cuadro de Honor, tienen notas excelentes que posiblemente no les servirán de nada en un futuro. Nuestros hijos debemos formarlos para que sean seres pensantes, que no se quieran o brillen por sus notas, sino por los aportes que hagan a la sociedad, que tengan inteligencia emocional, que hagan labores en el hogar, que tengan sus “amoritos”, que salgan con sus amigos, desde luego ya conocen las pautas. Esta columna la escribo para los padres, esos adultos que fueron adolescentes. ¿Sabían que la mayoría de los adolescentes ya no usan Facebook, tienen cuentas privadas y no participan en este tipo de conversación? ¿Sabían que cuando nosotros los adultos estemos en Instagram esos jóvenes estarán abriendo otra cuenta? Y esto nos lo hemos ganado como padres. No se han dado cuenta que cuando discutimos estos temas en las redes quienes opinan son los padres no los hijos, porque nos “soltaron en banda”, de tanto hostigamiento y presión. (La autora es madre y criada en Villa Juana).

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario
Contraseña
Descubre