Listin Diario Logo
14 de agosto 2018, actualizado a las 01:01 a.m.
Suscribete al Listin Diario - News Letter
*
Santo Domingo
Clima Actual22ºC28ºC
Entretenimiento sábado, 04 de agosto de 2018
0 Comentarios

GRANDES CLÁSICOS

Al maestro, con cariño

  • Al maestro, con cariño
  • Al maestro, con cariño
  • Al maestro, con cariño
Rienzi Pared Pérez
Santo Domingo

De aquellos años de adolescencia, cuando éramos simples estudiantes, siempre quedará en la memoria algún profesor. Sobre todo aquel que marcó un punto de referencia hacia un tema en particular o por algún consejo que sirvió de base para ayudarnos a escoger una disciplina en particular.

Y decimos en la adolescencia porque es cuando la rebeldía se manifiesta, y si no tenemos la debida orientación para controlarla, se podría escoger el camino equivocado. De todo lo anterior dependerá que ese tránsito hacia la adultez sea lo menos traumático.

Cuando se estrena en 1967 una película de producción inglesa, con una canción que cautivó a una generación, titulada igual que la película, ella se evoca con cariño y nostalgia por la identificación del tema. Nos referimos a “To Sir, with Love” o mejor dicho “Al maestro con cariño” con Sidney Poitier en el rol protagónico.

La vida es una caja de sorpresa donde nunca sabemos qué será de nosotros en el futuro y cuál será nuestro rumbo. Decimos esto porque nuestro protagonista es un ingeniero de profesión , desempleado, que decide impartir docencia para ganarse la vida mientras tanto, hasta que logre insertarse en el mercado laboral de su profesión. Sin embargo, al dedicarse a la orientación y enseñanza de sus estudiantes, decide al final, quedarse como profesor titular de la escuela.

¿Por qué toma esa decisión? En el desarrollo de la trama aparece  un grupo de estudiantes rebeldes queriendo hacerle la vida imposible a su profesor. Le contradicen en todo. No quieren ser educados. Sus frustraciones se vuelcan en el aula. Por lo tanto, es un reto que tiene por delante. Para lograr hacer su trabajo, el profesor se ve obligado a realizar las estrategias necesarias para ganar la atención de sus alumnos. A partir de entonces, no solo brinda formación académica, sino, cómo enfrentar la vida de adulto en la sociedad. Les cuenta de sus orígenes, de sus vivencias y les habla con toda la honestidad posible. Narra en el aula todo lo que ha tenido que hacer para enfrentarse a un mundo implacable que no existe premio de consolación para el derrotado.  

Este profesor de raza negra, en una década convulsa de discriminación racial en un colegio de Londres, es más que suficiente para hacernos entender de romper las barreras, sí realmente queremos conquistar el éxito. Esa es la estrecha comunicación que va captando ese estudiante rebelde que lo único que busca es que le escuchen y le pongan atención a sus deseos para ser encaminados por la senda de lo justo. El profesor representa aquí el orientador que busca rescatar al estudiante descarriado logrando llenar ese cometido, donde los padres de dichos alumnos, han podido aquilatar el cambio en sus hijos.

Es eso lo que quiere decirnos la película, a través de un guion bien equilibrado para poder dar fruto de unas conductas indeseables hasta llevar a estos jóvenes los correctivos de lugar para un lograr de ellos un porvenir auspicioso.

HITO EN LA JUVENTUD
La película crea nostalgia y añoranzas de una etapa de nuestras vidas que muy bien lo explica las letras de la canción original que fue un hito en la juventud de aquella época, y que nosotros nos identificamos con ella plenamente.

A continuación la letra de la canción para el recuerdo de muchas personas que viven este presente con evocaciones del pasado:

Esos días de colegiala de contar cuentos morderse las uñas, se han ido pero en mi mente sé que vivirán aún más y más pero, ¿cómo le agradeces a alguien, quien te ha guiado desde que usabas crayones hasta que usaste perfumes.

No es fácil, pero lo intentaré.

Si quisieras el cielo, escribiría a través del cielo con letras que se elevaran a mil pies de altura.

Para Sir, con amor.

El tiempo ha llegado de cerrar los libros y las últimas miradas tristes deben terminar y mientras me alejo sé que estoy dejando a mi mejor amigo un amigo que me enseñó el bien del mal y lo débil de lo fuerte, eso es mucho que aprender.

¿Qué? ¿Qué puedo darle a cambio? Si quisiera la luna intentaría comenzar, más yo, preferiría que me dejara darle mi corazón.

Para Sir, con amor”

Excelente poema dirigido a aquel maestro que nos llenó de ilusión y aprendizaje en alguna parte de nuestra vida. Dedíquele este poema convertido en canción a ese profesor que se recuerda con cariño.

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario
Contraseña

Descubre