Listin Diario Logo
25 de septiembre 2017, actualizado a las 01:09 a.m.
Suscribete al Listin Diario - News Letter
*
Santo Domingo
Clima Actual23ºC33ºC
Entretenimiento martes, 12 de septiembre de 2017
0 Comentarios

Evento

En el Guloya es la fiesta del teatro

  • En el Guloya es la fiesta del teatro
Carlos Rojas (Especial para LISTÍN DIARIO)
Santo Domingo

La selección se ha mantenido compacta, sin crecer en tamaño, lo que es un propósito deliberado de los organizadores, el VII Festival Iberoamericano Teatro de Bolsillo 2017, movilizó en esta oportunidad a tres agrupaciones de alto vuelo profesional, y defiende las líneas de acción que vienen impulsando desde las anteriores ediciones en relación con el esquema de la cartelera: propuestas nacionales de alto perfil para concretar la selecta programación de esta séptima edición. 

Este año tenemos la oportunidad de asistir por primera vez al festival, que organiza el Teatro Guloya en Santo Domingo-República Dominicana, en su sala Otto Coro, del 14 de septiembre al 01 de octubre, creado y producido por Viena González y Claudio Rivera. 

Más que una bitácora o una reseña teatral, desde mi punto de vista, me propongo a dejar constancia de la memoria (siempre frágil), del VII Festival Iberoamericano Teatro de Bolsillo 2017, a través de fragmentos, que nos permitan rescontruir la totalidad del convivium, que va desde esa necesaria proximidad. 

Buscando entender algunas de las claves que debería sostener el quehacer teatral en el teatro contemporáneo que se realiza en la República Dominicana, y donde siempre surge un fantasma de interrogantes que tratan de abrir un camino hacia su comprensión. 

(+) 

UNA RAREZA EN LA ESCENA DOMINICANA: LOS GULOYAS
Veintiséis años después este colectivo teatral, que se atrevieron (por allá por el año 1991), y dieron coherencia a los esfuerzos y entusiasmo de un grupo de hombres y mujeres que veían en el teatro gozoso: un oficio de eternas posibilidades. Hoy en día, se asientan como uno de los grupos más profesionales del teatro dominicano.

Son contados las agrupaciones y los creadores que buscan dar oportuna respuesta a estas inquietudes. Un ejemplo de esa actitud de cambiar los paradigmas, lo he constatado, gracias al consistente trabajo comprobado del Teatro Guloya, entidad teatral que llega a sus veintiséis años de labor profesional interrumpida, los cuales se dicen fácil, pero en realidad no lo son. 

Su persistencia los ha llevado a seguir atreviéndose a debatir los asuntos conocidos de una labor que impulsa a los teatristas preocupados por el hecho escénico para todo público, el preguntarse de múltiples maneras si se ha avanzado o no en las cuestiones fundamentales que deben ser preocupación fundamental del teatro contemporáneo. 

Escudriñar de forma activa si los territorios del imaginar/crear para públicos adultos y para la juventud se han estrechos o dilatado en estos últimos veintiséis años, supone que las formas y las maneras de afrontar el hacer escénico para esta modalidad no sea solo un camino bastardo del arte o una propensión sin una verificación, conscientes de que no solo sean unas quimeras caribeñas de un colectivo creador que camina sobre el agua.   

(+) 

CUANDO EL GOZO ES PARTE DE LA PROPUESTA

El miedo de crear, es un gran reto. Y siempre, un nuevo reto para los Guloyas (Viena y Claudio), año tras año, es: proponer e investigar. Investigar y comprobar. Comprobar y diferenciar. De los resultados obtenidos que de estas gestiones se podría obtener ciertos indicadores que ayudarían a los entes participantes (autores, directores, actores y diseñadores), a establecer distintos territorios de preguntas.

 Y así, darle un oxígeno vital a lo que el teatro contemporáneo dominicano debería favorecer: la formación de un mejor espectador debe ser ese ámbito que permita colocar unos paradigmas para ver si estos se sostienen o dejan de tener pretextos con la actual realidad social de Santo Domingo, el cual expone una progresión de un público contemporáneo que requiere ser atendido en toda su extensión con valores, enseñanzas, coherencia y entusiasmo. 

(+) 

UN ESPACIO CRÍTICO GANADO
Dentro de la programación también habrá el Forro del Bolsillo, espacio crítico donde  se realizaran estos encuentros cada sábado al finalizar la función, donde artistas, críticos y público se darán encuentro para el diálogo y la reflexión, además de conocer de primera mano la génesis y el proceso de creación de cada espectáculo, como un modo de ampliarle al público sus horizontes de conocimientos y fomentarle una afición teatral en torno al impacto teatral referente a la sensibilidad del público y en la apreciación individual de la construcción del hecho escénico. 

Ámbito para exponer una "mirada" y "opinión" subjetiva-objetiva sobre la dinámica escénica que exprese el teatro dominicano tanto en las regiones o en la capital. En el Forro del Bolsillo, se apuntará comentarios, ideas, opiniones, informaciones y problemas del mundo teatral. Espacio para promover, difundir, fomentar, apoyar y estimular el debate sobre el arte escénico.

El Forro del Bolsillo, representa un impulso vital para la escena y para la cultura teatral dominicana por medio de la acción del teatro en un diálogo in vitro con el convivium teatral, en un contexto más real y honesto con la escena nacional. Pese a todos los desafíos, huracanes, la festividad se logró realizar gracias a los patrocinios de entes públicos y privados que creyeron en la realizacion de la verdadera fiesta del gozo teatral. 

(+) 

LO QUE VEREMOS 
En esta entrega del festival están programados espectáculos de pequeños formatos, dirigidos a un público de todas las edades, y la cual iniciará con la obra “Banco de Parque” del Teatro Mandrágora. Dirección: María Castillo. Elenco: María Castillo y Manuel Chapuseaux.

El segundo fin de semana se presentará Lorena Oliva con su espectáculo “Cyrano de Bergerac, petit format”. Dirección: Manuel Chapuseaux. 
El tercer y último fin de semana, se reestrena “Frankenstein”. Elenco: Orestes Amador, Viena González y Claudio Rivera. Adaptación dramatúrgica y dirección de Claudio Rivera. 

(+) 

DESDE MI ÓPTICA  CRÍTICA
Poder estar dentro de la oferta teatral dominicana y presenciar nuevamente la pieza hecha por el Teatro Mandrágora, Banco de Parque de Alexander Gelman, dirigida por Maria Castillo y actuada por Manuel Chapuseaux y la misma Castillo, es una experiencia estimulante. 

Banco de Parque es un encuentro, atravesado por juegos de sentidos en los que el lenguaje y la diferencia de sexo da color y un matiz no exento de humor e ironía a cada pasaje de reconocimiento, deriva de una confrontación ideológica llena de crudeza frente a la soledad. El paso del tiempo, la edad, las mentiras y las infelicidades son detonantes, para reflexionar sobre la vida, pero también sobre las relaciones humanas. 

La propuesta del Teatro Mandrágora es minimalista y aun el exiguo elemento escenográfico -un banco de parque- es otro personaje dentro de la historia, tras el juego escénico cuerpo a cuerpo entre los personajes actriz-actor, en acciones-reacciones que se suceden y se precipitan en adecuada armonía escénica. 

Ambos actores consagrados, se integran en una acción dinámica para defender la verdad del teatro. La propuesta que ofrece la dupla Castillo-Chapuseaux, revelan la labor de maestría que sostiene la propuesta, en busca de una expresión propia y conectada con la identidad dominicana. 

El dúo actoral sabe demandar la trama y sus implicaciones personales y sociales, los juegos de autoridad y sus transgresiones. Y esto lo puede comprobar este fin de semana que comienza el VII Festival Iberoamericano Teatro de Bolsillo 2017, a partir de experencias locales y estoy convencido que acercará a muchos jovenes espectadores a esta nueva edición que recien comienza.

(+) 

EL PÚBLICO, OTRO CREADOR NECESARIO
Las respuestas las darán a su tiempo quienes durante todos estos años han dado mucho de sí para hacer despegar nuestro aún muy joven y prometedor teatro dominicano. Voluntad hay y un talento constituyente que se rebela contra lo convencional y efímero.  Y mucho gozo. 

Y todo festival que se realiza con gozo, se embolsilla al corazón del espectador, se agiganta con la presencia cuando estos en están en el teatro, dejando su comodidad en casa se aventuran a la experiencia de vivir una obra teatral en el que la participación masiva del público, se vuelve el verdadero protagonista de cada representación teatral.

Es vital embolsillarnos la escena, ya están anunciando…la tercera llamada, tercera. Se abre el telón, y en el Guloya es la fiesta…

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario
Contraseña

Descubre