Actuación

Un actor llamado Luis Tosar

Su reputación en la industria cinematográfica se la ha ganado a pulso de personajes que trascienden la aparente normalidad de la vida cotidiana.

Daniela Cruz Gil
Santiago

Durante la entrevista, el asunto fue conversar con un actor español cuya reputación en la industria cinematográfica lo ha hecho trascender fuera de  su España natal. A República Dominicana Luis Tosar vino a presentar el estreno de “Operación E”, y, aprovechando la ocasión, pasó por la urbe monumental para conversar antes de la exhibición de “Mientras duermes” en la cartelera del Festival Internacional de Cine Independiente de Santiago. 

Entre ambas producciones, tan distantes como cielo y tierra, solo media la presencia del actor que lo mismo mete miedo como portero de edificio o enternece como víctima de la guerrilla colombiana. 

Tras la entrevista, queda la sensación de que estás ante un respetuoso de su profesión y un ser humano cordial. Y luego de verlo haciendo el personaje de “César”, te preguntas cómo pudiste salir viva de 15 minutos de conversación mientras compartieron un café durante una visita privada al Centro León. 

1- A propósito de que ya pasaron 12 años de “Lunes al sol”, de su primer Goya... ¿usted se imaginó que su carrera iba a tomar todo este rumbo después de eso?

No, evidentemente no. Yo sabía que me dedicaba a la profesión de actor, que esperaba estar muchos años dedicándome a ella, pero claro, la vida es muy difícil de prever. Y de que las cosas hayan pasado como fueron, y todas las cosas buenas que han pasado, evidentemente, era muy difícil de imaginar. He tenido mucha suerte con este trabajo. He trabajado con muy buenos directores, muy buenos compañeros actores, muy buenos productores. He tenido mucha suerte al visitar lugares maravillosos gracias a esta profesión, en festivales muy buenos a lo largo y ancho del mundo, grandes y pequeños, en los pequeños te diviertes más... Y sí, es difícil de imaginar, supongo que para cualquiera. 

2- Según vi, sus personajes experimentan una especie de viaje, o son muy fuertes o muy polémicos, ¿usted los elige de esa manera o los personajes lo van eligiendo?

Ha habido un poco de todo. Ha habido personajes en los que yo he desembarcado y hecho todo lo que he podido para ponerlos en pie. Y ha habido otros que yo he buscado y que he intentado llegar a ellos de manera muy voluntaria. Pero ha sido siempre en la medida en que se me han ido ofreciendo proyectos. Y a veces, bueno, los proyectos aparecen y digamos, tú ya vienes marcado desde fuera, eres una opción. Y otras veces están por ahí, decides dar un paso hacia delante y decir “oye, me gustaría estar aquíÖ”  

3- Y posiblemente los directores lo van reconociendo como “él se atreve”...

No creas que es tan habitual. Los directores, no creas que hacen tantos ejercicios de pensar que uno pueda arriesgar hacia un lugar o hacia otro. En general somos más conservadores todos.

4- ¿Hacia dónde quiere dirigir su carrera en la industria? 

Esta es una pregunta muy interesante. No tengo ni idea... 

5- No es la primer vez que viene a República Dominicana pero, ¿ha visto películas dominicanas?

La verdad es que no. Pero ya me llevo unas cuantas. Me han ido armando un paquete. Todo el mundo va llegando y me va dando cosas, un documental, una ficción... Me voy con una buena biblioteca.

6- Usted está aquí para dos actividades. El estreno de “Operación E” en Santo Domingo y la exhibición de “Mientras duermes”, en Santiago. Estos dos personajes, Crisanto, César, ¿qué nos puede contar de ellos?

Para empezar que son dos personajes que no tienen absolutamente nada que ver. Ya las dos películas no tienen nada que ver. Una película es género puro, thriller, suspense, que es Mientras duermes. Y Operación E es cine puramente social, cine denuncia, político casi. Aunque, ¿qué cine no es político? ¿Quién dice que Air Force One no es político? Pero, son dos personajes que no tienen nada que ver y dos planteamientos además muy diferentes a la hora de trabajar. César, desde una cierta perversión, muy cotidiana, muy doméstica. Creo que fue el gran hallazgo de Jaume, el director, y el guionista, Beto Marini. Es un pequeño terror que todos podemos pasar porque es este señor que está en las casas de todo el mundo. Un señor que tiene acceso a tu vivienda además, porque tiene llaves y es el portero. Esto es una cosa que en España inquietó mucho. Incluso hubo una protesta, recuerdo que la escuché en la radio, una protesta oficial de los porteros. Yo estaba haciendo una entrevista en la radio y llamó un portero y dijo “yo me siento mal porque la gente empieza a pensar cosas raras sobre nosotros”. Pero la culpa no la tendrá la película, la culpa la tendrán ciertas cosas que hacen ustedes, entran ahí, son sospechosos, no es culpa de una peli. Ahora, yo entendía también que la película de repente incide en una cosa que es muy humana, que es la privacidad, la violación de la intimidad, y a algo que a veces no le damos tanta importancia pero que puede ocurrir, que es que la gente tenga acceso a nuestras vidas. Además, en lo que es más tangible, porque las redes sociales ya nos han violado por todos lados, nos da un poco igual. Pero lo físico, todavía es un terreno que nos reservamos mucho. Y cuando alguien tiene acceso a eso, empieza a ser delicado. Por eso César, digamos, es una perversión muy doméstica, muy cercana porque esto podría ocurrir, no está tan lejos de la realidad. Pero no deja de ser género, lo bueno de este tipo de cine es que mantiene una distancia suficientemente cabal como para darte cuenta que es una peli. Y en el caso de Operación E, es justamente el intento de una película de acercarse a la vida real y de quedarse mucho más atrás porque la realidad es mucho más dura que todo esto. Y ahí quizá, creo que el regalo que nos da el cine es mostrar una cierta esperanza sobre una situación que probablemente es mucho menos esperanzadora de lo que nosotros mostramos. O sea, la situación real de Crisanto como ejemplo de más de cuatro millones de desplazados que hay en Colombia nos deja en cierta ventaja con relación al espectador de decir, por lo menos en esta película la historia acaba mal pero es una historia, es una ficción. La vida real, después de muchas otras penurias, finalmente sí tuvo un final feliz. Pero tuvo un final feliz este año. La película nosotros acabamos de rodarla hace dos.  

7- Usted es cantante también, además de actor. Y forma parte de un grupo llamado Di Elas. 

Esto es un grupo de amigos, llevamos mucho tiempo juntos. Haciendo otras cosas, quiero decir, con esta banda llevamos ahora, creo que ocho años. Pero ya antes el guitarrista y yo, Piti, somos socios de hace muchísimo tiempo. Yo empecé como fan suyo, como groupie, iba a ver todos sus conciertos, de una banda que él tenía, él es un poco mayor que yo. Y luego empezamos a hacer cosas de teatro, de cabaret, juntos; él como músico, yo como actor, coincidiendo con otros colaboradores. Y hace ocho años aproximadamente, decidimos que había que montar otra banda y pasárnoslo bien.   

(+)
ENTRE PREGUNTA Y PREGUNTA

“Mi experiencia de Hollywood es en realidad dominicana. Yo rodé Miami Vice y no pisé Hollywood hasta hace tres años.

” “Ante la necesidad podría vivir sin actuar, pero sí que es verdad que algo tendría que hacer. Si no actuase, si no fuese un profesional, probablemente haría alguna otra cosa relacionada con esto. 

Quiero decir, sé que me podría dedicar a cualquier otra cosa, podría desempeñar otra profesión para ganarme la vida, pero seguramente en algún momento tendría que inventarme algo para actuar porque, lo llevo haciendo toda la vida, por algo será.”