Listin Diario Logo
20 de mayo 2018, actualizado a las 08:45 p.m.
Suscribete al Listin Diario - News Letter
*
Santo Domingo
Clima Actual21ºC26ºC
El Deporte viernes, 18 de mayo de 2018
0 Comentarios

MUJERES DE GRANDES LIGAS

“Rumiar”

  • “Rumiar”
Carolina Cruz de Martínez
@miacarolina45

RUMIAR: Rumiar es masticar por segunda vez los alimentos, que vuelven desde las cavidades del estómago. Los animales rumiantes ingieren los alimentos y en un segundo proceso inicia la rumia. Es un proceso habitual para ellos donde someten su ingesta a una regurgitación donde remastican con saliva los alimentos semidigeridos.  

Al igual que los rumiantes, los seres humanos rumiamos. Rumiamos la información depositada en nuestra infancia, adolescencia, adultez en el día a día. El atleta o deportista está constantemente rumiando, redigiriendo, remasticando desde las cavidades de su cerebro las teorías aprendidas para la buena ejecución de su disciplina. Es un proceso tan habitual que se vuelve automático y natural, no perceptible a nuestros sentidos pero altamente valioso. Si rumiamos bien la información adquirida, podremos digerir bien los nutrientes necesarios para el buen funcionamiento del ser.  

LUGARES INHABITABLES: Los atletas hoy en día tienen que rumiar en exceso su ingesta de conocimiento, pues solo así podrán absorber lo que necesitan para la toma de decisiones inteligentes. Los animales rumiantes digieren sus alimentos en dos procesos para poder extraer de ellos un componente llamado celulosa, que los ayuda a sobrevivir en pastizales y lugares inhabitables. Los atletas tienen que aprender a hacer lo mismo, pues hay lugares emocionales, mentales y de decisiones determinantes que pueden convertirse en inhabitables si eligen no rumiar lo que han ingerido. Los animales rumiantes sobreviven precisamente porque fueron equipados con un sistema digestivo adaptado a su modus vivendi. El Creador también doto a los deportistas de la misma habilidad, pero en el libre albedrío de la voluntad, es el atleta que tiene que optar por rumiar y no solo tragar.  

Wikipedia expone que hay rumiantes que tienen “una especial atracción por artículos no comestibles como plástico, etiquetas de productos y metales, especialmente latas. Aunque no se sabe el porqué de esta atracción, los rumiantes se comen esta clase de alimentos y corren serios riesgos de dañar su sofisticado sistema digestivo.”

TOXINA: Hay atletas que son cómo está especie de rumiante, atraídos hacia ingestas tóxicas, riesgosas y dañinas sin ninguna razón aparente. Hay atletas que son fácilmente identificables pues manifiestan un proceso enfermizo en su manera de actuar: aquellos que son rápidos, ligeros, impulsivos, descontrolados, ‘sin mente a na’, no miden ni pesan consecuencias y se jactan de su forma de actuar. Se auto suicidan y destruyen ellos mismos, pero al no detenerse a rumiar, no pueden asimilar a que nivel de daño están. Hay otros que hacen lo mismo pero bajo un radar de invisibilidad, que solo se conoce de sus malas decisiones si hay un filtro de informaciones. Esos son silentes, tranquilos, con apariencia de estabilidad, pero se hacen el mismo daño que el impulsivo y extrovertido.  

El atleta tiene que pensar qué va a colocar en los compartimientos que tiene en su cerebro para poder seleccionar lo que ha de masticar. Escoger almacenar información sin valía, es como escoger comer alimentos altamente calóricos como las palomitas, sin ningún valor nutricional. Se mastica por masticar, pero no con el propósito de nutrir el sistema sino de matar la ansiedad del paladar.  

SALVACI”N VS PERDICIÓN: Rumiar información significa ser lentos en el proceso de escoger. Los atletas tienen un camino de selección que presenta muchas aristas, todas en su mayoría vistosas y atractivas, pero el camino hacia su salvación es el estrecho, el de la limitación, el no agradable al antojo y capricho de yo. Rumiar es bueno, pues nos obliga a procesar el alimento que ponemos dentro del cerebro, para sólo asimilar lo que hará bien a nuestro cuerpo interno.  

“Porque cual es su pensamiento en su corazón, tal es él...” Proverbios 23:7 Cuidemos lo que ingerimos integralmente  para poder tomar decisiones inteligentes.  

Hasta la próxima

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario
Contraseña

Descubre