Listin Diario Logo
30 de mayo 2020, actualizado a las 12:27 a.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
El Deporte miércoles, 29 de octubre de 2014

SEPELIO

Multitud despide a Oscar Taveras

“SIEMPRE TE RECORDAREMOS”, rezaba una de las pancartas de entre más de 3 mil personas

  • Multitud despide a Oscar Taveras
    Recorrido. Miles de personas acompañaron al cortejo funebre hasta el camposanto donde fueron sepultados los restos mortales de Oscar Taveras.
  • Multitud despide a Oscar Taveras
  • Multitud despide a Oscar Taveras
  • Multitud despide a Oscar Taveras
Juan Saint Hilaire
Sosúa, Puerto Plata

Gran pesar colectivo fue expresado cuando fueron sepultados ayer por la tarde los restos del beisbolista Oscar Taveras en el Cementerio Municipal de Sosúa, ante la presencia de una multitud estimada en más de tres mil personas.

Después de haber sido expuesto desde antenoche en la Funeraria Blas Blass de aquí, el cadáver de Taveras - quien falleció trágicamente el pasado domingo 26 de octubre- fue llevado a la que sería su última morada pasada las cinco de la tarde de ayer, hecho que movilizó a la gran cantidad de personas que quisieron darle un último adiós.

La mayoría de gente que no pudo entrar a ver en el centro de funeral, enlutados por el dolor ocasionado por el fatal accidente, se desbordó por las calles y avenidas del pueblo para antes del sepelio dar un saludo final al extinto atleta, de apenas 22 años de edad.

Dsitribuídos a ambos lados de la carretera Sosúa-Puerto Plata, cientos de munícipes -muchos de ellos con fotografías en manos de Oscar con su uniforme de Grandes Ligas- vieron tristemente como avanzaba el vehículo fúnebre.

La despedida a Taveras, uno de los principales prospectos de todo el béisbol, se convirtió en un acontecimiento cargado de dolor. Cientos de niños representantes de pequeñas ligas de béisbol también se unieron al cortejo fúnebre que estuvo lleno de sentimiento.

“Siempre te recordaremos” decía una de decenas de pancartas que fueron sostenidas por muchos conforme fue transportado el féretro.

Catalogado como uno de los principales prospectos de todo el béisbol, Taveras falleció trágicamente la noche del pasado domingo en un accidente automovilístico, en el cual también perdió la vida su novia Yamali Arvelo, poniendo fin a la pudo ser una brillante carrera como profesional.

Entre la multitud se encontraban presentes los lanzadores de Grandes Ligas Carlos Martínez y Alfredo Simón. Antenoche, diferentes personalidades ligadas al deporte también dieron su pésame a la familia del jugador.

Durante la mañana de ayer, el gerente genreal de Cardenales de San Luis, John Mozeliak y el manager Mike Matheny, personalmente ofrecieron sus condolencias a los familiares de Taveras, por el fallecimiento del talentoso jugador que ha enlutecido a toda la familia del béisbol.

RECORRIDO
El recorrido comenzó a las tres de la tarde desde la funeraria, inmediatamente inició la labor de más de una docena de agentes de la Autoridad Metropolitana de Transporte (AMET) que organizaban el paso de cientos de vehiculos en un tramo de la carretera Sosua-Puerto Plata.

El féretro con el cuerpo de Taveras fue trasladado a la Iglesia Sagrado Corazón de Jesús ubicada en “Los Castillos”, de donde era oriundo el atleta, la misma está justo al lado de la casa materna del malogrado pelotero y próxima al pequeño play de béisbol donde jugó en sus primeros años.

Una vez en la capilla, inició la misa de cuerpo presente, cuya duración fue de unos 30 minutos. Finalizado el culto, el féretro fue introducido nuevamente en el carro fúnebre, continuando el trayecto hacia el camposanto donde reposarían sus restos.

De esa manera fueron finalizadas las honras fúnebres.

(( PERFIL
Oscar Taveras, jardinero y bateador ambidextro, participó en la temporada 2014 en Grandes Ligas con los Cardenales de San Luis.

En 80 partidos, tuvo 234 turnos al bate en los que dio un total de 56 hits, ocho dobles, tres jonrones y remolcó 22 carreras, finalizando con un promedio de .239.

En la pelota dominicana pertenecía a las Águilas Cibaeñas, con quienes tenía planes de entrar a juego.