Listin Diario Logo
18 de noviembre 2017, actualizado a las 11:58 p.m.
Suscribete al Listin Diario - News Letter
*
Santo Domingo
Clima Actual20ºC28ºC
Editorial viernes, 10 de noviembre de 2017
0 Comentarios

Adicción al chateo

Con la voluminosa masa de usuarios de teléfonos inteligentes, el chateo se ha convertido en una de las adicciones modernas más extendidas en el mundo.

 Tanto así que ni los fieles en las iglesias escapan a la tentación de “textear” mensajes en plena misa, algo que comienza a enojar al Papa Francisco, sobre todo si el celular se utiliza preponderantemente para tomar fotos.

 Es probable que el disgusto papal resida más en el factor de distracción que causa el uso del chateo o del texteo en una ceremonia religiosa, porque desvincula al usuario de la atención que debe prestar al sagrado sacramento de la eucaristía.

“La misa no es un espectáculo”, ha dicho el Sumo Pontífice, y es casi seguro que este reproche tenga amplio eco y materialización con medidas que restrinjan el uso de los celulares en los templos.

 Como el Santo Padre, a muchos también les causa algún tipo de problemas que en plena reunión de un consejo consultivo empresarial, en medio de una charla magistral, en el cine mismo, en un restaurante u otro escenario, el público esté más atento al chateo que a otra cosa.

 Inclusive, ya se han tomado medidas de penalización en algunas grandes metrópolis para multar a los transeúntes que cruzan las avenidas o caminan por las aceras usando sus celulares, para evitar que sean aplastados por un vehículo o se vayan al suelo con un tropezón.

 Difícil será combatir esta adicción moderna, porque ya está muy generalizada y, en sentido general, no ha tenido abundantes consecuencias negativas, salvo cuando se trata de conductores que textean o ven mensajes en el celular mientras manejan, lo que está prohibido por las normas del tránsito.

 Es que el chateo o el texteo es una de las formas más fáciles y activas de la comunicación moderna, tanto si se trata de interacción entre personas, o en el colectivo de las redes sociales, donde el propio Santo Padre es usuario frecuente, claro, siempre y cuando no esté en medio de una misa o en una audiencia general en Ciudad del Vaticano.

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario
Contraseña

Descubre