http://images2.listindiario.com/image/article/418/680x460/0/9981376D-656A-41B4-B850-CA74442F1350.jpeg
Listin Diario
19 Septiembre 2014, Santo Domingo, República Dominicana, actualizado a las 9:46 PM
Zona N 2 Febrero 2013
0 Comentarios
Tamaño texto
ENTREVISTA
Eliana Diná & Nicolás Batlle
"creo que hemos aprendido de nuestros errores pasados y hemos hecho de tener tiempo, una prioridad 1a de la relación."
Compartir este artículo

Al doctor Batlle nunca se le olvidó ese primer “no” adolescente de la doctora Diná, al punto de volverse una broma frecuente entre los pacientes que comparten entre la neumología del primero y la nefrología de la segunda. Entre foto y foto comprendo que la complicidad y el buen humor no son una pose, sino la lengua materna con que se comunican tanto como pareja, como colegas y amigos que son. Cualquier guión de telenovelas queda microscópico en comparación con esta historia, cuyo estatus actual es “felices, comiendo perdices”. Ya lo decía Eduardo Galeano: “el amor es una enfermedad de las más jodidas y contagiosas”. Nicolás y Eliana están felizmente contagiados, y con pocas o ninguna gana de curarse.

La pregunta obligada: ¿cómo y dónde se conocieron?
Eliana: A los 13 años en el Colegio de La Salle. Me sacó los pies y se enamoró de una rubia.

Nicolás: (Risas) La primera parte es verdad. Ahora, si el alemán no me desmemoria, me subió los vidrios por un no lasallista. 

Entre ese primer NO escolar y este sí definitivo, ¿cómo se resume la historia de ustedes?
Pasaron 30 años. Luego de asistir a un concierto de Silvio Rodríguez con un grupo del hospital, nos fuimos a la fiesta de un amigo. Bailamos muchísimo, cada quien a su casita. En mi cumpleaños me organiza una fiesta mayor de lo usual. Eso me puso chiva. Lo cité para cenar. “¿Y qué es lo que estás inventando? Tú y yo somos como hermanos.”, le dije. La respuesta fue: “He pensado mucho entre mi mejor amiga y jugármela y perderla por un mal amor. Prefiero jugármela y apostar al amor." Ahí le saqué los pies. Al regreso de un congreso se aparece con la medalla de la Virgen de la Milagrosa, me dice que le pidió que yo le hiciera caso. Luego de esto, a todo lo que me invitaba, yo le huía, hasta que me sucedieron muchas cosas y él estuvo ahí para apoyarme. Después de varias cenas y fiestas me llevaba a mi casa y solo "buenas noches". Yo no entendía nada. Fuimos a ver a Sting y ahí me empecé a desubicar (risas). Después de ahí nos dimos unas vacaciones que realmente fueron difíciles. Le pedí ayuda con una reserva para ver a Franco de Vita. Me fui con mis hijas. Salí del concierto sola y lo llamé para preguntarle por qué no fue al concierto. “No me invitaste”, fue la respuesta. Empecé a llorar y me di cuenta de que lo amaba. Empezamos una relación donde yo daba tres pasos alante y cinco atrás. Fueron meses difíciles de mucha presión externa, tratando de mantener la relación a salvo. En mayo pasado, en la capilla de la Milagrosa en París, le di el sí.

Nicolás, ¿qué te enamoró de Eliana?
La adornan tantas virtudes, que decir que una sola cosa me enamoró de ella sería minimizarlo. Fue una mezcla: atracción hacia su belleza, su manantial de cariño que da a montones y de manera continua, su fortaleza de espíritu.

Eliana, ¿qué te conquistó de Nicolás?
Su dulzura y paciencia. En los momentos más difíciles ha mantenido la calma y la ecuanimidad en el comportamiento. Sumamente solidario hacia su pareja. El amor que emana hacia los que me rodean, mis hijas, mis hermanos, mis padres.

Hablando en lenguaje médico: ¿cuándo se dieron cuenta que el diagnóstico para ambos era “enamorados”?
Eliana: Yo me tuve que dar par de estrellones para darme cuenta. Después del concierto de Franco de Vita, fue imposible seguírmelo negando. 

Nicolás: Para mí fue algo difícil, ya que era mi mejor amiga y no quería cambiar una buena amistad por un mal amor. Empecé a pensar en ella más de lo usual y me comenzaron a molestar y a importar cosas de su entorno que antes me eran ajenas.

¿Trabajar en la misma institución es una ventaja o un inconveniente para ustedes?
Es una ventaja, el hecho de trabajar en el mismo sitio nos permite dar una que otra sorpresa en los días especiales. 

Ya sabes llenar un carro de globos o flores, pintarrajear vidrios y cuanta fechoría se te pueda ocurrir.

Y compartir profesión... ¿les ayuda o les causa problemas?
Nos facilita la vida; te ayuda a entender la idiosincrasia del otro y créeme, al final realmente todos se benefician, incluyendo los pacientes.

De la neumología a la nefrología, ¿cómo se complementan estas especialidades en ustedes?
Muchísimo, imagínate hasta existe en medicina un conjunto de enfermedades que se denominan el Síndrome Pulmón Riñón. Los pacientes que compartimos generalmente están muy graves en cuidados intensivos y con ambos órganos afectados. Éste es un engranaje laboral que siempre estuvo bien engrasado y ahora más.

Se casaron en octubre del año pasado. ¿Por qué decidieron llevar la relación a ese nivel?
Además del gran amor que nos unía, era una tortura cada noche tener que separarnos queriendo quedarnos juntos. Además de que tenemos cuatro hijas a las que hay que predicar con el ejemplo.

¿Y cómo llevan hasta ahora la vida de casados?
¡¿No se nos nota?! Felices, acoplados y deseando que el trabajo acabe para vernos.

En un mundo contemporáneo donde las relaciones son fugaces, ¿qué les hace permanecer unidos?
El amor, la sinceridad y el compromiso del uno hacia el otro. Saber que la familia es lo más importante y que las relaciones de cualquier tipo necesitan cuidado, tiempo y dedicación.

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario Contraseña    
 
 
Más en Zona N