http://images2.listindiario.com/image/article/402/680x460/0/C8BFF496-7AFE-4FF3-B9E4-BC447AE5DA1C.jpeg
Listin Diario
22 Octubre 2014, Santo Domingo, República Dominicana, actualizado a las 1:14 AM
Zona Este 17 Noviembre 2012
0 Comentarios
Tamaño texto
HABLEMOS DE SEXO
Histrionismo: relaciones peligrosas
Este es un mal que puede afectar tanto a hombres como a mujeres, por lo que hay que cuidarse de las relaciones que pueden negarnos la oportunidad de vivir el equilibrio que nos brindan unas relaciones sexuales sanas y placenteras
Compartir este artículo
Dra. Miosotis Sánchez D’ Saldaña
Médica - sexóloga terapista de parejas

Hoy deseamos abordar un tema muy interesante, que por supuesto afecta consumar una relación sexual placentera y libre de ansiedades: hablaremos acerca del Histrionismo. Lo primero es definir el término. Histrionismo es el nuevo vocablo que se le da a lo antes llamado histeria, que viene del griego histeros (locución que proviene de la palabra útero), porque la psiquiatría consideraba que este trastorno de la personalidad sólo afectaba a las mujeres. Sin embargo, estudios recientes consideran que el 13 % de los hombres también lo padecen, por lo que su nombre fue cambiado a Histrionismo.

¿QuÉ es el histrionismo?

La personalidad histriónica se caracteriza por la teatralidad, la dramatización y, en general, por una excesiva demanda de atención, buscando siempre la aceptación y el aplauso de otras personas. Para lograr este objetivo, los afectados por el trastorno de personalidad histriónica, pueden utilizar estrategias como la seducción o el victimismo. El histrionismo tiene mucho que ver con una sexualidad superficial, heterogénea y manipuladora. Es por ello que no es extraño que el histriónico no sólo hace teatro, también lleva una sexualidad fantasiosa, dramática y muy cambiante. Estas personas tienden a manipular en sus relaciones, sean hetero u homosexuales, como también a establecer lazos de dependencia que mortifican y dejan exhausta (o) a quien comparte dicha relación. Los síntomas de este vínculo peligroso son:

Fantasías de un romanticismo exagerado y de excesiva demostración de un amor dramático.

Sus características principales son una personalidad dominante, pero también muy agradable socialmente hablando. Pueden ser promiscuos, ingenuos, fríos, o frívolos; tienden a la teatralidad y la fantasía, no suelen tener un gran relieve en el terreno racional y sí en lo creativo e imaginativo. Tienen muy escasa tolerancia a las frustraciones y reaccionan a ellas de una manera muy intensa y dramática. Asimismo, valoran mucho la apariencia, son personas muy seductoras y atractivas que erotizan siempre las relaciones.

Las víctimas

Este es un punto muy interesante, ya que personas con carencias afectivas podrían ser víctimas de un asedio romántico por parte de manipuladores sexuales que pueden encontrarse en diferentes medios, sea en el trabajo, las escuelas, universidades, en la red cibernética, etc. Es importante recordar que sobre todo en tiempos de Navidad, cuando la gente por el mismo espíritu festivo se deja invadir de sentimientos y nostalgia, dan paso a relaciones peligrosas, considerando el exceso de atención, la búsqueda constante, las llamadas a toda hora, las interrupciones laborales, los acuerdos rotos ”Sólo porque no soportaba dos minutos más sin ti...”. Estos son rasgos que corresponden más bien a una personalidad obsesivo compulsiva que a una manifestación del amor maduro. Nuestra sexualidad debe ser expresada con libertad, en la que cada miembro de la pareja busque el bien y satisfacción del otro y no personal; que las relaciones sexuales sean en un ambiente sin hostigamiento, sin teatro, donde no haya víctima ni victimario, sin hipocresía, y donde no se toma el sexo como coerción, ni con amenazas como “Si no me aceptas… soy capaz de quitarme la vida”.

Este trastorno se inicia en la infancia con un creciente temor al rechazo, y en la adultez su vida sexual es una constante de despropósitos y sumisiones. Muchas personas que son dependientes no logran mantener relaciones de pareja firmes, pues son asfixiantes. Lógicamente, es un trastorno que necesita ayuda profesional, tanto psiquiátrica como terapéutica.

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario Contraseña    
 
 
Más en Zona Este