Listin Diario Logo
20 de agosto 2017, actualizado a las 08:47 p.m.
Suscribete al Listin Diario - News Letter
*
Santo Domingo
Clima Actual24ºC32ºC
Ventana sábado, 13 de mayo de 2017
0 Comentarios

Séptimo arte

Desayuno en Tiffany's

La literatura hace presencia en esta historia a través del personaje de un escritor que anhela escribir un libro exitoso y no sabe cómo iniciarlo

  • Desayuno en Tiffany's

    Inolvidable. El filme posee una memorable cinematografía que lo distingue de otros de su género.

  • Desayuno en Tiffany's
Rienzi Pared Pérez
Santo Domingo

Una de las películas donde se conjugan diferentes variables lo es “Desayuno con Diamantes”  (“Breakfast at Tiffany’s”, 1961), de Blake Edwards. Y es que nos llega al corazón de manera inmediata la escena inicial.

Una joven hermosa vestida como una princesa, en medio de un amanecer soleado, bajando de un taxi, y en una calle desierta de personas, se encuentra frente al escaparate de la tienda Tiffany’s en la quinta avenida de la ciudad de New York, con un bocadillo acompañado de un café caliente: esto es verdaderamente mágico y encantador. Sin embargo, el director no solamente se encarga de brindarnos una escena hermosa, sino que nos da ese tiro de gracia con una banda sonora de fondo que nos entona la música de Henry Mancini con la canción “Moon River”, para dotarnos del más fino arte cinematográfico.

Audrey Hepburn esteraliza a Holly Golightly quien lleva una vida fácil y alegre con aires de extravagancia en esta comedia con tintes de drama y romance, en el cual refleja ese nuevo modelo de mujer que adopta los cambios conceptuales de la moda en una sociedad consumista.

Audrey Hepburn es prácticamente la película completa. Está sencillamente sensacional; estupenda, hermosa, bella y cuántos epítetos podemos decir; porque resume toda la elegancia y el glamour combinado; todo esto con una canción que sirve para rematar a cualquier mortal como forma de inspiración amorosa.

La contraparte de la actriz es el actor George Peppard, que hace el papel de un joven escritor, el cual espera de manera ansiosa, poder realizar una novela que sea del agrado del público; pero no llega a comprender cómo poder iniciar la misma, y queda prendado y enamorado de su vecina, adornando todo su alrededor.

Los personajes nos reflejan esa soledad en las que viven; aunque pudieran tener algo de manera material, pero sienten ese vacío interior por lo que están condenados a entenderse el uno con el otro. La amistad tiene que irse consolidando con el tiempo, y aunque existen escenas donde la insinuación es el aspecto sexual, el director Blake Edwards lo coloca sobre la mesa de una manera sutil, dado el momento de la época en que se estrena la película para evitar algún tipo de censura.

El papel de Holly viene siendo esa mujer que se va desarrollando en un ambiente consumista en donde se vive una hipocresía social: el lucir. Es el estar a tono con la moda y consumir cada día más.

 La sociedad de hoy en día, viene a reflejar esa fachada adornada de mentiras o medias verdades; por lo que nos hemos hecho esclavos del consumo cuando venimos a confundir la calidad de vida, con la cantidad de bienes materiales que podamos tener, y no con la calidad que es lo que pudiera hacer feliz al ser humano. Parte esencial de la trama de la película es eso; de reflejar ciertos estereotipos, ubicándonos en todo ese contexto dentro del hiperconsumo.

No obstante, el amor subyace en todo, y es ese amor entre nuestros protagonistas que tendrá que salir al final de la película bajo las bendiciones de una copiosa lluvia, y el de un animal indefenso que es liberado (el gatito), como se libera el corazón para poder entregarse al otro de manera incondicional.

Muy buena película para el disfrute de todos; pero especialmente para contemplar una belleza angelical de la actriz Audrey Hepburn, donde el personaje está perfectamente elaborado para ella.

(+) ALGUNAS CURIOSIDADES DE LA PELÍCULA:
1) El autor del libro del mismo nombre era Truman Capote y quiso para la adaptación al cine que lo interpretara su amiga Marilyn Monroe; pero ella luego dijo que no y el papel fue a manos de Audrey Hepburn, quien sería un ícono en la década de los 60’s.

2) El título “Desayuno con Diamantes” (Breakfast at Tiffany’s) proviene de una anécdota conocida en el círculo de amistades de Capote, según la cual, alguien que no había estado nunca en Nueva York confundió la prestigiosa joyería con un glamoroso restaurante neoyorquino.

3) El director Blake Edwards habría elegido para el papel a Steve McQueen, sin embargo, el actor estaba rodando la película “Randall, el justiciero” y tuvieron que elegir a George Peppard.

4) La prestigiosa joyería Tiffany’s abrió por primera vez sus puertas un domingo desde el siglo XIX para que se pudieran filmar las escenas de Holly y Paul en el interior de la tienda.

5) La canción “Moon River” fue escrita por Henry Mancini específicamente para Audrey Hepburn  y dado que ella no tenían ninguna formación musical, no se hicieron variaciones complejas. Aunque se han hecho miles de versiones de la canción, Henry siempre proclamó que la interpretada por Audrey era su favorita.

6) En una reunión de post-producción, tras el visionado de la película, un ejecutivo declaró que lo primero que debían hacer era eliminar “esa estúpida canción”. Audrey Hepburn se levantó de la mesa y exclamó: “¡Por encima de mi cadáver!”. La canción se mantuvo en el montaje final.

7) En la primera escena de la película, en la que Holly se baja del taxi y desayuna frente a Tiffany, había cientos de personas observando tras las vallas de producción. Audrey Hepburn estaba tan nerviosa por la expectación que había creido que no era capaz de hacer una toma de forma correcta.

8) Aunque no lo parezca, Audrey luce el vestido negro de Givenchi hasta en cuatro ocasiones a lo largo de la película, cambiando solamente los accesorios para darle un aspecto diferente.

9) El vestido creado para ella por Givenchi se convirtió en el segundo artículo más costoso de un filme. El traje fue subastado por 807.000 dólares el 4 de diciembre de 2006 en la subasta organizada por Christie’s en Londres. La pieza más cara es el Oscar a la Mejor Película de “Lo que el viento se llevó”.

(( Más
La banda sonora presenta una pieza compuesta y dirigida por Henry Mancini, con canciones de Mancini y del letrista Johnny Mercer. Ambos, Mancini y Mercer, ganaron el Oscar en 1961 a la Mejor Canción Original por “Moon River”.

La película fue nominada a cinco (5) Premios Oscar, entre ellos: Mejor Guion adaptado; Mejor Actriz; Mejor Dirección Artística; Mejor Canción y Mejor Banda Sonora, resultando ganadora en estas dos últimos encasillados. (Las curiosidades fueron tomadas en la página web de Paramount Channel.es).

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario
Contraseña

Descubre