Listin Diario Logo
04 de diciembre 2016, actualizado a las 12:06 a.m.
Suscribete al Listin Diario - News Letter
*
Santo Domingo
Clima Actual24ºC32ºC
Ventana sábado, 19 de noviembre de 2016
0 Comentarios

GRANDES CLÁSICOS

Ser o no ser

  • Ser o no ser

    Creatividad. A partir de una simple obra de teatro se desencadena, de forma paralela, la invasión fascista a Polonia. Todo es tratado con un humor elegante, que provocará una doble lectura de la obra junto a las carcajadas del espectador.

  • Ser o no ser
Rienzi Pared Pérez
Santo Domingo

“To Be or Not To Be”, es la primera línea del monólogo de la obra Hamlet de William Shakespeare, el cual fue escrito alrededor de 1600. Sin embargo, nuestro artículo hace referencia a una película del género de comedia realizada en el 1942, por uno de los más grandes directores de cine de todos los tiempos, el alemán Ernst Lubitsch.

El cine como medio de expresión a través de sus imágenes, ha sido utilizado en diversas ocasiones para llevarle algunas ideas al gran público, a través de la comedia.

Esto lo entendió perfectamente Charles Chaplin e hizo su aporte a manera de sátira con la película “El Gran Dictador” (1940), donde ridiculiza a Hitler.

Ernst Lubitsch hizo también lo suyo con esta película caricaturizando, a la misma vez, a los nazis.

La película comienza ambientada en 1939, cuando los ciudadanos de Varsovia se sorprenden al ver a Adolph Hitler en sus calles; se trata de un actor que interpreta la obra “Gestapo”. En ese mismo momento, Polonia es invadida por los nazis por lo que la compañía teatral tiene que cancelar la obra y sustituirla con la pieza Hamlet, de William Shakespeare.

Como ese grupo de artistas ponía en escena caricaturas de los alemanes, después de la invasión no le queda otra opción que cambiar sus argumentos. Joseph Tula (Jack Benny) y María Tula (Carole Lombard) son esposos, y a su vez, los primeros actores de la compañía teatral, +por lo que tienen seguidores por montones. Uno de ellos, es un aviador de la fuerza aérea inglesa (Robert Stack) que cada noche se levanta de su butaca como espectador, para ir a ver al camerino a María Tula, como un admirador empedernido, para pedirle que se fugue con él y deje a su marido; mientras en ese momento, su marido empieza a recitar el famoso soliloquio del tercer acto de Hamlet (Ser o no ser...) Esto despierta la sospecha y el celo del hombre, sin embargo, pronto se descubre que los nazis tienen en su poder cierta información que pudiera perjudicar tanto a la resistencia polaca como al pueblo en general, y harán todo lo posible para que esa información no llegue a su destino final.

Esa noticia la posee el profesor Siletsk; por lo que toda la compañía de actores transforma el escenario como un cuartel de la Gestapo y Joseph Tula se hace pasar por el coronel Ehrhardt al que Sletsky entrega el famoso informe y a partir de ahí, se desarrollará una situación de enredos que provocará risas a más no poder.

El guion juega un papel estelar en esta comedia de enredos. El guionista, Edwin Justus Mayer, se esmera en la construcción de frases o comentarios que dejan de trasfondo un sabor de doble lectura, con el propósito de evitar que el mismo fuera censurado. Quedando a flor de piel, la ridiculización a un régimen que germinó un sentimiento de odio en toda Europa.

El director, Ernst Lusbitch, fue un alemán exiliado que comenzó a manejar la cámara en su país natal desde la época del cine mudo, y tuvo que emigrar hacia los Estados Unidos, y formó parte del llamado Star–System de Hollywood, desarrollando un estilo que fue reconocido como “el toque Lusbitsch”.

Se consagró con comedias refinadas y se considera el fundador de ese estilo, una manera concreta de elegancia mental y que en muchas de sus escenas, tenía ese toque especial que Billy Wilder, otro de los más grandes cineastas del mundo, lo definiría como un artista de los artistas.

Y es precisamente con este estilo refinado que nos presenta esta comedia exquisita. “Ser o No Ser” incluye elementos de espionaje e intriga pero con tintes de humor, bajo el desarrollo de una agilidad sorprendente en su trama y con una ironía que da gusto por la manera que nos lo presenta, convirtiendo esta película en una obra maestra del séptimo arte.

Es la ante penúltima película que realizó Ernst Lubitsch, antes de morir de un ataque al corazón el 30 de noviembre de 1947, a la edad de 55 años, dejando una estela de producciones inolvidables que lo han convertido en uno de los grandes cineastas de todos los tiempos.

ALGUNAS CURIOSIDADES DE LA PELÍCULA: 
1) El título hace referencia al monólogo de la tragedia Hamlet de William Shakespeare.

2) Carole Lombard no llegó a ver el estreno ya que murió en un accidente aéreo, poco tiempo después de finalizarla, cuando la película aún estaba en la etapa de edición.

Como muestra de respeto, se eliminó una escena en la que Carole Lombard se veía dentro del avión de Robert Stack y preguntaba “¿Qué puede pasar en un avión?”. Por entonces, la Lombard tenía 33 años y estaba casada con Clark Gable.

3) Clark Gable, deprimido por la pérdida de su esposa, se enroló como soldado en la Segunda Guerra Mundial en misiones de máximo riesgo. Quizás, buscando su muerte; ya que no pudo recuperarse de dicha tragedia.

4) Irónicamente, Clark Gable era el actor favorito de Hitler, quien  ofreció por su captura una altísima recompensa.

5) En España estuvo prohibida su exhibición por el régimen de Franco durante muchos años. Vino a presentarse 30 años después de haberse estrenado.

6) En el entierro del director alemán, el gran Billy Wilder dijo: “Nos hemos quedado sin Lubitsch.

Peor aún, nos hemos quedado sin las películas de Lubitsch”.

7) Se puede reconocer a un jovencísimo Robert Stack, actor que años más tarde se hizo mundialmente famoso con la serie “Los intocables”.

8) En 1983 se hizo un remake de esta película, en forma de sátira, con el título de “Soy o no soy”, protagonizada por Mel Brooks.

9) Solamente fue nominada como Mejor Música en los Premios Oscar, y no ganó.

10) Ernest Lubitsch muere cinco años después del estreno de un ataque al corazón, a la edad de 55 años, dejando una estela de grandes joyas de la cinematografía mundial.

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario
Contraseña

Más en Ventana

Descubre