Listin Diario Logo
07 de diciembre 2016, actualizado a las 12:55 AM
Suscribete al Listin Diario - News Letter
*
Santo Domingo
Clima Actual24ºC32ºC
Ventana sábado, 15 de octubre de 2016
0 Comentarios

Séptimo arte

El septimo sello

El séptimo sello, plantea cuestiones eternas, como el miedo a que no haya nada tras la muerte y a la relación entre el cine de Europa y el existencialismo.

  • El septimo sello

    Sets. Primero, el director Ingmar Begman con el actor sueco Bengt Ekerot. Segundo, el clásico juego de ajedrez entre Antonius Block (Max Von Sydow) y la Muerte.

  • El septimo sello
Rienzi Pared Pérez
Santo Domingo

El gran misterio de la vida es la muerte. Y ella es, precisamente la protagonista o el eje central de “El Séptimo Sello” (1957), filme realizado por uno de los mejores directores de todos los tiempos, el sueco Ingmar Bergman.

La película comienza cuando el caballero Antonius Block (Max Von Sydow) y su escudero Jons (Gunnar Bjornstrand) regresan a su tierra natal (Suecia), que se encuentra azotada por la Peste Negra tras diez años de lucha en Las Cruzadas. Block se encuentra con la Muerte que viene a buscarlo. Él es un hombre desesperanzado y lleno de dudas. Sin embargo, reta a la Muerte a una partida de ajedrez con la única finalidad de ganar tiempo para poder entender la vida o qué garantía tendría en el más allá.

Luego, se encuentra con una joven que será quemada en la hoguera por hechicera, y Antonius le sostiene su rostro para descubrir si existe el demonio dentro de ella, y tener así una respuesta. Ella le contesta que el demonio está con ella, pero busca afanosamente en sus ojos y no ve nada. Dado que si ve el demonio, es porque hay un Dios; tratando de definir algo más allá de la muerte.

Uno de los mejores comentarios sobre esta película lo escribió Enrique Posada en su página del ‘Espectador Imaginario’ y dice lo siguiente: “Por fríos e incrédulos que seamos en cuanto a los aspectos espirituales y trascendentes de la existencia, siempre nos asaltan las inquietudes y las preguntas sobre la muerte. La cual es uno de los arquetipos fundamentales, que subyace, dialoga, interroga, asusta, alecciona, espera pacientemente y, con entera seguridad, aparece. ¿Qué hay más allá de la muerte? Dante se atrevió a concebir y a describir una estructura completa de mundos infernales y celestiales, en los cuales los hombres representan una divina comedia, un más allá como el más acá, en el cual se cumplen con plenitud terrenal los sueños y los deseos o se castiga sin remedio ni excusas. En esa divina comedia, la muerte es el tránsito hacia experiencias terrenales exaltadas. En “El séptimo sello”, la muerte es la protagonista, pero como en el libro del Apocalipsis, del cual se ha tomado la idea, al “abrir el  séptimo sello, se hizo silencio en el cielo...”.

Y en este silencio del juego es donde se desarrolla la acción. Las escenas de esta partida de ajedrez son memorables, y nos ponen a pensar. No importa las estrategias que podamos usar contra ella  porque simplemente vamos a perder al final. En un momento de la película vemos a nuestro protagonista confesarse con el “sacerdote” mientras analiza las estrategias para poder ganar la partida; pero resulta que quien le está escuchando es la propia Muerte. No puede escaparse de ella, ya que se encuentra por todos lados. Anexo encontraremos una parte del guion de la película sobre este confesionario tomado de Jaume Cardona, en cine y psicología:

  Antonius: Quiero confesarme y no sé qué decir... Mi corazón está vacío. El vacío es como un espejo puesto delante de mi rostro, y al contemplarme siento un desprecio profundo de mí ser... por mi indiferencia hacia los hombres y las cosas. Me he alejado de la sociedad en la que viví. Ahora habito un mundo de fantasmas, prisionero de fantasías y ensueños.

La muerte: Y a pesar de todo no quieres morir...

Antonius: ¡Si... quiero!

La muerte: Entonces a qué esperas...

Antonius: Deseo saber que hay después...

La muerte: Buscas garantías...

Antonius: Llámalo como quieras. ¿¡Porqué la cruel imposibilidad de alcanzar a Dios con nuestros sentidos!? ¿¡Porqué se nos esconde en una oscura nebulosa de promesas que no hemos oído y milagros que no hemos visto!? Si desconfiamos una y otra vez de nosotros mismos, ¿Cómo vamos a fiarnos de los creyentes?. ¡Qué va a ser de nosotros los que queremos creer y no podemos! ¿¡Por qué no logro matar a Dios en mi!? ¿¡Por qué sigue habitando en mí ser!? Por qué me acompaña humilde y sufrido a pesar de mis maldiciones que pretenden eliminarlo de mi corazón; porqué sigue siendo una realidad que se burla de mí y de la cual no me puedo liberar... me oyes!?

La muerte: Te oigo...

Antonius: Yo quiero entender, no creer... No debemos afirmar lo que no se logra demostrar. Quiero que Dios me tienda su mano, vuelva su rostro hacia mí y me hable...

La muerte: Él no habla...

Antonius: Clamo a Él en la tinieblas y desde las tinieblas nadie contesta a mis clamores...

La muerte: Tal vez no haya nadie...

Antonius: ¡Pero entonces la vida perdería todo su sentido. Nadie puede vivir mirando a la muerte y sabiendo que camina hacia la nada!

La muerte: La mayor parte de los hombres no piensa en la muerte y en la nada.

Antonius: ¡Pero un día llegan al borde de la vida y tienen que enfrentarse a las tinieblas!

La muerte: Si, y cuando llegan...

Antonius: ¡Calla! Se lo que vas a decir... que nos hace crear el miedo una imagen salvadora que llamamos Dios.

La muerte: Te estás preocupando...

Antonius: Hoy ha venido a buscarme la muerte. Estamos jugando una partida de ajedrez. Es una prórroga que me da la oportunidad de hacer algo importante...

La muerte: ¿Qué piensas hacer?

Antonius: He gastado mi vida en diversiones, viajes, charlas sin sentido. Mi vida ha sido un contÍnuo absurdo. Creo que me arrepiento... ¡Fui un necio! En esta hora siento amargura por el tiempo perdido, aunque sé que la vida de casi todos los hombres corre por los mismos cauces... Por eso quiero emplear esa prórroga en una acción única que me de la paz.

La muerte: Por eso juegas al ajedrez con la muerte...

Bergman realiza una incisión como buen cirujano del séptimo arte y nos lleva a las profundidades de poder entender este concepto de la Muerte, tal y como lo expresa en la cita antes mencionada, en una película con un drama pesado para entender esta concepción desde el punto de vista filosófico y teológico, en el más puro sentido de la palabra.  

En fin, una película dirigida, para un público que busca algo distinto al común denominador del entretenimiento. Aquí el cine es realmente arte en el más estricto sentido de la palabra. 

((Algunas curiosidades
1) El Séptimo Sello es una alegoría con un tema muy sencillo: “El hombre, en su eterna búsqueda de Dios; y la muerte, como única seguridad.”

2) El título hace referencia al último de los siete sellos del libro del Apocalipsis. La película empieza con las siguientes palabras: “Y cuando el Cordero rompió el séptimo sello del rollo, hubo silencio en el cielo durante una media hora.” (Ap 8:1) Aquí, la frase “silencio en el cielo” hace alusión al “silencio de Dios”, el cual es el tema principal de la película.

3) Bergman comenzó el guion de “El séptimo sello” en el Hospital Karolinska mientras se recuperaba de un malestar estomacal. Inicialmente, el proyecto fue rechazado; pero después del éxito de su película “Sonrisas de una noche de verano” en el Festival de Cannes, “El séptimo sello” fue financiada por la Svensk Film industry. Bergman tuvo que reescribir el guion cinco veces, se le asignó un presupuesto de 150,000 dólares y un plazo de 35 días para acabar la película.

4) La inspiración para componer este filme le llegó a Bergman por medio de las representaciones bajomedievales de las pequeñas iglesias suecas de los alrededores de Estocolmo, a las que el director, cuando era niño, acudía en compañía de su padre. Un pastor luterano.

5) Las piezas de ajedrez usadas en la película fueron donadas por los herederos de Bergman para ser subastadas. Se vendieron por unos 150.000 Euros.

6) El séptimo sello (1957) de Bergman, plantea cuestiones eternas, como el miedo a que no haya nada tras la muerte y a la relación entre el cine del norte de Europa y el existencialismo.

7) La Muerte, representada de negro de manera tétrica por el actor Bengt Ekerot, tiene bastante que ver con la oscura visión de la crisis bajomedieval, e incluso en parte con la percepción romántica del final de la vida.

8) Nominada a la Palma de Oro en el Festival de Cannes en el 1957.

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario
Contraseña

Más en Ventana

    Descubre