http://images2.listindiario.com/image/article/415/680x460/0/03E8D588-D9A2-418F-BE5C-4F36BEE74F3B.jpeg
Listin Diario
2 Septiembre 2014, Santo Domingo, República Dominicana, actualizado a las 5:13 PM
Ventana 19 Enero 2013
Comentarios 1 - último digitado en 23 Ene a las 9:11 AM
Tamaño texto
CRÍTICA
El lenguaje del mar en José Mármol
EL LIBRO ES UN DISCURSO ÉTICO DONDE SE HUMANIZA AL OCÉANO
  • José Mármol. Es uno de los poetas dominicanos más reconocidos del mundo de habla hispana de hoy.

Compartir este artículo
Luis Beiro
Santo Domingo

Sin dudas, la mejor noticia para la poesía dominicana el pasado año 2012 fue el galardón absoluto obtenido por José Mármol con su libro “Lenguaje del Mar” en el XII Premio Casa de América de Poesía Americana”. El libro, tiene al mar como protagonista y, sin embargo, no es un grupo de textos de carácter monotemático. El poeta incluye, junto a sus hallazgos costeros, residuos del universo transformados en elementos de carácter humanístico que combinados con elementos de la flora y la fauna, conforman un tomo coherente, bien organizado y con valores formales apreciables que enriquecen la poética de este autor. No podría faltar otro tema muy recurrente en la obra de Mármol: el amor, pero no el amor abstracto, idílico o metafísico, sino el amor a la belleza de la mujer, en sus múltiples formas.

El tema marino no es nuevo en la poesía de José Mármol. En todos sus libros publicados, el poeta ha venido refiriendo de múltiples formas los misterios de las aguas. En su primer poemario, “El ojo de arúspice”, uno de sus valiosos textos refiere el tema marino con trasfondo universal: “el mar es una cosa que nunca tuvo nombre/ objeto que yo invento    el mar son mis dos ojos/ el mar es un profundo instrumento de la nada/ empozamiento álgido de toda la resaca/ de los siglos llorados/ tormento desmedido      infinita semilla de mi origen el mar/ el mar es un espacio de ser y de no ser/ de brillar y apagarse las cosas al instante/ espejo del vacío  de la sombra  de lo sin rostro/ el mar/ el mar es aquel hueso que duele a mis ancestros/ (herida que no cesa  el mar no es mi niñez)/ combada penitencia de tantas vejaciones mi mar/ mío vacío corazón que me llena la muerte de vivir sediento”.

Lenguaje del mar
En este libro, como en otros de sus anteriores, Mármol abandona la llamada “Poética del pensar” para adentrarse en el alma humana con reflexiones líricas; muchos de las composiciones aquí reunidas son canciones que retratan la experiencia de vivr con clamor y sobresalto. Al igual que en sus textos de contenido filosófico, Mármol ensaya una poesía memorable que, como peldaños sagrados, nos llevan al espiral del tiempo.

Son 54 textos que no ocultan la delicadeza del amor sublime que Mármol respiró en sus andanzas por las playas de Juan Dolio y Boca Chica, y en otros pueblos y regiones del mundo donde sus huellas evocan, centellean y reinventan su memoria.

Mármol es un cantor del tiempo. De su tiempo y no oculta sus pretenciones. A veces es una leve referencia, y otras un texto explícito, lleno de ternura y candor, como este: “Un matiz de fuego congelado en la distancia, el instante retenido en otro instante por llegar. Era el sol, el mismo creo/ que ayer se despedía a mi pesar (“Ocaso”, pag 52).

Más Textos
“Lenguaje del mar” es un libro mágico que no envuelve su discurso ético con perspicacias circunstanciales. La ética para José Mármol (y ya él ha escrito un libro de reflexiones sobre la ética) es “El misterio que se transforma en remanso de piedad” (pag. 46).

ó
“La palabra buscada entre alfabetos muertos./ Esa que atesora la gravidez del mar. / La palabra perdida entre tantas letras vivas (Pag. 42). Aquí el mar es un ente capaz de contener 

Otro hermosísimo poema “Azul del mar” (pag. 29) canta las aguas con eficacia ejemplar: “Azul es el color de lo serenamente bello,/ de cuanto se asemeja a la perfección de Dios./ Azul cielo. Azul mar/ Azul el camino de la convicción y la certeza./ Azul, cómo no recordarlo,/ese azul del metileno que azuzaba los delitiros/ en la estación infante de la fiebre y los sollozos./ Veo aldabas de puertas y ventanas sin tiempo./ Aldabas contra el miedo. Aldabas de ilusión./ Aldabas insinuando el perfil de su vigor./ Metales en las puertas de mi barrio de polvo,/ espacios donde oculta la tristeza su pudor./Azul es el tamaño de la fascinación./ Azul es el calor de la arena de tu pecho./ Azul como mi casa de la infancia, enfermo y solo./ Azul cielo. Azul mar”. Aquí el mar vuelve a ser un personaje de carne y hueso capaz de provocar la metamorfosis, una constante presencia en todos los actos del hombre.

Con este libro, José Marmol ratifica su condición de vanguardia entre los poetas dominicanos, y el mismo enriquece ya de por sí, su valiosa obra literaria. 

OPINIÓN
Jochy Herrera

Escribió el siguiente texto
“En los poemas incluidos en el presente volumen los sentimientos, y no solo el pensar, protagonizan el texto; giro paradigmático de un autor florecido entre lo que el canon de su país catalogó como la poética del pensar. Ejercicio donde la ética de la palabra sobreseía, y, por ende, redefinía un impuesto propósito del poema. Mármol reconoce en estos hermosísimos versos que no por recurrir a la estética, negaría el climax implícito y logrado por ambas: la libertad de la creación literaria, el verdero territorio que la define”. 

COMENTARIOS 1
Comentó: tomasaa109
De: República Dominicana, Jarabacoa
Es una de las mejores plumas dominicanas, me encanta sus poemas, la forma como construye cada verso, amèn de sus habilidades literarias, Dios derrame siempre inspiraciòn para que siga trillando el camino del èxito....
23 Ene 2013 9:11 AM
Reportar como inapropiado
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario Contraseña    
 
 
Más en Ventana