Listin Diario Logo
27 de julio 2017, actualizado a las 08:42 p.m.
Suscribete al Listin Diario - News Letter
*
Santo Domingo
Clima Actual22ºC30ºC
Ventana domingo, 26 de febrero de 2012
0 Comentarios

LITERATURA

Dos propuestas de poesía y prosa

CONTRIBUYEN PARA PROMOVER EL DESFILE ESTÉTICO EN SUS LECTORES

  • Dos propuestas de poesía y prosa
    Una realidad muy clara. Cada uno de los libros demuestra la calidad y encanto de estos escritores dominicanos.
Luis Beiro
luis.beiro@listindiario.com
Santo Domingo

Dos autores dominicanos de importancia nos remiten sus recientes publicaciones. René Rodríguez Soriano y César Sánchez Beras. Ventana invita a sus lectores a disfrutar la lectura de sus obras.

Los tientos y trotes de Rodríguez Soriano
En cada nuevo libro, René Rodríguez Soriano es distinto. Él sabe cómo desdoblar sus múltiples historias. Desde la poesía a la novela, Rodríguez Soriano ha levantado su propia manera de concebir el hecho literario. Es distinto, pero siempre es él mismo. El lector lo conoce; advierte cuándo se encuentra frente a sus relatos o a sus artículos porque lo ha enseñado a respirar desde una perspectiva posmoderna.

René arma, reinventa, separa, multiplica y subyuga. Sabe jugar con las palabras porque, además, controla el idioma español. Apunta siempre a un tipo de escritura que despierta placer estético en el lector. Ese tipo de escritura coherente, cadenciosa, llena matices resume su objetivo estético.

Su nuevo libro, “Tientos y trotes”, con el sello de la Editora Nacional prosigue su línea creativa. Esta vez se trata de artículos y ensayos breves que se mueven alrededor de sus lecturas fundamentales en distintas épocas. Esa prosa parece escrita con acordes sinfónicos porque se mueve dentro de un contexto sonoro que sobrepasa el simple comentario para adentrarse en diversos géneros como el testimonio, la narrativa, la poética, la filosofía, la música, la biografía y en fin, la cultura dominicana que desde su mano se abre como abanico crepuscular. No hay deslumbramiento ante la obra ajena sino una manera muy peculiar de poner en nuestras manos las claves de aquellos libros y autores que llamaron su atención. Esto lo hace desde una perspectiva entrañable, que viaja desde el afecto más legítimo (Fernando Despradel, Luis Dias) hasta la valoración loable (Pedro Antonio Valdez, Ángel Garrido) y el juicio internacional (Sergio Ramírez, Alessandro Baricco).

La estructura interna delata similitudes con el poema Yelidá de Tomás Hernández Franco, tal y como advierte Manuel Salvador Gautier en su depurado prólogo. Es osado Rodríguez Soriano -apunta Gautier- porque busca la esencia de la literatura, no la moraleja de la trama ni el elogio vandálico, ni mucho menos la pretenciosa sapiencia.

“No es un libro de crítica, en realidad es un libro de viajes, por esos tránsitos que Rodríguez (Soriano) ha hecho por las páginas e ideas de algunos autores, fenómenos y curiosidades vitales. Esta miscelánea de textos funciona más como caballo de explorador que como caballo de batalla. Hay una celebración de la aventura de vivir, de las formas de ver la vida, o de los medios para explicársela”, apunta Gautier.

“Tientos y trotes” es un libro que se disfruta porque sabe encantar.  Su lectura  será inolvidable.

César Sánchez Beras

Bajo el sello de Editorial Santuario aparece “Eclipse de mar” el más reciente poemario de César Sánchez Beras , el escritor dominicano de más rápido desarrollo y ascenso. Él comenzó escribiendo y publicando décimas y sonetos, estrofas cuyo cultivo no ha abandonado. Después incursionó en el verso libre, en la literatura para niños y jóvenes y en el ensayo académico. Ganó premios nacionales, fue traducido al inglés y algunos de sus libros figuran en el catálogo de la Editorial Alfaguara.

Sánchez Beras sabe que el escritor nunca puede darse por vencido y cada día le aporta un nuevo aire a su carrera literaria. Él ha sacrificado ha apostado a la literatura, algo muy difícil en un medio como la sociedad norteamericana, donde reside y se gana la vida como profesor escolar. Insiste, escribe, publica y vuelve a escribir en lugar de fundar empresas, vincularse a publicitarias o mercadear productos o servicios.

Su nuevo poemario ratifica su raíz lírica. Esta vez devuelve un aire místico a la poesía erótica. Sus cantos de amor sobresaltan por ese desborde metafórico, a veces incontrolado, pero siempre bien recibido, que irrumpe en cada texto para hacerlo vibrar. Sus imágenes no son culteranas, ni divinas. Son creaciones profanas, hasta cierto punto apócrifas, muy cercanas al coloquialismo sin entrar en los cancaneos inmediatos de esta corriente literaria que tanto daño han hecho a sus cultores.

César usa la palabra como una flecha amatoria que debería cruzar el pecho de las parejas que se aman. Este libro toca el amor con una visión de sentido y perspectiva. Es un amor concreto, posible, lúdico que se lee como una droga en momentos de ansiedad. Es otro punto valioso en su carrera literaria.

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario
Contraseña

Más en Ventana

    Descubre