http://images2.listindiario.com/image/article/411/680x460/0/D4023E2E-12C9-40DF-A373-8CECC16AE1D8.jpeg
Listin Diario
24 Octubre 2014, Santo Domingo, República Dominicana, actualizado a las 6:07 PM
Ventana 30 Diciembre 2012
0 Comentarios
Tamaño texto
BIBLIOTECOLOGÍA
Bibliotecas marchan al compás de la tecnología
LAS BIBLIOTECAS HÍBRIDAS OFRECEN SERVICIOS A LOS USUARIOS EN SUS ESPACIOS FÍSICOS Y POR MEDIO DE LA RED
Compartir este artículo
Mairobi Herrera
mairobi.herrera@listindiario.com
Santo Domingo

Una de las ciencias que más se ha beneficiado con el avance de la tecnología es la ciencia de la información, y las bibliotecas, encargadas de seleccionar y ordenar datos para luego presentarlos a un público, no son ajenas a este proceso evolutivo.

Los aportes que está haciendo la tecnología en el campo de la bibliotecología están obligando a la gente a desprenderse de la idea de que una “biblioteca es un lugar en donde se guardan libros” y más bien, entenderla como un espacio en el que se ofrece información en diferentes vías y formatos.

Esa situación ha motivado a una nueva clasificación de bibliotecas, que se diferencian en la manera de cómo archivan y ofrecen la información.

Ahora se habla de bibliotecas digitales e híbridas.

Una biblioteca digital es un centro en donde los recursos están disponibles en formatos electrónicos (pdf, doc, jpg, bmp, mp3, etc.) y se puede acceder a estos por medio de las computadoras y/o la internet. Su esencia radica en que la información se ofrece sin importar la distancia, gracias a la propagación masiva e instantánea que permite la red.

El documentalista de la Universidad de Murcia, España, Tomás Saorín Pérez, dice que la biblioteca híbrida está diseñada para armonizar todo tipo de tecnologías en el contexto de una biblioteca en funcionamiento, al mismo tiempo que para explotar la integración de sistemas y servicios en contextos electrónicos e impresos.

O sea, este tipo de biblioteca podría considerarse la fusión de una biblioteca digital con una tradicional.

En el país existen, al menos, 1,447 bibliotecas, según muestran los resultados preliminares del Segundo Censo Nacional de Bibliotecas publicado el año pasado por la Biblioteca Nacional Pedro Henríquez Ureña (BNPHU). De esa cantidad, mil 46 son escolares, 244 públicas, 88 especializadas y 69 universitarias.

De acuerdo con un sondeo realizado por LISTÍN DIARIO, algunas bibliotecas universitarias y algunas especializadas son las que más carácter híbrido presentan, ya que además del espacio físico en donde albergan miles de títulos y colecciones, poseen un portal web que también funciona como proveedor de información.

Páginas web
Tener una página web que informe sobre la historia de la biblioteca, sus avances y que ofrezca un catálogo en línea con los recursos que posee ya no es suficiente.

Ahora los bibliotecarios pueden ofrecer decenas de servicios por medio de la red que les facilitan la búsqueda de información de una manera más ágil y eficaz a los usuarios.

Por ejemplo, la biblioteca de la Universidad Iberoamericana (UNIBE), la de la universidad Acción Pro Educación y Cultura (APEC), la del Instituto de Santo Domingo (INTEC), la de la Universidad Nacional Pedro Henríquez Ureña (UNPHU), la de la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra (PUCMM), la de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), la de la Fundación Global Desarrollo y Democracia (Funglode) y la del Banco Central son híbridas.

Dentro de los servicios que ofrecen estas instituciones está el acceso al catálogo en línea, el cual agrupa de manera resumida los recurso que cuenta la biblioteca; algunas tienen múltiples bases de datos, tanto generales como especializadas, “Ebooks” o libros electrónicos, una hemeroteca y enlaces a otros portales proveedores de información.

También se pueden hacer solicitudes en línea, interactuar directamente con el o la bibliotecaria, obtener algún recurso a través del correo electrónico, entre otros.

Aun así, no todas las bibliotecas mencionadas anteriormente ofrecen cada uno de los servicios detallados.

Pero sí brindan algún tipo de servicio que las distinguen de las demás. Por ejemplo, Miriam Michel, directora de la biblioteca de UNIBE, señala que la institución ha firmado varios convenios para que sus estudiantes puedan acceder a los recursos de la Caribbean University de Puerto Rico, a los del Instituto Tecnológico de las Américas (ITLA) y a los de Fudepa, una biblioteca digital de la Universidad de Sevilla especializada en inmigración.

Asimismo, Dulce María Núñez de Taveras, directora del sistema de bibliotecas de la PUCMM, resalta que en su sitio electrónico se encuentra una gran compilación de archivos de audio y videos que apoyan el material bibliográfico de la entidad, así como el acceso a los recursos de la biblioteca por medio de los teléfonos inteligentes y la actualidad que tienen cada uno de sus materiales.

Cada entidad detalla el tipo de servicio que ofrece al inicio de su portal, y además, tienen un metabuscador que reduce al mínimo la aparición de información no relacionada con el tema en cuestión.

Esa cualidad hace la diferencia entre los portales webs de las bibliotecas y el libre acceso a la red.

Beneficios
Entre los beneficios de los portales virtuales de las bibliotecas, Miriam Michelle habla de un servicio sin límites, que se puede ofrecer las 24 horas, los siete días de la semana y desde cualquier parte del mundo.

También, Giovanna Riggio, directora de la biblioteca de APEC, dice que el acceso multiusuario y la ausencia inconvenientes con relación al préstamo de libros se suman a los beneficios.

Eloisa Marrero, directora de la biblioteca de la UNPHU, agrega que al no tener la internet un criterio de selección de información, ya que todo es válido, en los portales de las bibliotecas la información está debidamente seleccionada y catalogada, lo que acorta el tiempo de búsqueda y valida la calidad de los datos.

Aunque la directora de la biblioteca del INTEC, Lucero Arboleda de Roa, no cree en la separación del concepto biblioteca, porque piensa que lo importante es el mensaje no importa el soporte por el cual se lleve.

Opina que otro beneficio de los portales sería el acceso a un sinnúmero de libros a un menor costo.

“Yo no hago la gran dife- rencia entre la biblioteca tradicional y la nueva biblioteca (híbrida) que no sea en el potencial que nos dan esos nuevos recursos para que puedan llegar a más personas de manera más fácil sin tener que desplazarse físicamente”, apunta.

Obstáculos
El costo de convertir una biblioteca tradicional a una híbrida es muy alto, según los expertos. Aunque ninguno de los entrevistados dio una cifra exacta sobre los fondos que destinan a su biblioteca cada año, indicaron que podría ascender a miles de dólares, situación que convierte al costo de inversión una de las razones por la cual no todas las bibliotecas dominicanas son híbridas.

“Nosotros invertimos el 60% de los montos asignados para la compra de recursos impresos y el 40% para la compra de bases datos y recursos electrónicos, esto podría ser decenas de miles de dólares anual”, asegura Giovanna Riggio, de APEC.

Otro obstáculo son las limitaciones para quienes utilizan sus recursos. No todos los servicios que se ofrecen en la página web de las bibliotecas mencionadas están disponibles para el público exterior.

En el caso de las bases de datos privados por las cuales se debe pagar un monto específico anualmente, solo tienen acceso los miembros de la biblioteca o de la comunidad académica en cuestión y están protegidas con claves.

El desconocimiento perjudica a usuarios
Aunque la directiva de la biblioteca “Pedro Mir”, de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), una de las más grandes del país, asegura estar al tanto de las nuevas tecnologías en el área de la bibliotecología, se descubre que hay un gran desconocimiento por parte de la comunidad académica de la universidad que no les permite modernizar mejor su sistema.

César Zapata, director de servicios bibliográficos de la entidad, señala que tanto los estudiantes como algunos profesores de las UASD no conocen más que el catálogo en línea y las salas de referencia de la biblioteca.

Cree que la causa del desconocimiento es provocada por algunos factores sociales del que él no tiene control, así como una publicidad escasa.

Por ejemplo, Zapata indica que la biblioteca puso hace unos meses en modo de prueba por tres meses una base de datos especializada en Ciencias Jurídicas, pero que solo cinco estudiantes entraron durante ese período.

“Una base de datos como esa nos costaría varios miles de dólares en el semestre y si solo van a ocuparlas cinco personas no sería muy rentable”, enfatiza.

Aún así, la biblioteca “Pedro Mir” tiene tres bases de datos permanente en su sistema, de las cuales una de ellas es de acceso libre.

Tampoco estos recursos son muy utilizados por los estudiantes y profesores, según Zapata.

También, Zapata resalta la cantidad de material audiovisual que tiene la universidad y que nadie pregunta por ellos.

El maestro afirma que ha habido una reducción en un 50 por ciento de las consultas del catálogo en línea, el cual para los meses comprendidos entre octubre y septiembre del 2009 registró un millón 25 mil 361 visitas y, para ese mismo período del 2012, contabilizaron apenas 564 mil 627. La biblioteca Pedro Mir no maneja un presupuesto, sino que todo lo que necesiten lo deben de canalizar por el departamento de fondos generales que maneja la Vicerrectoría Administrativa de la UASD para su aprobación.

  ¿Desaparecerán las de estilo tradicional?  Al igual que el libro impreso y las librerías, las bibliotecas también son vaticinadas en peligro de extinción. Sin embargo, seis de los siete directores de bibliotecas, quienes son profesionales en el área, aseguran que las bibliotecas tradicionales, llámese el lugar físico donde la persona busca información, no desaparecerá, a pesar de los múltiples beneficios que pueden ofrecer a través de los portales virtuales.

Aquí las opiniones que ofrecieron a LISTÍN DIARIO: 

BIBLIOTECÓLOGOS NACIONALES
UNIBE MIRIAM MICHELLE

“No, porque los costos actuales de la tecnología no están con la biblioteca digital. Son muy altos”.

 INTEC
LUCERO ARBOLEDA

“No, porque el concepto de biblioteca es un concepto paradigmático que resiste el paso de los tiempos”.

 PUCMM 
DULCE MARÍA NÚÑEZ

“No, porque las estadísticas indican que los estudiantes usan muy poco los medios electrónicos para su aprendizaje. La mayoría recurre al libro impreso”.

 ELOISA MARRERO, UNPHU.
“No, porque si la tecnología evoluciona, también ellas (las bibliotecas) tienen que evolucionar, pero no desaparecer”.

 CÉSAR ZAPATA, UASD.
“No, porque existe un tipo de relación con el libro en papel que no se puede tener con el libro digital o ebook.

Ambos van a convivir al igual que como lo han hecho la televisión y la radio”.

 GIOVANNA RIGGIO, APEC
“No, porque una biblioteca es un espacio de la universidad de aprendizaje y sociabilización más que el trámite de pedir un libro prestado”.

 ELVIS SOTO, BANCO CENTRAL
“Sí, porque va a llegar un día en que no se va a mover una gente a una biblioteca a buscar un libro ni ninguna información. Eso va a ser historia”.

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario Contraseña    
 
 
Más en Ventana