Ventana 28 Octubre 2012
0 Comentarios
Tamaño texto
PATRIMONIO
Una ayuda para Santa Bárbara
TRES ENCLAVES HISTÓRICOS DE LA CIUDAD COLONIAL AMERITAN DEL CUIDADO DEL ESTADO Y LA SOCIEDAD
Indhira Suero
Santo Domingo

Varios residentes y turistas del sector Santa Bárbara piden a las autoridades el mantenimiento y protección de la Iglesia de Santa Bárbara, el Fuerte y la Negreta. En una visita a estos enclaves históricos se pudo observar que el vandalismo, la basura y el descuido consumen, poco a poco, estos remanentes de la época colonial.

Iglesia Santa Bárbara
A finales del siglo XVI este templo se construyó a base de palma real para que en él se congreraran los obreros que trabajaban en la construcción de la cuidad colonial. Más tarde, durante el siglo XVII, se reconstruyó en piedra, luego de haber sido afectado por un huracán. Para la historia patria este templo posee una que en ese lugar se bautizó al patricio Juan Pablo Duarte. el 4 de febrero de 1813.

Hoy día, los moradores de la zona muestran su preocupacíón ante el futuro del monumento debido a que tanto las paredes exteriores, como interiores se han visto afectadas por las filtraciones y el herrumbre.

“La iglesia posee un abandono extremo ya que las autoridades no recuerdan que también esto es un monumento histórico.”, expone Dianela Hérnandez, quien posee 38 años en la zona. “En el fuerte pasa lo mismo y posee la desventaja de que al estar más alejado, no posee iluminación, ni protección, lo que lo convierte en las noches en un nido de delincuentes y de orgias”, agrega.

Fuerte
Posee rampas y plataformas de tiro. Su emplazamiento “le permite dominar parte de la Ciudad y el río Ozama, defendiendo el flanco noreste.” Además conserva el Camino de Ronda que lo comunicaba con otros fuertes.

El Fuerte de Santa Bárbara, es conocido por su papel como uno de los puntos de defensa más estratégicos durante la época de la colonia, construido por los conquistadores españoles en el siglo XVI.

“Es sorprendente que el fuerte este abandonado por completo. Da pena que un sitio histórico como este no tenga las condiciones necesarias para que los turistas lo visiten, creo que se deben de tomar cartas en el asunto y que su habilitamiento debe incluirse dentro de las acciones de restauración de la zona”, expresa Mirtha Guevara, residente de la zona.

La Negreta
La primera calle del antiguo recinto amurallado de la ciudad, luce en la actualidad un estado de abandono y arrabalización que no merece. De acuerdo a la página web ecoportaldominicano.

com , el lugar recibe el nombre de “La Negreta” debido a que, según refiere la tradición, allí existió en los días de la colonia un edificio destinado a la guarda de esclavos negros, cuyas ruinas podían apreciarse hasta hace unos años. “El pueblo designó la vivienda, desde tiempo inmemorial, como “Casa del Diablo”, porque supuestamente se veían en ella duendes y fantasmas durante las noches”, asegura el portal.

Ese domicilio fue derribado y en la actualidad es una casa de familia.

En esta calle no se encuentra un letrero que indique el valor histórico que posee, ni ninguna otra referencia que pueda servir de guía al visitante.

En cierta medida su estado recuerda al título de la novela del escritor Pedro Vergés, “Solo cenizas hallarás (bolero)”.

 EN BUSCA DE SOLUCIONES  
¿Qué hacer?
Para María Pía Quiroz, colombiana de visita en el país, hay muy poco cuidado en estos lugares, lo que atribuye tanto a la sociedad como a las autoridades.

“Es una pena, porque se ve que tienen muchas riquezas culturales que no saben apreciar en su justa medida.

Pienso que se necesita más conocimiento y educación en torno a ellos para que así se puedan valorar y cuidar, expresa la turista. “Además es una pena que sea difícil encontrar información histórica, para quienes como yo desean investigar la época de las colonias”, agrega.

Mientras que para Payo Puesan, quien tiene 63 años viviendo en la zona la situación “no pinta nada bueno” .“Si el Estado quisiera tomara en cuenta unos estudios que se habían hecho y que indican cómo restaurar estos espacios.

De no tomarse acciones para el cuidado del Fuerte y de la Iglesia, en cualquier temblor se derrumban. Aparte de que las raíces de los arbóles están rompiendo todas las piedras”, asegura.

Los ciudadanos esperan que dentro de los trabajos de remozamiento del barrio Santa Bárbara, que realiza el Ayuntamiento del Distrito Nacional, se incluyan estas construcciones, símbolos de una época que marcó un antes y un después en el devenir de la isla y de sus habitantes.

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario Contraseña    
 
 
Más en Ventana