Listin Diario Logo
22 de junio 2017, actualizado a las 12:27 p.m.
Suscribete al Listin Diario - News Letter
*
Santo Domingo
Clima Actual22ºC30ºC
Ventana sábado, 22 de agosto de 2009
0 Comentarios

ESPECTADORA 7504

Energía humana, fuente de paz*

Jennifer Marline
rb.jennifer@gmail.com

El lienzo es una explanada de luz (evoca la página en blanco que nos confronta y nos intimida) donde el trazo firme, consistente, acertado de la artista Iris Pérez fija su narrativa de la imagen.

La explanada de luz es un universo que existe anterior al trazo, la artista, como una taumaturga, ordena los elementos en él, ensayando una armonía, sin destruir la luz, sin apagarla; valiéndose de un espacio, como quien urbanizara una comunidad, la artista puebla ese universo con su creación: la luz empieza a estar habitada.

Inicia, así, una equilibrada coexistencia, basada en la templanza y la serenidad que caracterizan la pieza.

La paz puede leerse sin brumas en la luz abundante del lienzo, compuesta en una vasta quietud, a través del trazo, de los habitantes, de los movimientos y sus impulsos sostenidos, de los colores y su afinado concierto.

No hay desenfoque, ni una muchedumbre de elementos para provocar la sobre-estimulación heredada de las prisas publicitarias.

En cambio, predomina un estilo madurado, límpido, que ha logrado la síntesis en la representación del concepto; la necesidad cada vez menor de una variedad de elementos para la representación (imaginar dos o tres trazos para dar sentido a la luz del lienzo).

Ojos cerrados, tristeza, perplejidad, inocencia, alegría: todas son expresiones retratadas por sutiles movimientos que construyen los pequeños (y los grandes) significados, como puntos seguidos, algunos apenas perceptibles por la mirada que lee el conjunto de la pieza. El dominio del trazo complementa la visión de la artista, quien es capaz de insertar cada detalle en la totalidad del concepto y, además, hacer de cada detalle una materia tan viva.

El blanco brillante y extenso; el negro con sus degradaciones, sombreados grises que surgen apenas como un soplido sobre el lienzo; el rojo que encarna los corazones, y los une, con una línea ligera, suave, como si buscara crear una unión sin violentar la libertad de cada uno, como si esa unión estuviese sujeta únicamente a la voluntad.

Doce personajes habitan la luz, nos miran en primer plano, sin muchas dimensiones más que las múltiples lecturas que pueda darle el espectador a sus expresiones, sus características, a los roles que cada uno interpreta en el cuadro. A pesar de sus diferencias, (la paz también puede leerse desde sus rostros, desde la prudente distancia en que se encuentran unos de otros) están unidos por el lazo de sus latidos tejidos en una idea de energía, unísona, con poder suficiente para gestar la paz.

*Pintura de la artista Iris Pérez, seleccionada en la 25 Bienal Nacional de Artes Visuales

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario
Contraseña

Más en Ventana

    Descubre