Listin Diario Logo
25 de junio 2017, actualizado a las 02:47 p.m.
Suscribete al Listin Diario - News Letter
*
Santo Domingo
Clima Actual22ºC30ºC
Ventana sábado, 14 de noviembre de 2009
0 Comentarios

FOLCLORE

Jarabacoa, siempre lista para vivir sus tradiciones

DOS DÍAS DEDICADOS AL DISFRUTE Y ANÁLISIS DE LA CULTURA TRADICIONAL DOMINICANA

  • Jarabacoa, siempre lista para vivir sus tradiciones
    Los miembros del Grupo Folclórico Anacaona de Jarabacoa. Desde 1847 se dedican a bailar y promover bailes como el carabiné, la yuca, la polca y el valse.
Yaniris López

Jarabacoa, La Vega.- El folclore no es un baile; tampoco una comparsa de carnaval. Pero bailar una mangulina o ponerse una careta en tiempos de carnaval es, por ejemplo, hacer folclore. Es así si se parte de su definición más aceptada: la que indica que folclore es el conjunto de tradiciones que identifican a un pueblo. Tan ambiguo resulta el término folclore para gran parte de la población dominicana que, a veces, incluso para los más entendidos en asuntos culturales, formar parte de  una convivencia folclórica resulta una experiencia enriquecedora en todos los aspectos.

La experiencia tuvo lugar el pasado fin de semana en Jarabacoa. Los protagonistas del acto que auguró que dos días no serían suficientes para completar la agenda programada por la Dirección Nacional de Folklore (Dinafolk) fueron los integrantes del Grupo Folclórico Anacaona de Jarabacoa. ¿Edad de sus miembros? Entre 56 y 82 años. Es un grupo de viejitos, reconocen con orgullo. Sus bríos, sin embargo, sus movimientos, sus ganas de vivir y sus intenciones de perdurar la tradición rozan los 16. Desde hace unos 20 años se dedican a viajar por el país y, sin tomar en cuenta rigurosas coreografías ni complicados ejercicios danzarios, muestran al público cómo se baila el valse, la mazurca, la polca, el carabiné y otros bailes típicos y folclóricos dominicanos. En esta ocasión lo hicieron en la sala capitular del ayuntamiento de Jarabacoa. Reynaldo Antonio Abreu, encargado del departamento de cultura del ayuntamiento, ilustró con acertadas informaciones la historia del grupo y cada pieza tocada y bailada.

Nos enteramos que la primera generación de bailadores del grupo comenzó sus andanzas en 1847, más o menos, en esos bailes de enramadas y galleras que alegraban los pueblos e inspiraban a pintores y cantores; y que la quinta generación, hombres y mujeres entre los 35 y 50 años, se prepara para seguirle los pasos con el mismo entusiasmo. Valorando sus esfuerzos y sus contribuciones culturales al municipio, a la provincia y al país, la directora nacional de Folklore, Xiomarita Pérez, los invitó a mantener la tradición entregándoles un pergamino de reconocimiento. La acompañó Orlando Lora, subsecretario de Cultura con asiento en La Vega.

Identidad dominicana

Un aguacero entre montañas, cuando llega sin avisar, obra maravillas en un grupo de gestores culturales, bailadores y bailarines folclóricos, periodistas y jóvenes interesados en difundir y defender su cultura tradicional. El escenario de la tertulia fue uno de los tantos pasillos del Centro Salesiano de Pinar Quemado. Azuzado por Xiomarita Pérez, el debate se concentró en buscarle aristas, aciertos y contradicciones a la identidad cultural dominicana. ¿Se está apoderando el comercio indebidamente de las tradiciones dominicanas y sacándoles provecho económico desvirtuando sin reparos sus orígenes, su esencia? ¿Deben todas las provincias dominicanas tener, necesariamente, una identidad carnavalesca que los distinga del resto? ¿Quién decide qué es tradición, qué es folclore, qué es cultura? ¿Valora el dominicano sus tradiciones culturales? ¿Debe enseñarse el folclore? Las preguntas se respondían con el mismo ímputu con que eran lanzadas. Las investigaciones folklóricas exitosas y  fallidas, el rol de los medios de comunicación en la difusión de los temas culturales y los aportes de algunos dominicanos pioneros en la  música, el baile y el folclore llenaron las horas nocturnas del sábado 7.

A modo de conclusión, se determinó que no basta con querer conservar y promover las tradiciones a través de investigaciones y encuentros si las autoridades arman los congresos y los debates, recogen las impresiones y luego engavetan los resultados y las propuestas. Urge tomar acciones encaminadas a desenredar los términos referentes a folclore, cultura e identidad. Y todos coincidieron en que el dominicano, en general, debería dedicarle más tiempo a estudiar, vivir y disfrutar su folclore. 

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario
Contraseña

Más en Ventana

    Descubre