Listin Diario
31 Octubre 2014, Santo Domingo, República Dominicana, actualizado a las 12:24 PM
Religión/Senderos 30 Diciembre 2012
0 Comentarios
Tamaño texto
REFLEXIÓN
La palabra se hizo carne
Compartir este artículo
Teresa Valentí Batlle. M.C.J.

La Palabra se hizo carne y acampó entre nosotros”. Puso su tienda como un transeúnte, un emigrante, que tendrá que ir de un sitio a otro al poco tiempo de nacer. La bondad y humanidad de Dios se hacen visibles en Jesús. Dios está más allá de la capacidad de nuestros ojos, de nuestro cerebro y de nuestra imaginación, es demasiado grande para que lo abarque nuestra mente.

Pero tenemos un medio de saber cómo es Dios: mirando a Jesús.Vamos a hacer la composición de lugar. Entremos en el establo y observemos lo que pasa.

Vemos a un niño pobre, nacido en lo marginal de un pueblo pobre. No en Jerusalén, no en el Templo, no en la clase levítica o sacerdotal, no de padres fariseos.

Hijo de trabajadores pobres, anunciado a desprestigiados pastores. Su cuna es un pesebre.

Nació en una cuadra.

La gloria del Señor resplandece en todo este ambiente.

Lo que resplandece es la sencillez, la mirada de María y José.

Su poder será la compasión que le llevará a curar.

Su templo será el corazón del pobre. Dios está con los que le necesitan. Dios viene para salvar no para oprimir.

En la contemplación de la cueva de Belén reconocemos la “señal”. Él ha venido a librarnos de toda religión que infunda temor, por eso el Dios de Jesús es para nosotros: “buena y alegre noticia” “nos ha nacido un salvador, el Mesías, el Señor”.

La Navidad consiste en vivir una experiencia interior humilde ante Dios. Lasgrandes o pequeñas experiencias de la vida son un regalo, pero, de ordinario, sólo las viven quienes están dispuestos a recibirlas. Hay que prepararse por dentro, este es el reto que nos lanzaba el tiempo de Adviento.

Emmanuel significa “Dioscon nosotros”. Abandonémonos a este Misterio con confianza. Si nos abrimos a Él, lo sentiremos cercano y amigo. Ese “Dios con nosotros” está sosteniendo nuestra fragilidad, nos hace vivir en otra onda, se hace cómplice... Jesús no es como las personas que nos quieren desde fuera. Dios está en nuestro mismo ser: “Esta experiencia del corazón es la única con la que podemos comprender el mensaje de fe de la Navidad: Dios se ha hecho hombre”. (Karl Rahner, s.j.) Ya nunca estaremos solos.

Dios está contigo, conmigo y con todos, de cualquier raza, pueblo o nación.

 

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario Contraseña    
 
 
Más en Religión/Senderos