http://images2.listindiario.com/image/article/221/680x460/0/98890248-F06E-46FC-85ED-EEAC2824DB4A.jpeg
Listin Diario
28 Agosto 2014, Santo Domingo, República Dominicana, actualizado a las 1:21 AM
Religión/Senderos 25 Septiembre 2010
Comentarios 1 - último digitado en 1 Oct a las 3:30 PM
Tamaño texto
DOS MINUTOS
El pobre imbécil y el pobre Lázaro
Compartir este artículo
Luis García Dubus
Santo Domingo

El tema de la parábola que aparece en evangelio de hoy (Lucas 16,19-31) es muy simple. Habla de una persona rica que vive regodeándose y gozando de su fortuna. La gente lo llama el rico epulón. Epulón es un adjetivo, no un nombre, y significa “el que vive para darse gusto”.

Entretanto, sin que al rico le importe en absoluto, hay a su lado un hombre pobre que termina muriendo hambriento, enfermo y solo.

Este otro sí tiene nombre. Se llama Lázaro = Eleazar = Dios ayuda.

La cosa termina en que aquel que tantos gustos se daba termina en el infierno del fracaso.

La razón del fracaso de su vida no es, ciertamente, el hecho de que fuera rico, sino el hecho de que no ha ofrecido su ayuda al pobre enfermo y hambriento que se consumía a su puerta.

A él podía aplicársele la siguiente frase: “Quien cierra los oídos al clamor del necesitado no será escuchado cuando grite” (Proverbios 21,13) Al pobre rico – “quien más bien parece que era un imbécil” – como escribe Augusto Guerra, – sólo le faltó ver, descubrir a Jesucristo en Lázaro y compadecerse de él.

*****

¡Qué difícil es que llegue a tener compasión aquel que ha triunfado económicamente y vive para darse gusto e importancia! Y la vida de quien tiene de todo, pero no tiene compasión, termina en un fracaso total. Esto lo hemos visto una y mil veces. El recordado P. Dubert, modelo de humildad y sabiduría, escribió que era “muy difícil encontrar ricos que oyeran la llamada del Señor para hacer disfrutar a otros de su bienestar económico”.

Y así se pierden del más grande placer humano, la mayor realización que una persona puede experimentar: abrirse al amor de Dios, y recibir un amor que se desborda en forma de compasión con los otros.

La persona que recibe esto, se da cuenta de que lo que tiene – sea dinero, conocimientos, posiciones – sea lo que sea, es algo que ha recibido, y que usarlo para hacer bien a los demás es la única forma cristiana y eficaz de lograr su propia felicidad.

La pregunta de hoy: ¿Qué significa tener compasión? Compadecerse no es tenerle pena a alguien, sino más bien compartir con alguien su pena. (Compadecer es “padecer con”) Jean Vanier, fundador del ARCA, afirma: “Compasión es una palabra llena de sentido. Significa sufrimiento...

aceptar en mi corazón el dolor del tuyo. Tal vez no pueda aliviar tu dolor, pero al comprenderlo y compartirlo, te hace posible soportarlo de una manera que enaltece tu dignidad y te ayuda en tu propia superación”.

El mejor ejemplo de lo que significa compasión lo tenemos, naturalmente, en la persona de Jesucristo.

Y quizás la mejor descripción en la parábola del Buen Samaritano (Lucas 10,35) Allí aparece Él auxiliándonos a usted y a mí cuando caemos heridos por la vida.

“Dichosos los que saben usar sus riquezas, de cualquier tipo que sean, para hacer el bien a los demás sin orgullo, ni prepotencia, ni vanidad, porque serán felices, y harán felices a los que los rodean”.

Monseñor Ramón Benito de la Rosa y Carpío.

NOTA Si usted puede, no se pierda los artículos del P.Marte en el semanario Camino. ¡Excelentes!

COMENTARIOS 1
Comentó: jayarcu
De: Estados Unidos
Hay que aclarar que, si la“parábola”se lee con rigor, el samaritano no era seguidor de Jesús, de hecho, posiblemente no sabía de su existencia. Entonces ¿por qué el crédito se le da a Jesús? Una parábola, según el diccionario de la Real Academia, significa “narración de un suceso fingido”
Convenientemente, monseñor no menciona los versículos del mismo capítulo:
"Pero en cualquier ciudad donde entréis y no os reciban, salid a sus calles y decid:
'Aun el polvo de vuestra ciudad que se ha pegado a nuestros pies, lo sacudimos contra vosotros. Pero sabed esto: que el reino de Dios se ha acercado.'Os digo que en aquel día será más tolerable para Sodoma que para aquella ciudad. LUC 10:10-12
Nada de democracia, totalitarismo puro, aceptas lo que digo o te vas al infierno. No se ve muy bien como acto de compasión. ¿qué opinan los demás?
1 Oct 2010 3:30 PM
Reportar como inapropiado
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario Contraseña    
 
 
Más en Religión/Senderos