Listin Diario
24 Octubre 2014, Santo Domingo, República Dominicana, actualizado a las 6:07 PM
Santo Domingo
34ºC22ºC
Nuestra Música
MERENGUE.

El merengue y la bachata son los ritmos musicales que más se difunden en la República Dominicana.  El Merengue es un baile folklórico dominicano que se ha difundido ampliamente y que muchos consideran como el baile nacional dominicano.

Según Fradique Lizardo, el merengue se desprende de una música cubana llamada UPA, una de cuyas partes se llamaba merengue. La UPA pasó a Puerto Rico, de donde llegó a Santo Domingo a mediados del siglo pasado. Otros estudiosos del merengue consideran incierto el origen del merengue y todavía se realizan investigaciones.

Coreografía
La coreografía del merengue se reduce a lo siguiente: El hombre y la mujer entrelazados se desplazan lateralmente en lo que se llama "paso de la empalizada", luego pueden dar vuelta hacia derecha o izquierda. Esto constituye el verdadero "merengue de salón", en el cual las parejas no se separaban jamás. Existe también lo que se conoce con el nombre de "merengue de figura" en el cual las parejas hacían múltiples evoluciones y adornos o "floreros" como se le llamaba, pero siempre sin soltarse.

El merengue genuino y auténtico solo sobrevive en las zonas rurales. La forma tradicional del merengue ha cambiado. El paseo desapareció. El cuerpo del merengue se ha alargado un poco más y en vez de 8 a 12 compases a veces se le ponen desde 32 hasta 48. El jaleo ha sufrido la introducción de ritmos exóticos que lo han desnaturalizado.
BACHATA.

La Bachata, que tiene la guitarra como instrumento principal,  es un ritmo derivado del bolero, sobre todo del llamado bolero latinoamericano de los años 30 al 50. Su baile es más lento que el merengue y emergió en las áreas rurales de la isla durante los años 60.

Sus letras están orientadas a la relación de parejas, sobre todo al desamor, por eso también es conocida como "canciones de amarge".

A partir de los años 80 la bachata experiementó una cierta transformación y actualmente es admitida por todas las clases sociales.

Juan Luis Guerra abrió las puertas del mundo para la bachata. Su producción Bachata Rosa es una hermosa pieza musical que rompió las barreras de las clases sociales dominicanas.
CANCIONES Y JUEGOS INFANTILES.

Xiomarita Pérez
La infancia es la edad de oro, como la llamó el patriota y escritor cubano José Martí.  Es el tiempo de las risas, los sueños, los mimos y los juegos.  ¿Qué niña o niño no ha jugado? No importa la raza, la religión, las condiciones socioeconómicas o el lugar de origen.  Todos hemos pasado por esa etapa y aún conservamos frescos, en la memoria, aquellos juegos que nos acompañaron en el discurrir de nuestra niñez.

Quizá por la carencia de carritos automáticos, muñecas Barbie, cubos para armar, los únicos juegos que había en los parques infantiles y colegios eran el sube y baja, los columpios y el trompo giratorio mecánico.  Los padres llevaban a sus hijos s estos parques sólo los domingos en las tardes.

Los infantes se divertían con juegos creativos que los estimulaban física y mentalmente.  Los juegos de ronda, los fabricados por los propios niños y los que sólo necesitaban del cuerpo formaban parte de los numerosos pasatiempos espontáneos.  Sus beneficios residían en que los  hacían sudar y contribuían a que los niños y niñas desarrollaran sentimientos afectivos tan necesarios para su equilibrio socio-emocional.

¡Detenerse en el tiempo! Recrear esa hermosa e inolvidable etapa de nuestra vida es lo que he pretendido hacer con esta recopilación en la que dejo plasmados aquellos juegos de mi infancia.

La mayoría de estas canciones juegos nos llegaron de España y esta los recibió de la presencia mora en sus tierras durante la Edad Media.  De ahí que el romancero español esté cargado de ellos.  La presencia española en tierras de Santo Domingo desde finales del siglo XV hizo posible la asimilación de una gran parte de su cultura y, como es natural, del folklore incluyendo el cancionero infantil.

Con el transcurso de los años y siglos, las niñas y los niños, con esa imaginación creativa que los caracteriza, reprodujeron y transformaron estos juegos:  añadieron, cambiaron o quitaron elementos, frases, sujetos y estrofas.  En la presente ocasión, presento una selección testimonio de mis vivencias infantiles allá en Puerto Plata, que podría diferir en ritmo, frases y longitud de los conocidos por otras personas y en otras regiones.

No puedo dejar de mencionar los aportes que en el campo de la investigación folklórica dominicana ha realizado la estudiosa Edna Garrido, contenidos en su libro Folklore de Santo Domingo, el cual me ha servido de texto de consulta y referencia.

En estos juegos, curiosamente,  se advierte cómo siendo  tradicionales e infantiles, de uso y disfrute de niños y niñas, en contraste sus letras no son “infantiles”, más bien reflejan el tema amoroso en muchos casos.

Otro aspecto notable radica en la escasa alusión al elemento negro en nuestro folklore infantil, a pesar de su presencia se verifica inocultablemente en nuestra constitución étnica y en nuestra herencia cultural.  Desde luego, se encuentran excepciones de la señalada ausencia y para confirmarlas aparecen las canciones.

La pájara pinta

Coro:
    Estaba la pájara pinta
    Sentada en su verde limón,
    Con el pico recoge la rama,
    Con la rama recoge la flor.
    ¡Ay, ay, ay, pero que dolor!
    Que me duele el corazón.

Solo
    Daré la media vuelta,
    Daré la vuelta entera,
    Daré un pasito atrás,
    Haciendo la reverencia.

    Pero no, pero no, pero no,
    Porque me da vergüenza,
    Pero sí, pero sí,
    Porque te quiero a ti.

(No se incluye la siguiente estrofa. En otra versión que recoge Edna Garrido, aparece como segunda).

Solo
    Me arrodillo a los pies de mi amante,
    Me levanto fiel y constante.
    Dame esta mano, dame la otra,
    Dame un besito de tu linda boca.

Forma de jugarlo
Un círculo de niños agarrados de las manos dan vueltas mientras cantan.  En el centro una niña canta la tercera estrofa gesticulando lo que canta, mientras las demás sólo aplauden; en el último verso escoge a la que la sustituirá y la coloca en el medio.

Arroz con leche

Coro:    
    Arroz con leche
    Se quiere casar
    Con una viudita
    De la capital,
    Que sepa tejer,
    Que sepa bordar,
    Que ponga la aguja
    En su mismo lugar.

Viudita:
    Yo soy la viudita
    Del conde Laurel,
    Me quiero casar
    Y no encuentro con quién.

Coro:    Por ser tú tan bella
    Y no encuentras con quién,
    Escoge a tu gusto,
    Que aquí tienes cien.

Viudita:
    Contigo sí,
    Contigo no,
    Contigo mi vida
    Me casaré yo.

(En la segunda estrofa (de la viudita) existe una variante: “yo soy la viudita / la hija del rey…)

Forma de jugarlo
Se forma una ronda.  En el centro se coloca la viudita y se recita la canción en forma de diálogo.  Mientras las niñas hacen el coro, van girando y se detienen cuando la viudita canta.  Mientras la viudita canta los últimos cuatro versos, señala a tres niñas de la ronda y se arrodilla delante de la última (“contigo mi vida me casaré yo”), la toma de la mano y se intercambian lugares, de manera que la niña señalada ocupa el centro y la anterior viudita entra a la ronda.

Una tarde de verano

    Una tarde de verano,
    Una tarde de verano,
    Me invitaron a un paseo,
    Me invitaron a un paseo.

    Al doblar por una esquina,
    Al doblar por una esquina,
    Me encontré con un convento,
    Me encontré con un convento.

    El convento estaba abierto,
    El convento estaba abierto,
    Bajaron cuatro monjitas,
    Bajaron cuatro monjitas,
    Todas vestidas de blanco,
    Todas vestidas de blanco.

    Me sacaron una silla
    Me sacaron una silla,
    Para recortarme el pelo,
    Para recortarme el pelo.

    Anillito de mi dedo,
    Anillito de mi dedo,
    Cinturón de mi cintura,
    Cinturón de mi cintura,
    Que me aprieta la asadura,
    Que la tengo media dura.

(Las dos últimas estrofas no aparecen en el libro de Edna Garrido.  Visto es, como dije en la introducción, que las niñas y niños transforman los juegos con su imaginación creativa y ocurrencias repentinas.)

Forma de jugarlo
Todas las niñas y los niños forman un círculo.  Este se mueve mientras cantan agarrados de las manos.  A partir de la cuarta estrofa, se sueltan de las manos y ejecutan las acciones que describen las estrofas.