Listin Diario
23 Octubre 2014, Santo Domingo, República Dominicana, actualizado a las 2:10 AM
Santo Domingo
34ºC22ºC
PARQUES DOMINICANOS
Ecoparque de la Paz
Por Yaniris López

Si existe la imagen del parque perfecto, debe ser muy parecida al Ecoparque de la Paz, un lúdico bosque en la comunidad Ojo de Agua, en la provincia Hermanas Mirabal, que sirve de esparcimiento a los comunitarios y de atractivo para los visitantes que, en la mayoría de los casos, se acercan para conocer la casa materna de las hermanas Mirabal, ubicada a pocos metros del lugar.


Se trata de un jardín botánico abierto que, según sus patrocinadores, es un símbolo de esperanza, una expresión de libertad, de sueños y de fuerza vital donde la vida “se expresa en cada hojarasca que mueve el viento y en cada mariposa que revolotea”.

¿Sus mayores atractivos? La enorme colección de plantas endémicas y nativas del país que se muestra en casi 16,000 metros de espacios verdes, el concepto ecológico que prima en toda la estructura  y la oportunidad que brinda a locales y viajeros de sentirse parte de la naturaleza.

El botánico de Ojo de Agua
¿Le gusta la naturaleza y recrearse en ella? ¿Ha visto alguna vez un ojo de agua? ¿Le gustaría conocer y tocar las plantas endémicas y nativas del país, notar la diferencia entre una caoba y un almácigo o saber para qué sirve el noni? Disfrutará, entonces, dar un paseo por el Ecoparque de la Paz, un sitio enteramente ecológico ideal para caminatas, horas de lectura y contemplación.

El botánico es una iniciativa del Ayuntamiento municipal de Salcedo, de la Fundación Hermanas Mirabal, del Jardín Botánico Nacional, del Ministerio de Medio Ambiente y de la Oficina Técnica Provincial.

Como se lee en el afiche de la entrada, “la belleza de este paisaje quiere perpetuar el amor a la naturaleza de las mujeres comprometidas, especialmente de Patria Mirabal, de la que doña Dedé dice: fue la inspiradora de los jardines de Conuco”.  

En el parque se mantienen erguidos gigantescos cocoteros sembrados por Camilito, el bisabuelo de las hermanas Mirabal.

Calzadas de piedra, bancos de madera, ojos de agua, la réplica de un horno de cal y troncos huecos de árboles viejos que Jacqueline Acevedo, una de las jardineras del parque, ha rellenado de pintorescas florecillas, llaman la atención de los visitantes.