Listin Diario Logo
24 de abril 2017, actualizado a las 11:05 a.m.
Suscribete al Listin Diario - News Letter
*
Santo Domingo
Clima Actual22ºC29ºC
Puntos de vista martes, 21 de marzo de 2017
1 Comentarios

EN LA RUTA

Maldita delincuencia

César Duvernay

Cual si fuese el drama de nunca acabar, las garras de la delincuencia siguen haciendo estragos al cuerpo social del país. Los eventos criminales y que en algún momento las esferas oficiales tildaron de percepción, se reproducen con pasmosa continuidad y de forma irreverente.

En menos de una semana la prensa registra más de media docena de muertos y heridos en acciones delictivas, donde la maldad de los antisociales hace burlas a las explicaciones estadísticas, y  donde sin respetar siquiera los símbolos del respeto, no parece detenerse ante nada ni nadie.

Los robos, asaltos y atracos se producen sin importar la hora, el día ni el lugar. No hacen distingo de si la persona es militar, civil, hombre o mujer, tampoco si hay vigilancia, cámaras de seguridad, o si la víctima puede estar armada o con capacidad de respuesta.

En el lapso descrito fue asesinado en Villa Mella, provincia Santo Domingo el  sargento policial Neudy Alcántara Batista, a quien le quitaron su motocicleta y lo despojaron de su arma; en la comunidad Maizal, Valverde, fue muerto el comerciante Genaro Ovalles y los delincuentes también balearon a su hijo menor de edad.

Al vigilante Ramón de la Rosa lo mataron en Bella Vista, Distrito Nacional, para quitarle la pistola cuando hacía servicio; mientras que en Barahona al cobrador de guagua Argenis Joaquín Peña le dieron muerte para llevarle su passola. El caso más reciente fue ayer en el sector Evaristo Morales de la capital, cuando en la persecución a dos delincuentes en fuga, la señora Delci Yapor recibió un tiro mortal mientras transportaba a dos niños al colegio.

Consecuencia de la criminalidad que toca a una persona inocente y nos recuerda lo sucedido  con la ingeniera Francina Hungría cuando en noviembre del 2012 atracadores también perseguidos le balearon el rostro para arrebatarle el vehículo dejándola ciega. Sucesos que muestran la indefensión de la ciudadanía ante una delincuencia desafiante y recurrente,  que armada y en la mayoría de casos motorizada, mantienen en zozobra a la población. La situación es gravísima y reclama de acciones urgentes. A grandes males grandes remedios, y si no se le devuelve la seguridad a las calles no habrá tranquilidad en la nación. La gente no toca los cables eléctricos porque sean blancos azules, negros o rojos, sino porque dan corriente y ya no podemos seguir tratando un cáncer con aspirinas.

COMENTARIOS 1

Comentó: Antuanliseaux
De:
A LA POLICIA HAY QUE SOLTARLE LA SOGA PARA QUE RESUEVA LOS CASOS EN EL MISMO LUGAR Y A COMO DE LUGAR CONTRA LOS DELICUENTES. PORQUE EN REP DOM LA DELICUENCIA ES UN BUEN NEGOCIO PARA VIVIR FACILMENTE. HAY MUCHOS QUE VIVEN DE ELLA EN LA SOCIEDAD DOMINICANA



21 mar 2017 11:00 a.m.
Reportar como inapropiado
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario
Contraseña

Descubre