Listin Diario Logo
03 de diciembre 2016, actualizado a las 01:08 p.m.
Suscribete al Listin Diario - News Letter
*
Santo Domingo
Clima Actual24ºC32ºC
Puntos de vista viernes, 02 de diciembre de 2016
0 Comentarios

PUNTO DE MIRA

Las sospechas me acosan

  •  Las sospechas me acosan
Alfredo Freites
alfredofreitesc@gmail.com

Siempre tengo  sospechas que caen en lo ignoto. Pero bien podrían ser en una cuenta bancaria o  tenaz inocencia. Son indicios que  me lleva a sumir el pensamiento debajo de las noticias. Lo cierto es que de tantos desengaños ya sospecho  la culpabilidad de cualquier  sombra.

En ese rango de desconfianza tengo a los tardos en declarar sus bienes, las sentencias de jueces provisionales o los defensores de los derechos humanos. Debía desglosar o desenrollar este rol para hacer más comprensivo este soliloquio que se manifiesta  posterior a las  crónicas. No son propiamente nauseas pero se reflejan  como contracciones estomacales que  van al cerebro y viajan como interjecciones. A veces tienen timbres graves o agudos, como latigazos soeces.

Frente al teclado trato de ser cauto. Desconfió de la sonoridad a la que me quiere llevar el pensamiento emocional. Lo eludo aunque a veces me contamina. Trato de ser moderado porque todos somos inocentes hasta prueba en contrario. Pero la percepción me presiona a la condena. No es justo, lo sé, pero soy humano y tengo estos desvaríos. Creo ver pillos cuando únicamente son ramas noticiosas que mueve la brisa.

También digo que la falta de declaración de bienes es mal indicio. Es como río que espera aguas turbias para aumentar el caudal. Desde que se anunció el  plazo fatal para figurar  en la nómina del Estado los lentos corrieron a poner sus cuentas claras. El régimen de consecuencias  aún es flojo, pero algo es algo. Otro caso son los defensores de derechos humanos. Tengo el sabor amargo que defienden causas con  titulares asegurados  o son estimulados bajo la mesa para  defender delincuentes.  Ahora hablan francés. Se amenaza con demandar al Estado por violación contra un ciudadano  involucrado en el ingreso de un alijo de drogas. Además, luego de una visita a un penal, alarman con posible motín por la presunta inconducta de un ex policía preso allí.  Tengo una ringlera de sentencias de jueces suplentes que me ponen al borde un soponcio. En muchas de ellas se nota la mano de un sabichoso.  No es que sea caniquinoso, pero en la justicia hay más de un agallú en  busca de sus navidades. La Suprema ha dado  ramplimazos pero no basta con esos cacazos. Habrá que contratar al policía Ripley o darles tingola en salva sea la parte.

Hay un tufo a bandidos.

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario
Contraseña

Descubre