Listin Diario Logo
05 de diciembre 2016, actualizado a las 07:11 p.m.
Suscribete al Listin Diario - News Letter
*
Santo Domingo
Clima Actual24ºC32ºC
Puntos de vista viernes, 02 de diciembre de 2016
0 Comentarios

Católicos veletas

P. ROBERT A. BRISMAN P.

Es sabido por todos que la veleta es un instrumento que sirve para saber o señalar  la dirección del viento. Si aplicamos estas palabras a la actitud de una gran parte de los católicos, podríamos decir que los mismos actúan como si fueran veletas: caminan, giran, piensan y hablan de acuerdo con la dirección del viento o de acuerdo con las circunstancias del momento.

  Hoy estamos experimentando una de las más nefastas actitudes que puede asumir una persona que dice que es creyente en Dios y la Iglesia, y es esta ambigüedad de actitudes frente a muchas situaciones que van en contra del evangelio y la enseñanza de nuestra Iglesia, sobre todo en el aspecto moral. De hecho, la humanidad viene atravesando por diferentes crisis: política, financiera, social, cultural, religiosa, etc. Pero todas estas crisis son causa de una más grande: CRISIS MORAL. La oscuridad en la que está viviendo gran parte de la humanidad se ha infiltrado también en muchas de sus instituciones, y una de ellas es la Iglesia; y cuando decimos Iglesia nos referimos a la familia-pueblo de Dios. Hay muchas tinieblas al interior de la familia de Dios. Y estas se manifiestan en actitudes que asumen o asumimos muchos de los cristianos católicos, -aunque no sólo los católicos-, que dejan poco o nada qué desear. Muchos nos hemos dejado o se han dejado arropar por este relativismo destructor que está permeando gran parte de la vida y fe de los creyentes. Muchos se han o nos hemos convertido en defensores de lo indefendible o en justificar lo injustificable, en una actitud abiertamente contraria a la voluntad y mandatos de Dios. Muchos hemos tomado el evangelio y lo hemos ido adecuando a nuestras necesidades y pareceres, y esto no es más que una traición no sólo al evangelio, sino al mismo Jesucristo, que mandó a sus discípulos a que transmitieran el mensaje del evangelio tal cual ellos lo recibieron, sin cambiarle una sola letra, porque el evangelio es de Cristo; y también nos dijo que seríamos sus amigos si hacemos lo que Él nos manda (Jn 15,14).

  Son muchos los grupos que se han alineado con los poderes oscuros de este mundo y se han catalogado como los verdaderos intérpretes del evangelio haciendo una tergiversación del mismo y aplicándose ellos mismos el calificativo de católicos. Un ejemplo de esto, y de los más sonados, es el grupo pseudo religioso autodenominado “católicas por el derecho a decidir”, que no es más que un grupo feminista-radical-liberal que apoya, defiende y promueve la legalización del aborto, -un lobo disfrazado de oveja-, financiado por organismos internacionales (ONU, UE, IPPF, que es la mayor organización abortista mundial, -cuya filial en Rep. Dominicana es PROFAMILIA-, y que apoyó económicamente a la candidata demócrata a la presidencia de EE. UU. Hillary Clinton, y ese apoyo tiene un precio). Grupos como estos y personas que piensan igual no son más que esos “católicos veletas”: porque piensan que manipulando el evangelio, haciéndole decir al evangelio lo que no dice o proclamando una falsa misericordia y compasión, creen que están en el camino correcto. Ya el mismo Jesús dijo: “el que no obedece uno de los mandatos de la ley, aunque sea el más pequeño, ni enseña a la gente a obedecerlo, será considerado el más pequeño en el reino de los cielosÖ” (Mt 5,19); y también: “enséñenles a cumplir todo cuanto yo les he enseñado” (Mt 28,20); y el apóstol san Pablo: “harán caso a gente hipócrita y mentirosa, cuya conciencia está marcada con el hierro de sus malas acciones” (1Tim 4,2). El verdadero cristiano, seguidor de Cristo, no actúa como una veleta; más bien debe adherirse con todo su ser al mensaje evangélico, con sus exigencias y radicalidad.

  Vemos entonces cómo en algunos países del mundo se están llevando manifestaciones a favor y en defensa de la vida y de la familia natural (padre-madre-hijo). Hay que tener cuidado con la manipulación del lenguaje: no decimos “familia tradicional, sino familia natural”, para no dar la impresión de que si es tradicional pues hay que cambiarlo o modernizarlo. La institución familiar es anterior al Estado y demás instituciones; incluso, es anterior a la misma Iglesia. No fue el Estado ni la Iglesia los que inventaron la institución familiar. El Estado lo único que le corresponde es tutelar este bien natural, y a la Iglesia bendecirlo en nombre de Dios. Pero en muchas sociedades el Estado se ha erigido como dueño y señor de la misma y ahora la ha destrozado con estos “nuevos modelos de familias” que se ha inventado; y hay grupos, personalidades, gobiernos, etc., que están imponiendo a los países más pequeños, -débiles y pobres-, estos modelos aberrantes de familias. Karl Marx anotó claramente en sus Tesis sobre Feuerbach (tesis IV): “si el origen de la familia celestial no es más que la prefiguración de la misma familia terrena humana, es a ésta a la que hay que destruir”. Y Wilhelm Reich, en su libro La función del orgasmo, sostenía que la familia es una construcción enferma y que la liberación sexual sería no sólo la cura sino el nuevo método revolucionario. Esto es lo que muchos cristianos católicos están defendiendo, bajo el manto de un falso concepto de la misericordia y falsos derechos.

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario
Contraseña

Descubre