Listin Diario Logo
02 de diciembre 2016, actualizado a las 05:47 p.m.
Suscribete al Listin Diario - News Letter
*
Santo Domingo
Clima Actual24ºC32ºC
Puntos de vista miércoles, 30 de noviembre de 2016
0 Comentarios

FUNDACIÓN MUCHACHOS CON DON BOSCO

Un chin de miel

Luis Rosario

La violencia se ha incrementado y causan poco impacto las noticias de guerras, atentados y asesinatos. La amabilidad está en crisis, hasta el punto de ver los conflictos como el camino normal para la solución de  los problemas.

Los niños y niñas son educados a la venganza, que se expresa a través de la agresión, incluso física. La amabilidad y la gentileza se han escapado de las aulas. La familia, lugar de expresión más profunda del amor, se encuentra también bombardeada por la violencia que se respira en el ambiente. Son  comparativamente pocas las familias que disfrutan de armonía: muchas se debaten  entre la vida  y la muerte. No es raro que los mismos esposos se conviertan en protagonistas de peleas, discusiones y ofensas mutuas, que   con  frecuencia concluyen en la separación, con el consiguiente desajuste que  a nivel emocional se produce, tanto en ellos, como en sus hijos e hijas.

El cine, la televisión, la Internet, la radio, los medios de comunicación y las letras de las canciones, se han  constituido en escuela de descortesía y violencia. Añádasele a esto algunos “deportes” que, como el boxeo y la lucha libre, encuentran en el público entusiasta acogida y cuya   finalidad no es otra que aprovechar comercialmente los instintos salvajes del ser humano, que se expresan a través de la agresión, la venganza y el  predominio de la fuerza bruta sobre la razón.

Es indispensable superar la etapa primitiva. Parece mentira que el hombre y la mujer que viven la edad de las conquistas espaciales, la globalidad y el desarrollo tecnológico y científico sin precedentes, no hayan podido todavía conquistar un grado de humanidad y trato cortés que les permita vivir en armonía con sus semejantes.

Se requiere desarrollar gestos de amabilidad, de paz y no de violencia. Hay que  aprender a saludar y sonreír a los demás. Es un deber de conciencia compartir amablemente y poner a circular los bienes y valores personales a beneficio de toda la humanidad.

Es agenda impostergable crear un nuevo lenguaje, con palabras amables y de paz, no de violencia. Abandonar las expresiones cargadas de agresividad. La palabra es el puente  principal  de la comunicación y  éste se rompe  cuando no  hay  amabilidad. Los problemas humanos no se resuelven  a través  de la violencia, gritos y peleas. Recurrir a la violencia física o moral es la señal más clara del fracaso de la humanidad: es retornar a la etapa salvaje y primitiva en la que no hay espacio para la razón. San Francisco de Sales, el obispo ginebrino del siglo XVII, que sirvió de inspiración al sistema educativo de Don Bosco,  fue quien acuñó   la expresión: “Se cazan más moscas con un CHIN DE MIEL que con un  barril de vinagre”.

Indicaba así que una palabra respetuosa, bondadosa y amable es capaz de resolver más fácilmente los problemas que los gritos y peleas.

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario
Contraseña

Descubre