Listin Diario
25 Octubre 2014, Santo Domingo, República Dominicana, actualizado a las 1:14 AM
Puntos de vista 5 Marzo 2013
0 Comentarios
Tamaño texto
La diplomacia como motor de desarrollo
(3 de 4)
Compartir este artículo
María Elena Muñoz
marelmunoz@hotmail.com

Sin embargo, este panorama está sufriendo transformaciones importantes, que implican revisiones y adaptaciones, a los nuevos desafíos que ellas han producido en la comunidad internacional, en los últimos tiempos. Uno de ellos, se relaciona con las estrategias de apertura que desde finales del pasado siglo XX, viene planteando la globalización, a las que se agregan los cambios que en razón de la crisis sistémica citada, se están dando en la correlación de fuerzas mundiales, generadores, al decir de expertos, de nuevos escenarios y paradigmas hegemónicos a escala mundial, como es el salto de la unilateralidad a la multilateralidad. Esta última que plantea otras opciones, en varias direcciones del quehacer diplomar\tico- consular, así como perspectivas de armonización entre las conveniencias internas y externas. 

Nos referimos a la aparición de mercados emergentes, idóneos para la actividad exportadora e importadora, así como de novedosas y seductoras ofertas en el campo de las inversiones; entre los cuales, están aquellos países ubicados en meridianos que antaño por lejanos eran impensables, como la India, los del sudeste asiático, aparte de otros, que en ese y otros continentes, por barreras intangibles, eran inalcanzables; tal los de la antigua Unión Soviética y China Continental, en tiempos de la Guerra Fría. Aunque en algunos de estos países, pasadas gestiones gubernamentales, ya habían establecido relaciones diplomáticas directas y con otros de carácter comercial, quedan aquellos con los que es necesario dadas sus destacadas proyecciones en el ámbito internacional, proponerse la creación de vínculos y con los existentes fortalecerlos y/ o profundizarlos; los cuales a partir del interés nacional, se identifiquen con cualquiera de estas modalidades, o en su defecto las concurrentes, hasta que se creen condiciones de acudir a las tradicionales, antes citadas. 

Un ejemplo que se ubica certeramente en esta última vertiente, es Vietnam, país asiático que logró en el marco de la unificación mirar hacia el futuro, la paz y el desarrollo, luego de salir airoso de un secular y traumático proceso fratricida, plantea para nosotros promisorias posibilidades en áreas vitales para el desarrollo como es la producción energética, así como otras ligadas a la economía agroexportadora, la industria automotriz y la de la construcción, entre otras. Dirigidos a estos renglones, Vietnam exhibe altos volúmenes de fabricación de vehículos pesados tractores, cavadoras, maquinas despulpadoras y cortadoras de arroz entre otros implementos agrícolas, así como plantas ensambladoras de autos y fábricas afines para la producción de piezas, repuestos, etc. 

Permaneciendo en los meridianos orientales, debemos señalar que si bien es cierto que desde hace algunos años mantenemos relaciones comercia les con China Continental, las diplomáticas, están sujetas a la evolución del status de entendimiento, entre la primera y Taiwán, lo que por el momento coloca el asunto en una aconsejable situación de StanBy, incluyendo, las expectativas de concurrencia expuestas. Sin embargo, este escenario puede modificarse en relación a los cambios que en las cúpulas dirigenciales del Partido oficialista Chino, ha producido el reciente 17avo, Congreso de dicha organización política. 

Con Rusia y la India, tenemos un tipo de relaciones bilaterales muy sui-géneris, en el sentido de que mientras nosotros, mantenemos sedes directas en sus capitales respectivas, las de ellos son concurrentes aquí, teniendo el primero su misión permanente en Jamaica’ y el segundo en Caracas, todo lo cual involucra una violación al principio de la reciprocidad, con ramificaciones sensibles a la dignidad nacional. Tal situación, por tanto, amerita a nuestro juicio un proceso de revisión y adecuación a las normativas internacionales al respecto, sin dejar de valorar unas relaciones que entendemos importantes en sí mismas, y de las que se derivan de su presencia activa en otras variantes que se dan en la actual organización internacional.

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario Contraseña