Puntos de vista 10 Febrero 2013
0 Comentarios
Tamaño texto
El inocultable rostro de la verdad
Compartir este artículo
José R. Yunen

El día de San Valentine es una celebración tradicional conocida en algunos países como Día de los Enamorados y en otros Día del Amor y la Amistad.

Esta fecha se ha convertido en una celebración de abismo sin fondo, dueño de mil caras en las condiciones de los seres humanos.

Es una época donde se actualizan con retallante vigencia respetar los sentidos y recordar cosas especiales, tales como la pasión y la distancia, el azar y el destino y la visión más sutil y novedosa, el dolor y el disfrute.

Ahora bien, para refl ejar el inocultable rostro verdadero y consecuente de la Amistad o el Amor; debemos tomar en consideración que todos los seres humanos somos idólatras, unos de la estimación, otros del interés, y la mayoría del placer. Por tal razón no basta el fondo; se requiere también la forma en levantar nuestra cabeza y darle gracias a Dios; sin socavar en su verdad falsifi cada de la realidad virtual la fantasía mediática dentro del cual nacemos.

Hay varios modos para merecer el premio del afecto: pero la verdad más pura y sublime es cuando podemos asimilar en reconocer que quien más espacio ocupa en el entorno de nuestra sociedad no es el más grande, sino el que más vacío deja cuando se va.

 

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario Contraseña