Puntos de vista 25 Febrero 2013
0 Comentarios
Tamaño texto
El país marcha bien
Escarlet Karina Pimentel

En nuestro país estamos en una etapa de consolidación de la democracia y de las libertades públicas, en lo que ha costado años de sacrificios, persecuciones  y muertes. Nunca como hoy en República Dominicana hubo un clima de tanta apertura en el ejercicio de las ideas, aunque sí, tienen razón quienes se quejan de que todavía existen muchas cortapisas y esto también es normal y forma parte de las contradicciones propias de la democracia. En estas fechas se celebran etapas fundamentales de la historia reciente del país, como fue el ascenso al poder del escritor y político Juan Bosch, a quien los dominicanos siempre vieron como un patriota. Su gobierno, derrocado siete meses después, no pudo consolidarse, no pudo llevar hasta la cristalización un programa de avanzada, que incluyó una Constitución que no solo consolidaba las libertades públicas, sino que establecía delimitaciones progresistas para el estado de derecho. Pero ese gobierno fue frustrado. No hay tiempo ni espacio para enumerar aquí las causas y circunstancias que instigaron esa asonada. Para lo que sí existe un consenso es para determinar, saber y afirmar que con la interrupción del gobierno de Bosch, se produjo un retraso histórico cuyas consecuencias aún hoy pagamos con las taras estructurales que persisten abiertamente en la sociedad dominicana. Hombres como Bosch determinaban un aalternativa democrática invaluable para el país. Sin embargo, en este momento el país camina, marcha por una senda donde prevalecen las discrepancias, las contradicciones naturales entre los estamentos de gobierno y los gobernados, además de los partidos políticos, que, aunque no se crea mucho, forman el soporte de consolidación de esas libertades públicas.

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario Contraseña    
 
 
Más en Puntos de vista