Listin Diario
31 Octubre 2014, Santo Domingo, República Dominicana, actualizado a las 1:43 AM
Puntos de vista 25 Febrero 2013
Comentarios 2 - último digitado en 25 Feb a las 4:21 PM
Tamaño texto
Una propuesta al Presidente
Compartir este artículo
Vinicio A. Castillo Semán
viniciocastilloseman@gmail.com

El pasado lunes 18 fui de las primeras voces que apoyé públicamente la decisión del presidente Danilo Medina de buscar una fórmula que destrabara el inaplazable desarrollo turístico de Pedernales, en una coyuntura innegablemente difícil en la que él, como mandatario, tuvo en cuenta como fin supremo llevar cuantiosas inversiones privadas a esa empobrecida zona del país, como forma de mejorar la calidad de vida de sus habitantes.

Esa decisión fue, sin duda controversial, porque beneficiaba a personas que en el pasado se habían apropiado fraudulentamente de muchas de las tierras de Pedernales y que, por una falla imperdonable del poder judicial, dieciséis (16) años después, no se ha podido juzgar a sus autores y mucho menos anular en materia inmobiliaria la validez de los certificados de títulos que amparan la propiedad de las mismas.

Cuestionando esa decisión concurrieron, por un lado, funcionarios (como mi padre, Dr. Marino Vinicio Castillo), personas y sectores de muy buena fe, y por el otro, agresivos grupos mediáticos y de sociedad civil, que sin importarles en lo más mínimo la suerte de esa depauperada población sureña vieron una oportunidad inigualable para acorralar al Presidente y a su gobierno política y moralmente.  

El presidente Medina, 72 horas después de haberse anunciado la primera decisión, tomó otra desestimando la primera y expresando que esperaría la decisión final de los tribunales de justicia con respecto a las diferentes litis penales e inmobiliarias planteadas en este escabroso tema.

Como amigo y aliado del Presidente puedo decir que estoy absolutamente convencido, debido al conocimiento que tengo del quehacer de nuestros tribunales de justicia, que si se aguardan sentencias definitivas de condenas a los culpables del fraude de Bahía de las Águilas y de anulación de los títulos de propiedad que fueron emitidos en esa zona de forma irregular, la espera en el andén, como bien planteó el editorial del Listín Diario el pasado viernes, será interminable, para esa olvidada y remota región de nuestro país.

En este contexto, entiendo que hay que buscar una fórmula que concilie los dos altos intereses que hay envueltos en esto:  1)  el desarrollo inmediato de la zona y 2) el aspecto moral e institucional de que el Estado no aparezca premiando de ninguna forma a ladrones de tierra.  ¿Cómo hacerlo?  En mi humilde opinión, se puede hacer de la manera que esbozaremos a continuación:

1)  Expropiación en virtud del artículo Artículo 51, párrafo 1, de la Constitución de la República, de los terrenos que están en el plan de desarrollo preparado por los Ministerios de Turismo y Medio Ambiente, que no forman parte de la zona protegida legalmente, sobre los cuales se ha dado garantía absoluta no serán afectados.

2)  El justiprecio.  Conforme a la Constitución el Estado debe pagar producto del decreto de expropiación.  Pero, ese pago debe ser a quien es legítimo propietario, no a quien ha obtenido un título irregularmente.  Este mecanismo le permitiría en el mismo decreto de expropiación otorgar noventa días para la depuración de quienes puedan reclamar válidamente el pago indemnizatorio constitucional que, en el mayor de los casos, no pasaría de dos dólares el metro cuadrado, que es la suma más alta que se ha pagado en la zona, según informaciones fidedignas en mi poder.

3)  El Estado puede perfectamente tomar posesión inmediata de los terrenos e iniciar el desarrollo turístico previsto, consignando en el banco oficial (Banco de Reservas) el precio fijado por el Catastro (que reitero no puede ser más que el promedio pagado en la zona hasta la fecha (de US$0.20 a US$2.00 el metro cuadrado), dándole la instrucción al Banco de Reservas de que sólo podrán ser pagados aquellos títulos que no estén bajo cuestionamiento.  Esto permitiría que el Estado pueda seguir el proceso penal contra los autores del llamado Fraude de Bahía de las Águilas, oponiéndose a que el Banco de Reservas pueda pagar la indemnización estatal sobre aquellos títulos que están cuestionados judicialmente.  En consecuencia, el dinero correspondiente a éstos quedaría depositado en el Banco de Reservas, aguardando la decisión final de las diferentes litis sobre los títulos impugnados.

Si el Estado al final gana los casos, ese dinero le sería restituído directamente o a través del IAD, que fue el querellante.  Si, por el contrario, ganan las litis por sentencia definitiva e irrevocable los que han estado reclamando derechos sobre estas tierras, sólo tendrían derecho a ir a buscar su indemnización al banco en el que el Estado ha depositado esos recursos.

De esa manera se puede trabajar en paralelo, conciliando los dos intereses nacionales envueltos.  El Estado puede perfectamente, luego del decreto de expropiación, a aquellos que demuestren que sus títulos no tienen problemas, revenderle al mismo precio sus tierras, como una forma de no penalizarlos y ponerlos en el mismo saco de los pillos que se quieran aprovechar de esta sui-generis situación jurídica inmobiliaria.

Esta humilde propuesta la hago pública, en aras de contribuir al debate y ayudar a nuestro Presidente a encontrar una fórmula que haga viable lo que sé es uno de sus sueños fundamentales como mandatario: Dejar la empobrecida región sur, de donde proviene, con grandes proyectos de inversión pública y privada que mejoren el desarrollo de sus habitantes.  Él lo quiere hacer sin que en el día de mañana le señalen que para lograr esos fines tuvo que hacerlo sobre cuestionamientos éticos o morales. En nuestra propuesta, creo que puede encontrar ese camino.

COMENTARIOS 2
Comentó: Elbobolavega
De: República Dominicana, Prolong. García Godoy No. 158
Es lo mismo de Hipólito Mejía. Mientras el hacha va y viene descansa el palo.
25 Feb 2013 6:46 AM
Reportar como inapropiado
Comentó: Papucho527
De: República Dominicana, La Vega, Concepción de La Vega
Excelente propuesta, a esta salida me uno, aun cuando me gustaria escuchar la opinión de su padre -Vincho Castillo-, del Acesor Jurídico del Presidente y del Presidente del Senado, sobre la viabilidad de este recurso, por que la verdad es que, el Presidente Danilo necesita ahora el respaldo y el apoyo de todas las personas y organizaciones interesadas en el desarrollo del Sur y del país. No podemos dejarle sólo.
25 Feb 2013 4:21 PM
Reportar como inapropiado
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario Contraseña