Puntos de vista 25 Febrero 2013
0 Comentarios
Tamaño texto
EL ROEDOR
Danilismo: “Versión cimarrona y mulata del boschismo”
Aristófanes Urbáez

“Quienes sólo piensan en dinero, sexo y poder, y están acostumbrados a ver las diversas realidades con esos criterios, su mirada no sabe dirigirse hacia arriba o descender con profundidad en las motivaciones espirituales de la existencia humana”.

  -Cardenal Federico Lobardi, Vocero del Vaticano-

 Ante la embestida de uno de los más extraordinarios pensadores de América, Juan Bosch, en cuanto a que la socialdemocracia era una palabra huera impracticable en la realidad económica y social de los países latinoamericanos, el Dr. Peña Gómez, llegó a decir en unos de sus discursos (ya el PRD en el poder) por Tribunal Democrática, que si llegaba al Gobierno aplicaría una especie de “socialismo antillano”, a lo que Euclides Gutiérrez Félix, le respondió que eso no era más que otro dislate. Pese que Fidel Castro explicó con lujos de detalles en la Universidad de Caracas, en el 2002, que la “globalización” no la creó nadie y que ni siquiera Karl Marx, que fue el creador del concepto “fuerzas productivas” se imaginó el “extraordinario desarrollo” que alcanzaría éstas y que el “globalismo”, como le llamaba Balaguer, fue el resultado de dicho desarrollo. Cuando Leonel llegó al poder en 1996 (Danilo fue el candidato en el 2000, porque el primero se negó al pedido de Amable de que modificara la Constitución para introducir la reelección, cosa que sí hizo HM) con un lenguaje nuevo para un Presidente dominicano, en el sentido de que siempre que explicaba la “microeconomía” (más estufas, carros, electrodomésticos y bienes no producidos aquí y que jamás habíamos usado, etc.) empleaba el método deductivo para analizar la “macroeconomía”, desglosando el condicionamiento y los efectos de los mercados mundiales y el movimiento económico internacional en nuestro pequeño aparato productivo (economía).

 La epidemia de economistas, sociólogos y politólogos, que todavía creen locamente que ellos eran los que deberían estar dirigiendo el país y no Leonel, de Villa Juana y Delivery en Nueva York, bautizaron su política como “neoliberal”, pese que en nuestro país se venían aplicando medidas neoliberales desde el gobierno de Guzmán, y más desde el de Jorge Blanco y las reformas iniciadas por Balaguer, sobre todo, a partir de su segundo período en 1990.

Si se buscan una cinta de vídeo de la época oirán la palabra “neoliberalismo” más de mil veces en boca de Ramón Almánzar, que llevaba la batuta entonces del “movimiento popular”, concepto o categoría cuyo significado no supo entonces, ni sabe ahora con propiedad su significado.

2.- ¡Ay, globalismo!
Haciendo uso de la ironía, en varios artículos expusimos que el “leonelismo era la versión globalizante e ilustrada del boschismo”, y para el 2000, que el “danilismo era la versión cimarrona y mulata del boschismo”. Cuando el Presidente sureño dice hoy en su natal San Juan que “cada maestro tiene su librito”, y que él no quiere que los campesinos y los pobres, que en todas las sociedades son mayoría, vivan en palacios de oro, pero pasando hambre, Danilo Medina no está haciendo una crítica al gobierno de su antecesor Leonel; sino diciendo que las torres, que tampoco son de Leonel, no nos sirven de nada mientras el 50% de los dominicanos son analfabetos funcionales, los pobres (aunque coman diario) son más de 50% y, aunque no nos menciona, la clase media tiene 6 meses bajando porque hasta los medicamentos de marcas aumentaron un 100% estando la prima al mismo 40x1, cosa que Danilo debe trabajar, desde mi punto de vista, promoviendo las cooperativas en mismo el Banco Central, Hacienda, el Banreservas, hasta las asociaciones de trabajadores de la construcción; zonas francas, arroceros, tabaqueros, hasta de la Justicia, etc.

3.-Hernando de Soto Polar.-
Las cooperativas de ahorros y créditos son las formas más primitivas y espontáneas de acumulación de riquezas, porque surgieron de la necesidad social en Mesopotamia, China, Egipto y la India desde las edades de la Piedra y Bronce, para asegurar fuentes de comida ante los desbordamientos del Tigres, Eufrates, Nilo, el Ganges y Yan-Set. Las cooperativas, que deben ser rigurosamente regenteadas por temor al lisio general del robo (como decía mi santa madre, la Vieja Empera), han hecho en este país más milagros que los bancos, y casi el mismo milagro que el lavado de activos. Y pongo un ejemplo: aunque no sé si todavía existen, quiero decirles que cuando la UASD era más respetable y solemne en las décadas del 80 y los 90s., en ella adquiríamos a crédito libros, Economato, quesos, de la Finca de Engombe, medicinas en varias farmacias, juguetes en Asodemu, y gran parte del mobiliario de mi hogar lo adquirí cuando el profesor Luciano era administrador de la Cooperativa de Faprouasd. Confieso que no sé cómo anda eso hoy, con una nómina sobrecargada más de trabajadores que de profesores...

4.- La verdad.-
Nada hacemos con obras monumentales y con gasto desmedido en lujos, sexo, alcohol, poder y riquezas. Nada de hacer como Qatar y Dubai (nos llevamos muchos de esas teorías), Danilo debe trabajar la educación, salud, la agricultura y las ventajas comparativas del mar, sol y arenas. Los de atrás, ¡que inauguren su librito y al pueblo que juzgue! ¡Cooperativas, Danilo!

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario Contraseña