Puntos de vista 24 Febrero 2013
Comentarios 1 - último digitado en 24 Feb a las 4:46 PM
Tamaño texto
¡La inquisición, Leonel!
Manuel Fermín

No es raro en nuestro medio que una persona cargada de favores, que nunca ha rechazado las atenciones generosas que le ha brindado alguien, más luego desenvaine la espada, saque algo que estaba oculto la típica actitud del ingrato y se lance a clavarla honda en el cuerpo del gratifi cador .

“Nada más incómodo para un individuo que la mortifi - cación de un agradecimiento, nos dice el fl orentino don Nicolás, y ¡cuánta razón tiene! Pero la ingratitud es mayor si además el querellante pretende aprovecharse del nombre del acusado. Es decir, el pretenso prócer requiere indemnización por su “trabajo” .

Quien lanza la acusación actuando como “querellante de alquiler” de una facción mediático- política que entiende debe aniquilar al líder que le ha vencido y le ha humillado, asume la fi gura de Abogado del Diablo hurgando en los “defectos” del ex presidente para que “le ayuden otros a probar que el acusado vació de funcionalidad las instituciones públicas para ponerlas al servicio de su poder personal y omnímodo”; basándose además en que recursos económicos de empresas constructoras fueron como apoyo, mediante prácticas de corrupción a gran escala, para ser blanqueados a favor de Funglode y de él”. Este despropósito por el demérito ha sido bandera de lucha de individuos carcomidos por el gusanillo de la envidia y el resentimiento que creen sentirse parte de algo enorme .

Sin embargo, cuando las circunstancias se confabulan en favor de alguien, y eso le pasa a Leonel Fernández, entonces no viene mal que las voces más altas de su organización política y fuera de ella estén dispuestas a defenderle .

Por tanto, quien más, quien menos, corrobora que el entorno de oposición de donde surgen y resurgen las ofensas inquisitoriales es un entorno enfermo. Diagnóstico: esquizofrenia política. Distinto al lado de Fernández que por sí sólo se dá el gustazo de probar la capacidad que tiene de imponer las consideraciones o esquivarlas .

Las diferencias resultan abismáticas. Una oposición que usted no sabe quién la dirige .

Que lo que hay no exhibe sensatez, sino encontronazos brutales entre facciones que resultan decepcionantes. Que los colaterales mediáticos que se le adhieren, lo que tienen es un afán de linchamiento político que es su tentación latente y fracasada, y que viene a convertirse en su propia trampa, pues se delatan como tal, adoptando una conducta sicarial, de tortura moral, ¡Es la inquisición! Pero realmente uno observa que lo que molesta es que Leonel Fernández ha aumentado el poder de su partido, y esto ha endurecido en forma obsesiva el comportamiento de toda esta coyunda de resentidos. Sé que en su Yo íntimo admiten sufridamente que él es mejor dotado e infl uyente que ellos. Pero además, que entre sus voces más califi cadas se hallan prófugos de la justicia, otros a los que ha alcanzado y hacedores de opinión pública con la mayor manipulación y chantaje .

Están sólidamente anclados en medios de comunicación privados aunque con tolerancia anchurosa asalto en toda regla de ese poder, desde los cuales han organizado su guerra mediática contra el partido gobernante y sus líderes .

¿A qué obligan todas estas conductas tan marcadamente personalizadas?: simplemente al estrepitoso fracaso. ¿Quién o quiénes de sus adversarios puede pasearse por el país enseñando el timón con el que ha llevado a puerto la carga de resultados para el país? Todos los reconocimientos que le duelen a los malvados llenos de odio encallecido, con fobia y soberbia contumaz es la prueba de ir cargado de carisma que moviliza las masas sentenciando que él y su partido se acercan al electorado .

Sus ideas son motivadoras, igualmente su espíritu y consignas para el progreso. No es un político envejecido a pesar de ocupar tres veces la Presidencia de la República; ni quien busca de nuevo un espacio, ni que busca a jóvenes votantes. Ellos le conocen, aún los adolescentes que más luego alcanzarán la edad de elegir. Así que es un ejercicio de desmemoriados pretender cerrarle el paso .

COMENTARIOS 1
Comentó: jperez2206
De: Puerto Rico, caribe
Pero no pasarán. EL CAMINO MALO ESTA CERRADO. El PLD gobernará por los próximos 20 años.
24 Feb 2013 4:46 PM
Reportar como inapropiado
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario Contraseña