Listin Diario
25 Octubre 2014, Santo Domingo, República Dominicana, actualizado a las 1:14 AM
Puntos de vista 24 Febrero 2013
0 Comentarios
Tamaño texto
CONTACTO
Rubén Darío
Compartir este artículo
Mateo Morrison

El homenaje a Rubén Darío auspiciado por el Ministerio de Cultura, la Embajada de Nicaragua y Casa de Teatro coincidió con mi relectura de su obra. El libro de la Biblioteca Ayacucho Cuarenta y Cinco Poemas de la colección Claves de América, se constituye en una selección de lo mejor de cada una de las etapas del insigne escritor .

La celebración de este acto presidido por el Embajador de Nicaragua se constituyó en una reiteración del reconocimiento permanente que los poetas dominicanos han rendido a este creador nicaragu¨ense de dimensión universal. Cada lectura trataba de seguir los pasos de Fabio Fiallo y otros poetas dominicanos posteriores, que siempre lo han considerado un maestro de generaciones .

Recordé el evento que organizamos en la Universidad Autónoma de Santo Domingo desde la Dirección de Cultura en el centenario de su nacimiento, que contó con la asesoría de Franklin Mieses Burgos, Aída Cartagena, Antonio Fernández Spencer, Mariano Lebrón Saviñón y Víctor Villegas .

Entre otras actividades, realizamos el encuentro Un día con Rubén Darío .

Las refl exiones tocaron las más diversas facetas de este poeta que revolucionó todos los registros de la lírica en lengua española .

Siempre se ha hablado de dos Daríos: el preciosista y el humanista. El de las princesas y el del pensamiento fi losófi co .

Para el crítico venezolano Ludovico Silva: “La poética de Rubén fue siempre una y la misma a partir de Azul. Pero es que, aun suponiendo que haya una etapa preciosista y otra humanística, hay consideraciones sobre la historia de la literatura que obligan a observar ambas etapas como una sola. En efecto, como lo recuerda Sucre, no es raro en la historia de la literatura – y el arte en general – que un lenguaje preciosista dé lugar a un lenguaje humanístico de grandes proporciones.

Molière, con su crítica a los “Precieux”, privó a Francia de tener un Shakespeare. El lenguaje precioso es la base del despliegue humanístico como ocurrió en la poesía de Darío. El “Poema del otoño” es hijo directo del “Coloquio de los centauros” aunque su tono sea distinto. En Rubén existió siempre una vena fi losófi ca. Las diferencias son otras” .

Entre mis lecturas darianas no había encontrado un juicio tan preciso acerca del creador del modernismo, por eso lo reproduzco y comparto plenamente .

El universo del autor de Cantos de vida y esperanza nos permite en este periodo carnavalesco reproducir un fragmento de su Pequeño poema de carnaval: “Y por tales cuidados / me vino con recados / lindamente acordados, / que dice que le dio / Primavera, la niña / de fl orida basquiña / a quien por la campiña / harto perseguí yo. / No hay tal, señora mía. / Y aquí vengo este día, / lleno de poesía, / pues llega el Carnaval, / a hacer sonar, en grata / hora, lira de plata, / fl auta que olvidos mata, / y sistro de cristal” .

Hay un texto de Darío que leí en el recital en Casa de Teatro titulado Lo fatal que parece un poema escrito en el Siglo XXI: “Dichoso el árbol que es apenas sensitivo, / y más la piedra dura porque esa ya no siente, / pues no hay dolor más grande que el dolor de ser vivo, / ni mayor pesadumbre que la vida consciente. / Ser, y no saber nada, y ser sin rumbo cierto, / el temor de haber sido y un futuro terror…/ Y el espanto seguro de estar mañana muerto, / y sufrir por la vida y por la sombra y por / lo que no conocemos y apenas sospechamos, / y la carne que tienta con sus frescos racimos, / y la tumba que aguarda con sus fúnebres ramos, / ¡y no saber adónde vamos, / ni de dónde venimos!”.

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario Contraseña