Listin Diario
3 Septiembre 2014, Santo Domingo, República Dominicana, actualizado a las 1:55 AM
Puntos de vista 21 Febrero 2013
0 Comentarios
Tamaño texto
DE VARIADOS TEMAS
Los 50 del liceo pimentelense
Compartir este artículo
Freddy Ortiz
devariados@yahoo.com

Este domingo se reunirán en Pimentel los fundadores del liceo Agustín Bonilla, para celebrar sus cincuenta años. Esa fue mi plataforma de conocimientos, porque el primer y segundo años del bachillerato los cursé en el entonces “semi oficial” liceo, sin equipamiento alguno. De hecho, funcionaba por las noches en las aulas de la escuela primaria Agustín Fernández Pérez, bajo la tutela de los inolvidables profesores  Enrique y Fernando de Castro, Nidia Castro y Francisco Burgos.

Prácticamente éramos “estudiantes libres”, a quienes, a fin de año, una comisión de maestros de la escuela normal de San Francisco de Macorís, desconocidos para nosotros, venía al pueblo para someternos a los rígidos exámenes. Por tanto, debíamos ser muy dedicados al estudio, o fracasábamos.

Fueron nuestros profesores, de inquebrantable rectitud, junto a doña Josefina Cepeda, quienes se esforzaron para lograr la oficialización del liceo, en visitas a Mons. Eliseo Pérez Sánchez, miembro del Triunvirato y encargado de asuntos educativos, haciéndose acompañar de la convincente voz de Mendy López.

Yo detuve los estudios, obligado a emigrar a la Capital para buscar trabajo. Cuando regresé para continuarlos, ya el liceo era oficial y funcionaba en lo que había sido un almacén de La Manicera.

Lo dirigía la inolvidable y querida profesora Josefina Camilo de Cepeda y mis orientadores literarios fueron la profesora Iris Germán, considerada como la mejor maestra de literatura y español en toda la historia del pueblo, quien luego dio paso nada menos que a Manuel Mora Serrano. Se habían integrado César Olivares Vasallo (Chichí), Pancho Castro y Jesús Ma. Del Orbe.

La entrega y consagración de los fundadores de nuestro liceo, es digna de elogios y eterna gratitud. Porque Chichí Olivares, por ejemplo, aparte de sus labores formales nos regalaba una hora todas las tardes para aclarar dudas en Trigonometría.

La lucha fue dura y larga. Por eso, Pimentel celebrará el medio siglo de su liceo honrando con respeto a sus fundadores.

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario Contraseña