Listin Diario
23 Octubre 2014, Santo Domingo, República Dominicana, actualizado a las 1:51 AM
Puntos de vista 21 Febrero 2013
0 Comentarios
Tamaño texto
La supervisión consolidada
Compartir este artículo
Daris Javier Cuevas

La tendencia de la supervisión bancaria en las últimas décadas se orienta hacia una supervisión basada en riesgo con la finalidad de que el supervisor tenga un mayor control del perfil de riesgo de cada entidad o del sistema financiero de manera global. Sin embargo, tales objetivos sólo se alcanzan a medias si no se complementa con la aplicación de una supervisión en base consolidada, o lo que es lo mismo, una supervisión que incorpore la medición de riesgo de los grupos o conglomerados financieros.

Esto significa que la herramienta de la supervisión consolidada en su aplicación obliga al supervisor a manejar, comprender y evaluar las fortalezas y las deficiencias de un banco y al grupo financiero al cual pertenece, esto incluye al controlador, subsidiarias del banco o matriz. Con esto lo que se persigue es mitigar la contaminación de una entidad que pertenezca al grupo financiero, y que tenga fuertes problemas que sean transferidos al banco que opere sin ninguna dificultad financiera.

La  supervisión bancaria cada día tiene como desafío enfrentarse con múltiples entidades de intermediación financiera local e internacional cuyas operaciones activas y pasivas son muy complicadas y diversificadas, que se llevan a cabo a través de los mercados financieros internacionales, los cuales incrementan los potenciales riesgos a la que se expone un banco o una entidad que pertenezca al grupo financiero supervisado, pues cualquier animadversión produce un impacto negativo por las posibles  pérdidas sufridas por otras entidades del mismo  grupo o conglomerado financiero.

En tal sentido podemos establecer que la supervisión consolidada, como herramienta de supervisión, puede conceptualizarse como un enfoque global, en el cual se toman en cuenta todos los riesgos de un grupo financiero por parte del supervisor del país de origen, cuyos propósitos sugiere tener una evaluación más exacta de los riesgos a los cuales potencialmente está expuesto un banco, sin perjuicio de la supervisión individual. Derivándose de ahí la denominada supervisión bancaria transfronteriza. El concepto de supervisión consolidada nunca debe confundirse con la contabilidad consolidada.

El interés por la supervisión consolidada surge a raíz de que el comité de Basilea sobre supervisión bancaria en 1979 le recomendaba a los supervisores que monitorearan a los bancos extranjeros con sucursales en los diferentes países, o que estos tuvieran inversiones compartidas en el extranjero, y que las mismas se llevaran a cabo de manera consolidada;  con esto se procuraba medir la exposición al riesgo de los bancos a través de sus operaciones, así como la  revisión sobre el acuerdo de capital de 1988. Por igual 1992, este órgano  resolutó un paquete de normativas internacionales donde se establecían los estándares mínimos para supervisar a los grupos bancarios internacionales y transfronterizo, y en el cual le recomendaba a las entidades de supervisión negarle a los bancos extranjeros aperturar oficinas en cada país sin el consentimiento del supervisor del país de origen del banco, y en 1997 se establece que la supervisión consolidada debe ser una práctica permanente y fundamental de  los supervisores, por tanto, debe ser parte de los “Principios básicos para una efectiva supervisión bancaria”. Por lo que de ahí en adelante esto ha sido asumido por todos los supervisores bancarios del mundo.     

Pero, ¿cómo ha respondido el órgano supervisor bancario de la República Dominicana a estas decisiones internacionales? Con la Ley Monetaria y Financiera No. 183-02, el legislador incorpora la figura de la supervisión en base consolidada de acuerdo al mandato del espíritu del artículo 58, al tiempo que la propia Ley empodera a la Junta Monetaria para la elaboración de un reglamento sobre la materia.

En efecto, el 28 de abril de 2005 mediante la tercera resolución, la Junta Monetaria cumple el mando de Ley aprobando el ‘Reglamento de supervisión en base consolidada’. Esto significa que hace diez años que esta se estableció por ley, en tanto que hace siete años de existencia del reglamento. Sin embargo, a pesar de que estos mandatos existen, aún no se aplica esta herramienta de supervisión.

Las causas son múltiples, pero la ausencia de una ley de grupos es la razón fundamental a pesar de existir un proyecto de ley consensuado entre la administración monetaria y financiera y el sector bancario.

Esa es una tarea pendiente para que la supervisión bancaria logre avanzar, y a su vez aplicar las mejores prácticas de supervisión bancaria, como es la supervisión basada en riesgo.

 

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario Contraseña