Listin Diario
24 Octubre 2014, Santo Domingo, República Dominicana, actualizado a las 6:07 PM
Puntos de vista 20 Febrero 2013
Comentarios 7 - último digitado en 20 Feb a las 12:25 PM
Tamaño texto
Derechos colectivos y difusos
Compartir este artículo
Félix Bautista

La Constitución dominicana incorpora, por primera vez, el reconocimiento de algunos derechos, cuyo ejercicio trasciende la individualidad subjetiva de las personas y traspasa la titularidad, el uso y goce de los mismos, a la comunidad o grupos de individuos, quienes pueden actuar como sujetos jurídicos con plenos derechos y en todas las circunstancias, sujeto a las leyes de la nación.

El artículo 66, Sección IV de la Carta Fundamental reconoce, en este orden, los derechos e intereses colectivos y difusos y configura y declara los siguientes: la protección del medio ambiente, la conservación del equilibrio ecológico, la fauna y la flora; la preservación del patrimonio cultural, histórico, urbanístico, artístico, arquitectónico y arqueológico. Los derechos humanos, conforme la teoría desarrollada por varios autores, surgen con el derecho natural del hombre por la simple condición de ser humano.

La comunidad internacional siempre ha asumido como lenguaje común, la importancia y el respeto de los derechos humanos: la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano, promulgada por la Asamblea Francesa en agosto de 1789; la Declaración Universal de los Derechos Humanos, aprobada por la Asamblea General de la ONU en 1948; los Pactos Internacionales de los Derechos Civiles y Políticos, así como de los Derechos Económicos, Sociales y Culturales, ambos adoptados en el año 1966, han sido los instrumentos internacionales que referencian históricamente el inicio de la proclamación, defensa y vigencia de los derechos humanos y las libertades fundamentales, asumidas por todos los estados y regímenes democráticos. Conjuntamente con este proceso de construcción de una cultura universal para la observancia de los derechos, los sistemas regionales de protección a los mismos han avanzado notablemente, como es el caso de Europa, América y el Caribe.

Por ejemplo, la Organización de los Estados Americanos, OEA, fundada en el año 1848, en su carta constitutiva establece que una de sus funciones esenciales lo constituye el “respeto a los derechos humanos, individuales o colectivos, dentro del marco del fortalecimiento democrático y soberano de cada nación”.

Los derechos humanos, en su proceso de evolución, han sido clasificados en tres grandes grupos, con características históricas y funcionales diferentes.

Esta división de los derechos fundamentales en generaciones, fue concebida en el año 1979, por el jurista checo Karel Vasak, del Instituto Internacional de Derechos Humanos, sito en Estrasburgo, Francia. La teoría de Vasak se fundamenta en el ejercicio efectivo, dentro del contexto histórico en que surgen: la primera generación (1790-1948) se integra por derechos y garantías individuales, de naturalezas civil y política, consagrados sobre la base de la libertad, tales como el respeto a la dignidad, el derecho a la vida, a tener una nacionalidad, al sufragio, etc.; la segunda generación (1948-1970) son los derechos económicos, culturales y sociales, donde prima la solidaridad y el compromiso del Estado para ejecutar políticas públicas que permitan el goce efectivo de los mismos, tales como el acceso al trabajo y a la educacion, a la salud y la seguridad social, etc.; y por último, los derechos de tercera generación, que descansan en la fraternidad y la solidaridad mundializada, promovida por la doctrina, en la década de los años 70. Se configuran como consecuencia de la interdependencia y sujeción de los estados a un orden supranacional, tanto sustantivo como jurisdiccional.

La denominación de los llamados “derechos colectivos y difusos” se le atribuye al secretario general de Naciones Unidas (1992-1996), Boutros-Ghali, cuando de manera solemne en el discurso inaugural dentro del marco de la Conferencia Mundial de Derechos Humanos celebrada en Viena en 1993 manifestó: “...Todo el mundo sabe que la Asamblea General debe profundizar su reflexión sobre la universalidad de los derechos humanos, elaborando derechos colectivos, que a mí me gusta llamar derechos de solidaridad, derechos que nos remiten a una universalidad proyectada, que supone la acción conjunta de todos los agentes sociales, tanto en el plano interno como internacional”.

Ciertamente que la aceptación y posterior consagración constitucional de los derechos de tercera generación vienen a transformar la titularidad o los sujetos del derecho, el ámbito de acción, el interés jurídico y legítimo ante la vulneración o conculcación de los mismos, los procedimientos permitidos, así como los efectos y consecuencias de las acciones a interponerse.

La ley orgánica No. 137-11, que organiza el Tribunal Constitucional dispone los procedimientos en la justicia constitucional, establece en su artículo 65 que “la acción de amparo será admisible contra todo acto u omisión de una autoridad pública o de cualquier particular, que en forma actual o inminente y con arbitrariedad o ilegalidad manifiesta lesione, restrinja, altere o amenace los derechos fundamentales consagrados en la Constitución (Ö)”.

De igual forma, el artículo 69, dispone que: “Las personas físicas o morales están facultadas para someter e impulsar la acción de amparo, cuando se afecten derechos o intereses colectivos y difusos”.

Consagra, además, en los artículos 112 y 114, la defensa jurisdiccional de los derechos colectivos y difusos ante violaciones, perturbaciones o desconocimiento de prerrogativas, intereses y conquistas del colectivo. También le otorga calidades al Defensor del Pueblo para la interposición de amparos colectivos o electorales, ante la jurisdicción correspondiente.

Los derechos colectivos y difusos se integran a nuestro derecho positivo a través de la Constitución y la referida Ley Orgánica No. 137-11, así como por los Tratados sobre Derechos Humanos que integran el bloque de constitucionalidad.

Este grupo de derechos nacen para incentivar el progreso social y el desarrollo sostenible de los pueblos; promueven la cooperación y solidaridad ciudadana, así como la sinergia en aquellas problemáticas comunes a todas las dimensiones sociales, locales e internacionales.

Los derechos colectivos y difusos, en nuestro catálogo constitucional, se circunscriben al medio ambiente y al uso y goce de los recursos naturales y a la necesidad de preservar el patrimonio que sustenta la identidad histórica de nuestro país. La comunidad internacional está en la obligación de impulsar un tercer Pacto de Derechos de Solidaridad que permitan su configuración extensiva en las Constituciones de los Estados, de manera que el futuro común de la humanidad sea responsabilidad de todos: soluciones globales para problemas globales.

COMENTARIOS 7
Comentó: ivan1975
De: República Dominicana
Es interesante observar que estos derechos permiten a personas poder luchar por lo que cree que es conveniente y pueda beneficiar colectivamente.
20 Feb 2013 9:49 AM
Reportar como inapropiado
Comentó: artur1984
De: República Dominicana
Estos derechos son buenos ya que las personas pueden aportar ideas que permitan realizar algún beneficio, además de mantener la economía.
20 Feb 2013 9:50 AM
Reportar como inapropiado
Comentó: agustin02
De: República Dominicana
Considero que estos derechos colectivos y difusos dentro de la constitución y de las leyes orgánicas están muy bien planteados ya que incentivan el progreso social y el desarrollo de los pueblos tanto así que promueven la cooperación y la solidaridad ciudadana.
20 Feb 2013 10:07 AM
Reportar como inapropiado
Comentó: Carla
De: República Dominicana
Excelente articulo digno de ser leído, más aun tratándose de nuestro país, entendemos que los recursos del estado son solo del estado y q nadie tiene derecho alguno de hacer uso de ellos, los mismos son patrimonios de nuestro país e impulsan a las personas a trazar metas positivas que puedan aporta
20 Feb 2013 10:09 AM
Reportar como inapropiado
Comentó: paty83
De: República Dominicana
Es importante saber que los derechos colectivos y difusos generaran un tercer Pacto de Derechos de Solidaridad para así en un futuro común sea responsabilidad de todos según nos manejemos y a través de la importancia que le demos a lo establecido.
20 Feb 2013 10:12 AM
Reportar como inapropiado
Comentó: titopueblo
De: República Dominicana
Este articulo me llena de satisfacción porque entiendo que a nosotros los ciudadanos común también tenemos que tener participación en los negocios del estado.
20 Feb 2013 12:23 PM
Reportar como inapropiado
Comentó: mailcolpeña
De: República Dominicana
Este es el mejor proyecto de ley, por la razón que se les da participación a todos los dominicanos.
20 Feb 2013 12:25 PM
Reportar como inapropiado
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario Contraseña