Puntos de vista 15 Febrero 2013
0 Comentarios
Tamaño texto
UN MOMENTO
El pobre honrado
Compartir este artículo
Mons. Ramón Benito De La Rosa Y Carpio

En la cultura del pueblo dominicano, la que viene desde atrás, el que se sentía pobre, decía esta frase: “Soy pobre, pero honrado”.

Para él, el valor de la honradez era algo muy grande, y eso le llevaba a él a no perder su dignidad. También, es una pena que en esa frase se considera al rico como si no fuera honrado, lo cual no es cierto.

Pero también en nuestros tiempos actuales, se piensa que la pobreza es causa de delincuencia y causa de corrupción, y nosotros hemos de repetir en la mente y en el fondo de toda persona humana: la pobreza no es razón para corromperse. Como nosotros sabemos que tantas personas que tienen medios económicos, se corrompen y se dañan.

En los países más ricos -pienso que en los Estados Unidos y en Europa- donde hay mucho bienestar y muchos medios, también se corrompen y se dañan.

La corrupción, la falta de honradez, de honestidad, no está ligada a la pobreza. Por eso nosotros repetimos tantas veces, “prefiero morir de hambre antes que robar”, o nosotros los dominicanos repetimos muchas veces que nosotros no queremos vender nuestra libertad por ningún precio, porque los valores tienen en nosotros muchos sentidos.

“Soy pobre, pero soy honrado”, y mi pobreza no está hecha para yo ser un delincuente, ni tampoco para corromperme, y repetimos, porque hay muchos ricos que no tienen necesidades económicas y se han corrompido, porque el mal de la corrupción está en el corazón, no en la pobreza.

Hasta mañana, si Dios, usted y yo lo queremos.

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario Contraseña