Puntos de vista 12 Febrero 2013
0 Comentarios
Tamaño texto
UN MOMENTO
Los vecinos se quejan
y III
Compartir este artículo
Mons. Ramón Benito De La Rosa y Carpio

La queja de los vecinos viene a apoyar lo que muchas autoridades quieren realizar: que se cumplan las normas. Que los medios de comunicación social recojan las quejas como la publicada en el periódico Diario Libre: “Los vecinos se quejan por bar La Mojiganga” o que la revista La Lupa sin Trabas haya hecho un estudio amplio, muy interesante sobre el ruido como el mayor daño ambiental en Santo Domingo, viene a ser un apoyo a lo que muchas autoridades quieren realizar, porque muchas autoridades quieren que se cumpla la ley, y dentro de las mismas autoridades ñlo hemos dicho yañ también se encuentran autoridades que buscan la manera de violar las leyes, que se corrompen aceptando prebendas para que no se cumpla la ley, para que no se respete lo que se tiene que hacer. Recientemente, en el barrio de Cienfuegos, en Santiago de los Caballeros, le decía a una señora de 85 años, ante un ruido inmenso en su barrio: “¿Y a usted no le hace daño ese ruido inmenso que hay?, y me decía: “¡Cuánto daño me hace! Pero qué voy hacerÖ Me siento impotente”.

Qué bueno que los vecinos se quejan, para que los que se sienten impotentes, que no tienen una voz para hablar, que se sienten afectados, de todas las edades, lo puedan hacer; qué bueno que los vecinos se quejan públicamente, porque yo recibo muchas quejas de muchos vecinos en Santiago frente al ruido; qué bueno que las autoridades actúan, y qué bueno también que los medios de comunicación social quieren apoyar a los vecinos, quieren apoyar a las autoridades honestas que quieren cumplir la ley; qué bueno que hay denuncias frente a autoridades que se corrompen y no dejan cumplir la ley que pide que no haya esos ruidos altos; qué bueno que se apoya a la salud de los dominicanos cuando los vecinos se quejan de una enfermedad que se llama “altos niveles de ruido” en nuestras ciudades, en nuestros barrios y pueblos del país.

Hasta mañana, si Dios, 
usted y yo lo queremos. 

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario Contraseña