Puntos de vista 5 Enero 2013
0 Comentarios
Tamaño texto
EN PLURAL
La agenda del 2013
Yvelisse Prats Ramírez De Pérez
yvepra@hotmail.com

Entro en el año 2013 como lo que soy, me defino con Cortés y agrego el calificativo que los años imponen: aprendiza machucha de Quijote. Vieja como el hidalgo, con el casco abollado y la lanza que esgrimo contra los que parecen para seres sensatos normales inofensivos molinos de viento siendo en verdad como los percibe el Quijote, temibles gigantes, he elegido pasarme la vida peleando por causas ajenas que asumí como propias y por las mías también, qué caramba. En lugar de sentarme en la mecedora donde acuné hijos, nietos y bisnietos, que aguarda en su espesa paciencia de caoba que por fin me canse, y descanse, me agito, me muevo, busco y encuentro entuertos que enderezar.

De ahí que en mi agenda del 2013 aparecen como cotidianas tareas dos tipos de batallas: unas, continuación de las que empecé y no terminan, porque los Molinos-Gigantes son poderosos contrincantes; en ellas se enlazan tercas creencias y convicciones personales con colectivas causas a las que me he adscrito sin plazos ni dispensas.

Las otras, han ido apareciendo por ley de vida, tanto del devenir social como de lo que concierne a mi propia existencia, que exige e impone combates distintos, menos optimistas y alegres sin duda, aunque igualmente decididos y decisivos para la tranquilidad de mi conciencia. 

Empiezo en estos primeros días de enero ordenando, en una aproximación a la planificación situacional, la agenda variopinta.

Necesito organizar mis propósitos, actividades y metas porque el Sancho que se nutre con mi propia experiencia me advierte que priorice lo importante, para mi país, para mi PRD, para mí misma: las fuerzas no son las de antes, con las que embestía a la vez en varios frentes, ahora debo concentrarme para definir  el blanco, dar en la diana y lograr una marca con la flecha arrojada de la palabra firme, de la responsable denuncia y la acción participativa.

Por ser cristiana y socialista democrática, mi prioridad es obvia: privilegio lo colectivo sobre lo singular. De ahí que el primer trimestre de 2013 mi rezongona prosa será campo, En Plural, para librar la lucha en dos espacios preeminentes: la educación y la política, cómo se practican y cómo deben ser, ambas aventuras humanas sin las cuales el  mundo, nuestro país, nuestro destino, girarían en un caos infinito.

Ya luego, sin abandonar estos primeros temas que afectan a todos y por eso se articulan y están siempre presentes en mis  luchas, nuclearé a mediados de años mis afanes alrededor de la publicación de varias obras mías. Como no soy novelista, ni lo que quise ser, poeta, esos libros componen una especie de crónica de las viejas y nuevas contiendas precisamente libradas por la educación y la política. O sea, que en ellos se escuchará al leerlos el ritornello de siempre. 

En septiembre, revisaré la agenda; compararé lo hecho con lo que quise hacer, procederán seguramente enmiendas, la variación de alguna táctica para fortalecer la estrategia enderezando errores y continuando la marcha y la pelea, sumando en el camino los corajes inéditos para afrontar los desafíos que se presenten de repente.

Cuando llegue diciembre, evaluaré mi agenda, si estoy viva, y espero estarlo, velando mis armas todavía. Como es lo natural, habré alcanzado solo algunas de mis metas, nunca completas; la vida es un proceso, el mundo, nuestro país son perfectibles, las cosas se cambian para mejorarlas o empeorarlas, por eso los Quijotes y Quijotas se mantienen alertas, no hay “Happy ends” en sus sagas, pero tampoco la estirpe se extingue. 

Platón afirmó que “lo más importante es el comienzo”. Yo empiezo en este primer sábado de enero la tarea inacabada, retadora, de continuar en la brecha, seguir peleando por lo que creo y lo que quiero. En Plural lo anuncio a mis lectores, con la voz de Neruda “estuve ahíÖ y mantengo el testimonio”.

Dentro de los temas que privilegio como prioritarios, la educación y la política, abordaré en mis próximas entregas el Programa “Quisqueya Aprende contigo” y la problemática de la Formación Docente incluyendo la anunciada importación de maestros foráneos, con todas sus aristas. 

En el plano político, ¡ay Dios! Como exclamaba Andrés L. Mateo, el absurdo Kafkiano del conflicto destructor del PRD sangrará desde la trinchera empapando los caracteres de mis escritos.

Duarte en su bicentenario, porque  él es un ejemplo en educación y en política, me acompañará en mi lucha que  pretende inspirarse en las suyas.

El flaco Rocinante del Quijote no soportaría el peso de mi cuerpo ni mis apremiantes espuelas. Pero me monto en el Unicornio de la emblemática canción de Silvio para cruzar en este año y todos los otros que Dios se digne otorgarme con la agenda por cumplir bien plantada en el corazón. 

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario Contraseña