Listin Diario
23 Octubre 2014, Santo Domingo, República Dominicana, actualizado a las 5:35 PM
Puntos de vista 24 Enero 2013
Comentarios 1 - último digitado en 24 Ene a las 4:49 PM
Tamaño texto
En la diana
Compartir este artículo
Rolando Reyes

Primer Tiro
Aunque se pronostica un déficit en las transacciones corrientes con el exterior de 2,975 millones de dólares, la inversión extranjera, los desembolsos de los organismos internacionales (ejecutables con acuerdo con el FMI) y los bonos soberanos serían suficientes para financiar ese déficit y producir un superávit global de la balanza de pagos de 505 millones de dólares. Pero si se toma en cuenta la gran liquidez que existe en los mercados internacionales y el alto apetito por la deuda dominicana (su margen está por debajo del promedio de la región), se deberían agregar las entradas de capitales privados que muy probablemente se produzcan durante el cursante año, lo que aumentaría aun más el superávit global de balanza de pagos. Si se suma el posible efecto hacia la baja en el precio mundial de los combustibles que se produciría con los nuevos aumentos en la producción, la balanza de riesgo se inclinaría a favor de una mejoría importante de las cuentas externas.

Segundo Tiro
La potencial y adicional mejoría en la situación externa debería reducir el monto de la devaluación esperada por el mercado cambiario y en la tasa de rendimiento requerida por los mercados de capitales domésticos. Si los bonos soberanos salen a la venta en la situación actual, su tasa de interés efectiva muy probablemente quede por debajo de la tasa máxima del 7% que se aprobó en el presupuesto. Dado que el bono global con vencimiento en el 2021 tiene un tasa de rendimiento del 4.6%, es muy probable que un nuevo bono emitido con vencimiento en el 2023 se venda con una tasa en la frontera del 5%. El bono local de Hacienda en dólares con vencimiento en el 2023 (el mismo plazo a que se emitirán los nuevos bonos soberanos) tiene un rendimiento del 6.2%. Si en ambos mercados los inversionistas institucionales evalúan los mismos fundamentos y las mismas calificaciones de riesgo, entonces la diferencia de tasa de cerca 1.5% sólo puede explicarse por diferencia en las expectativas de los riesgos crediticios.

Tercer Tiro
Pero las primas por riesgo crediticio y por devaluación esperada deberían disminuir.

Según el mercado de valores, a septiembre del año pasado la devaluación anual esperada, medida por la diferencia entre la tasa de rendimiento de los títulos denominados en pesos y en dólares, era de un 7%, muy parecida a la esperada por el mercado financiero, medida también como la diferencia entre la tasa de interés pagada por tipos de moneda. Cuando estas mediciones se repiten con los datos del cursante mes de enero, se obtienen los mismos resultados, a pesar de que entre el 1 de septiembre y el 22 del mes en curso el tipo de cambio nominal ha aumentado un 3.9%.

Dado que los eventos entre ambas fechas son favorables a los fundamentos, y dado que se puede asumir que tampoco han aumentado las expectativas de inflación, el tipo de cambio nominal debería reducirse para ajustarse a la situación existente a septiembre, o en el peor de los casos, debería permanecer estable por los próximos cinco a seis meses.

 

COMENTARIOS 1
Comentó: ramon8095820144
De: Dominica
Dijo el pensador...Nada es verdad ni mentira, las cosas son de acuerdo al color del cristal que cada quien la vea.
24 Ene 2013 4:49 PM
Reportar como inapropiado
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario Contraseña