Listin Diario
1 Octubre 2014, Santo Domingo, República Dominicana, actualizado a las 12:08 PM
Puntos de vista 23 Enero 2013
0 Comentarios
Tamaño texto
Dos pueblos vecinos
Compartir este artículo
BLANDINE KREISS Y THOMAS BRUNS

Tribuna conjunta de los embajadores de Alemania y Francia.
22 de enero 2013

Franceses y alemanes de todas partes del mundo celebraron ayer el quincuagésimo aniversario del Tratado del Elíseo, firmado el  22de enero 1963 por Konrad Adenauer, canciller de Alemania, y Charles de Gaulle, presidente de la República Francesa.

Este aniversario que se inscribe en la historia agitada de nuestros pueblos y de Europa reviste una importancia muy particular este año.

Después de numerosos conflictos particularmente sangrientos que han enfrentado los dos países, Alemania y Francia, movidas sobre todo por la preocupación de preservar la paz y de superar sus disputas, tuvieron la ambición de asociarse y de elaborar conjuntamente un proyecto para el futuro de Europa.

Hace cincuenta años, el general De Gaulle, quien había combatido encarnizadamente el nazismo como jefe de “la Francia libre”, hacía un viaje histórico al otro lado del Rin y en un gesto magnánimo sin precedentes tendía la mano al adversario de ayer.

El discurso excepcional, pronunciado a propósito en el idioma alemán por ese gran estadista el 9 de septiembre de 1962 frente al castillo de Ludwigsburgo y dirigido a la juventud alemana, suscitó en los jóvenes que lo escuchaban una ola de entusiasmo y esperanza que llevaría a muchos de ellos a comprometerse en la construcción de Europa. Este discurso histórico constituye indiscutiblemente un momento fuerte en las relaciones franco-alemanas.

La firma en París del Tratado del Eliseo algunos meses más tarde sellaba de una manera definitiva la reconciliación entre los dos países y marcaba el nacimiento de la pareja franco-alemana que iba a jugar un papel mayor en la construcción europea.

Luego, las relaciones entre los dos países y pueblos se desarrollaron de manera extraordinaria, dando lugar a otros momentos históricos.

Así, todo el mundo recordará la emoción frente a la imagen símbolo del presidente François Mitterrand y del canciller Helmut Kohl, tomados de la mano en el memorial de Douaumont, cerca de Verdun. El presidente François Hollande, después de su reciente elección, hizo suya una tradición ya bien establecida, realizando su primera visita oficial al exterior a Berlín, para encontrarse con la canciller Angela Merkel.

El Tratado del Elíseo implementó un mecanismo de consultas políticas que se hizo más fuerte a lo largo de los años y permitió establecer una cooperación ejemplar en todos los aspectos: política exterior, defensa, educación, juventud, cultura y deportes. La originalidad de este acuerdo, expresión de la voluntad política común de los dos gobiernos, reside en la importancia otorgada al acercamiento de los ciudadanos de ambos países y en primer lugar al sitio reservado a la juventud, esperanza de un futuro mejor.

Esta ambición compartida representaba en aquella época un verdadero desafío y una formidable apuesta para el futuro. Implicaba una estrecha relación personal entre los jefes de Estado que se sucedieron en el poder y asumieron cada uno toda su responsabilidad en este proceso de acercamiento. De hecho, el Tratado del Elíseo dio lugar a una relación de intensidad única en su género y a logros ejemplares.

De este modo, los intercambios establecidos por la Oficina franco-alemana para la Juventud permitieron a más de 8 millones de jóvenes descubrir el país vecino e iniciar el aprendizaje de la “lengua del socio”. 180 programas universitarios de intercambio permiten a muchos estudiantes hacer estudios en ambos países. Desde hace mucho tiempo la Universidad Franco-Alemana de Sarrebrucke trabaja a favor de estudios mixtos. Se desarrollaron 2200 iniciativas de hermanamiento entre ciudades, así como innumerables cooperaciones entre escuelas, regiones o centros de investigación.

Un excepcional manual franco-alemán de historia, elaborado en conjunto y bilingu¨e, enseña a los niños la Historia, bajo una “mirada cruzada”.

Una colaboración en lo audiovisual común y bilingu¨e nació alrededor del canal cultural franco-alemán ARTE, lo que permitió un mejor conocimiento recíproco de la cultura y de la realidad en cada uno de los dos países.

En el aspecto político, se celebran regularmente cumbres, así como consejos de ministros conjuntos o reuniones de parlamentarios.

En materia de política exterior, se establecieron intercambios de diplomáticos y una cooperación institucional intensa que contribuyeron a acercar los puntos de vista y a menudo a defender posiciones comunes en los foros internacionales.

En el plano económico, a pesar de una organización y una red industrial diferente, la colaboración en vista de la complementariedad se organizó particularmente en el seno de “European Aeronautic Defence ans Sapce Company” (EADS) para la construcción de los Airbus.

El acercamiento y la cooperación franco-alemana resultaron determinantes para impulsar y facilitar el proceso de la construcción europea. Todavía hoy, los dos países son el motor de la Europa ampliada. Alemania y Francia, al ser las dos primeras economías europeas, tienen una responsabilidad política particular en la solución de la crisis económica y financiera que está golpeando Europa. Ésta podrá responder a los desafíos del siglo XXI y enfrentar el futuro sólo si Alemania y Francia unen su fuerza para elaborar proyectos en base a una visión común.

El quincuagésimo aniversario del Tratado del Elíseo debe ser aprovechado para pasar balance al camino recorrido, dar un nuevo impulso a la cooperación franco-alemana, reiterar el fuerte compromiso político de los dos países de profundizar su colaboración y trabajar en el interés de Europa.

La amistad franco-alemana tiene valor de ejemplo y de símbolo no solamente como elemento fundador de la construcción europea, sino también para todos los países que se han enfrentado en uno u otro momento de su historia.

Los dos embajadores invitan al público dominicano a acudir masivamente a la exposición “Alemania y Francia” en el Centro Dominico-Alemán, Ciudad Colonial, calle Isabel la Católica 212 (a partir de ayer 22 de enero 2013). La exposición será presentada además en Santiago, a partir del 15 de marzo en la Alianza Francesa.

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario Contraseña