http://images2.listindiario.com/image/article/415/680x460/0/D060F09F-CDC6-4718-A902-899FD0303189.jpeg
Listin Diario
29 Agosto 2014, Santo Domingo, República Dominicana, actualizado a las 1:00 AM
Puntos de vista 19 Enero 2013
Comentarios 3 - último digitado en 19 Ene a las 7:18 PM
Tamaño texto
FUERA DE CÁMARA
Miguel tomó una decisión con sensatez
Compartir este artículo
César Medina
lobarnechea1@hotmail.com

Personalidades sensatas del país solicitaron a Miguel Vargas que suspendiera la convocatoria a la reunión del Comité Ejecutivo del PRD que iba a celebrarse hoy.

La administración del hotel Dominican Fiesta canceló el arrendamiento de los salones donde se celebraría argumentando con toda razón que sus instalaciones no estarían seguras frente al enorme conflicto que se esperaba.

¡Y con la experiencia que tienen...!

Hasta el presidente de la Junta Central Electoral, doctor Roberto Rosario, solicitó al presidente perredeísta que postergara la fecha de la reunión hasta que se determinara fehacientemente la real composición del CEN. Y el ambiente estuviera menos caldeado.

Porque allí iba a comenzar un conflicto que terminaría peor que la Convención de 1985 entre Peña y Majluta, en medio de una batahola mayúscula y tiros de todos los calibres.

El ingeniero Vargas, en consecuencia, actuó correctamente al suspender una actividad que se anticipaba cargada de riesgos al orden público y de mucho peligro para sus participantes, incluyendo la vida de los propios líderes de ese partido, enfrentados en una lucha incivil por su control.

La participación militante del grupo que lidera Hipólito Mejía y el llamado a sus seguidores para que acudieran en masas al lugar del encuentro, anticipaba enfrentamientos muy violentos que nada bueno aportarían al PRD ni al país.

Fue sabia, entonces, la decisión de cancelar una reunión que, además, sería la combustión perfecta para acentuar el fuego de la pradera en llamas...

Desde el mismo inicio
El escenario estaba listo para el gran desorden. La gente de Miguel, que representa la institucionalidad partidaria, había dicho claro que Hipólito Mejía, Andrés Bautista, Orlando Jorge y Geanilda Vásquez no podían entrar al salón de la asamblea porque fueron expulsados, los dos primeros, y suspendidos los dos restantes.

Pero en asamblea celebrada el jueves los pepehachistas dijeron que irían todos a la reunión del CEN y que nadie les impediría imponer allí su mayoría.

Y la situación se complicaba porque ambos bandos tienen sus propias listas con los miembros del CEN con derecho a estar presentes.

En la lista de Hipólito, Hipólito tiene mayoría; en la lista de Miguel, Miguel tiene mayoría...

En semejante escenario nada ni nadie evitaba el caos... Los primeros en reaccionar fueron los dueños del hotel Dominican Fiesta, conocedores como nadie de lo que son capaces los perredeístas cuando se lían entre ellos a golpes y tiros.

Luego fueron sumándose sectores y personalidades públicas que mediaron para que se evitaran mayores tormentos entre los perredeístas, con las consecuencias trágicas que acarrearía un enfrentamiento de ese nivel entre dos bandos políticos con mucho poder e intereses en juego.

¿Qué iba a pasar en la puerta del salón cuando intentaran entrar Hipólito y su gente y el equipo de orden se lo impidiera?

Simplemente se iban a soltar los demonios... Y de ahí en adelante cualquier cosa podía ocurrir. En semejante escenario se iba a imponer la razón de la fuerza y nadie ha de dudar que el desenlace podía ser trágico.

Evitar eso, fue una decisión sabia.

Y ahora... ¿qué?

Los dirigentes perredeístas de ambos bandos, ya irreconciliables, deberían plantearse fórmulas civilizadas para dirimir su separación.

Miguel Vargas podrá tener la razón que le otorgan los procedimientos legales. Pero Hipólito Mejía cuenta con una adherencia fiel de las más emblemáticas figuras del partido. Y esa tiene que ser una razón a tomar en cuenta.

Parece que se impone una mediación con un mínimo de imparcialidad y fuerza moral capaz de negociar las reglas del juego para determinar en primera instancia quiénes tienen derecho a participar en una reunión del CEN, máximo organismo de dirección, con una agenda común que inicie con el levantamiento de un padrón de militantes y que se fije fecha a una convención que renueve su dirección nacional.

El grupo que imponga una mayoría legítima en esa convención, debe quedar con el control del partido.

La otra alternativa es la razón de las balas...

¡Que escojan...!

COMENTARIOS 3
Comentó: barahonero18
De: República Dominicana, Distrito Nacional
Don César, otra alternativa: Ponerlos en un ring, sin publico solo una cámara oculta para ver los resultados. Asì se acaba la tragicomedia.
19 Ene 2013 7:27 AM
Reportar como inapropiado
Comentó: LUZCLARITA
De: República Dominicana
lo penoso es que "las bases", los pobres seguidores, las masas, del prd, nunca estos dos dirigentes, hipolito y miguel le dieron su justo valor, para sacrificar sus intereses personales por ellos. ahora si son importantes, como punta de lanza para amenazar con tirarlos a morir a la calle!
19 Ene 2013 10:31 AM
Reportar como inapropiado
Comentó: elgalloquepica
De: Estados Unidos
Publiquen la famosa lista del CEN en un diario de circulación nacional con nombre, cédula y foto y cada quien verifica su inclusión, si esta ahí usted va ,si no entonces se queda en su casa y si siente que lo marginaron va a la instancia que crea que lo elimino, luego dentro de un tiempo con esos 2000 y picos de testarudos hacen su reunión y colorin colorado ese cuento se ha acabado.
19 Ene 2013 7:18 PM
Reportar como inapropiado
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario Contraseña