Puntos de vista 18 Enero 2013
Comentarios 4 - último digitado en 18 Ene a las 1:22 PM
Tamaño texto
FUERA DE CÁMARA
Hasta que la muerte los separe
César Medina
lobarnechea1@hotmail.com

Pese a sus fracasos electorales, fracturas internas y una falta alarmante de indisciplina, el Partido Revolucionario Dominicano está indisolublemente ligado al proceso democrático de la República Dominicana. 

Sus contribuciones arrancan en el exilio y continúan sin interrupción desde que aquel trío de valientes holló suelo dominicano con el propósito expreso de iniciar la apertura democrática inmediatamente después del ajusticiamiento del tirano Trujillo.

Tampoco hay que rasgarse las vestiduras. El PRD ha seguido un patrón muy semejante a la sociedad dominicana. Aquí las familias más nobles se enemistan por intereses económicos, los compromisos contractuales son letra muerta, las instituciones acusan una anemia severa y el día más claro llueve.

En el bicentenario del patricio Juan Pablo Duarte, su Ideario sigue siendo exactamente eso: un conjunto de ideas en gran medida alejado de la praxis política en el país situado en el mismo sendero del sol.

No quita, sin embargo, que esta crisis sea preocupante. Porque coloca al PRD muy a la retaguardia de la sociedad dominicana y nos deja sin una oposición efectiva. En vez de ser ejemplo y continuar esa tradición de aportes a la madurez de nuestra democracia pese a numerosos hiatos, se ha convertido en una retranca, en un instrumento viciado al que se precisa someter a una revisión profunda. Más que condenar y repartir culpas, conviene buscar remedios y encontrar la raíz de tantas calamidades para extirparla de una vez y por todas.

Porque no es posible que en una comunidad política que se presume tiene propósitos comunes, sus más renombrados dirigentes sean enemigos que no se puedan ver, que ni pensar juntarse en una reunión para dirimir sus diferencias.

Sin orden y jerarquía
Ninguna organización puede funcionar sin orden y una jerarquía responsable de ejecutar las decisiones tomadas por consenso. De igual manera, los perredeístas tienen que interiorizar el ABC del juego democrático. En política, siempre habrá vencidos y vencedores. Unos y otros deben respetarse y aprender a convivir sin que las diferencias se conviertan en una lucha de exterminio.

La anécdota sobre la sorpresa de Felipe González cuando se reunió en una oportunidad con la cúpula perredeísta y vio las mismas caras de siempre, solo que más ajadas por el tiempo y regordetas por las mieles del poder, tiene hoy plena vigencia. Esos viejos robles están ya carcomidos, y cabalgan, sí, pero cadáveres como el Cid Campeador. 

¿Cómo puede pretender dirigir un partido gente que ya era adulta cuando nacieron Barack Obama, el comandante Chávez, Rodríguez Zapatero, Mariano Rajoy, Juan Manuel Santos, David Cameron y tantos otros líderes mundiales? Ni siquiera en China están ya de moda los octogenarios. Allí los dirigentes ancianos pasan a retiro tranquilamente. 

El único país del continente donde gobierna la gerontocracia es en Cuba, un pésimo símil si de libertad y respeto a los derechos humanos se habla.

El recambio del liderazgo pasa por la aceptación de las actuales autoridades legítimas con el compromiso de revitalizar el partido con sangre e ideas nuevas, a tono con los tiempos y la responsabilidad de una oposición sensata. 

¿Quién en su sano juicio puede patrocinar que la suerte de un partido de la importancia del PRD corresponda exclusivamente a un candidato derrotado dos veces en las urnas --una siendo presidente--, y, además, errático, irrespetuoso y pasado ya la edad de retiro? 

¿Podrá ahora recomponerse?
Podrá argumentarse que la fortaleza del PRD es tal que ya otras veces se dividió y, sin embargo, se recompuso y volvió al poder en el año 2000. Tal proposición aparentemente plausible olvida que, fracturado, ese partido nunca ha ganado unas elecciones.

No se contraponen esta vez figuras dominantes como José Francisco Peña Gómez, Juan Bosch o Jacobo Majluta, sino el pasado y Miguel Vargas Maldonado. Este y Luis Abinader son los únicos atisbos de futuro que tiene un partido del que, hasta su símbolo ñun jachoó es ya anticuado. Y, además, hace tiempo se apagó.

En el fondo, prevalece la lucha por la candidatura presidencial en el 2016. Lo que, paradójicamente, provoca espanto si el análisis sobre el caso carece de pasión partidista. 

¿Dos derrotas, un final de gobierno apocalíptico, edad avanzada, salud mermada y una indisposición permanente para entrar en razones podrían legitimar el liderazgo del mayor partido de oposición? 

Muy pronto ha caído en el olvido qué tan fatal fue la violación de uno de los principios sobre el que se sustentó el partido de Peña Gómez: la no reelección. 

El PRD está atrapado en sus propias redes, que no son otra cosa sino la inobservancia de las reglas del juego y un profundo desprecio por la realidad. Porque los perredeístas podrán guerrear entre sí mucho o poco tiempo, hasta que la sensatez se imponga o una fuerza aniquile a la otra. El enfrentamiento es el peor de los caminos: sólo conduce al rechazo de la sociedad mayoritaria. 

¡Y ya los dominicanos hemos aprendido a que la “ñoña” se la pone quien saca más votos, no el que más improperios, chistes pasados de tono o bravuconadas pueda lanzar!  

COMENTARIOS 4
Comentó: LUZCLARITA
De: República Dominicana
el que tenga ojos para leer que lea! mas que un simple escrito es un gran consejo. cesar, te felicito, por tu buen deseo de aportar luz, ante un conflicto que no solo daña al prd como partido y a sus dirigentes moralmente y politicamente pero, tambien a la democracia en la republica dominicana.
18 Ene 2013 7:57 AM
Reportar como inapropiado
Comentó: t0rmenta
De: Estados Unidos
Pues, tu, sigues ese ejemplo, y retirate, deja de ejercer el periodismo, dejaselo a los mas jovenes,. segun tu, los viejos , no tienen derecho a trabajar, porque, tu no lo haces?
18 Ene 2013 10:03 AM
Reportar como inapropiado
Comentó: Papagustin20
De: República Dominicana
Tu ves t0rmenta, ese es el caso de los perredeistas, no saben entender. Los periodistas mientras mas viejos, mas util son a la sociedad, recuerda la experiencia no se improvisa y ayuda a no cometer errores historicos. Tu lider, al igual que tu son fanaticos
18 Ene 2013 1:21 PM
Reportar como inapropiado
Comentó: Papagustin20
De: República Dominicana
Felicitaciones Don Cesar, muy acertado su articulo. Exitos!
18 Ene 2013 1:22 PM
Reportar como inapropiado
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario Contraseña